La caída del Imperio Romano de Occidente

Recaudación de fondos para las traducciones

Nuestra visión: educación en historia gratuita para todos, en todo el mundo, en todos los idiomas. Sabemos que es una meta ambiciosa, pero no nos detendremos. Para lograrlo, necesitamos traducir... ¡Y mucho! Haz una donación ahora y ayúdanos a tener un verdadero impacto global. ¡Te lo agradecemos!
$1752 / $3000

Artículo

Donald L. Wasson
por , traducido por Babeth Étiève-Cartwright
Publicado el 12 abril 2018
X

Texto original en inglés: Fall of the Western Roman Empire

Para muchos historiadores, la caída del Imperio Romano de Occidente en el siglo V EC siempre ha sido vista como el fin del mundo antiguo y el inicio de la Edad Media, a menudo mal llamado la Edad Media, a pesar de la afirmación de Petrarca. Como gran parte de Occidente ya había caído a mediados del siglo V EC, cuando un escritor habla de la caída del imperio, generalmente se refiere a la caída de la ciudad de Roma. Aunque los historiadores generalmente están de acuerdo en el año de la caída, 476 EC, a menudo no están de acuerdo sobre sus causas. El historiador inglés Edward Gibbon, que escribió a finales del siglo XVIII EC, señala el surgimiento del cristianismo y su efecto sobre la psique romana, mientras que otros creen que el declive y la caída se debieron, en parte, a la afluencia de "bárbaros" del norte y al oeste.

Cualquiera sea la causa, ya sea la religión, el ataque externo o la decadencia interna de la ciudad misma, el debate continúa hasta nuestros días; sin embargo, se debe establecer un punto importante antes de que pueda continuar una discusión sobre las raíces de la caída: el declive y la caída solo se produjeron en el oeste. La mitad oriental, la que eventualmente se llamaría el Imperio bizantino, continuaría durante varios siglos y, en muchos sentidos, conservaría una identidad romana única.

Eliminar publicidad

Advertisement

Roman Empire under Augustus
El Imperio romano bajo el mandato de Augusto
Cristiano64 (CC BY-SA)

Causas externas

Una de las causas más ampliamente aceptadas -la afluencia de una horda bárbara- es descontada por algunos que sienten que la poderosa Roma, la ciudad eterna, no podría haber sido tan fácilmente víctima de una cultura que poseía poco o nada en el camino político, fundamento social o económico. Creen que la caída de Roma simplemente vino porque los bárbaros aprovecharon las dificultades que ya existían en Roma: problemas que incluían una ciudad en decadencia (tanto física como moral), poco o ningún ingreso fiscal, superpoblación, liderazgo deficiente y, lo que es más importante, inadecuada defensa. Para algunos, la caída fue inevitable.

A diferencia de la caída de imperios anteriores como el asirio y el persa, Roma no sucumbió ni a la guerra ni a la revolución.

A diferencia de la caída de imperios anteriores como el asirio y el persa, Roma no sucumbió ni a la guerra ni a la revolución. En el último día del imperio, un miembro bárbaro de la tribu germánica Siri y excomandante en el ejército romano entró sin oposición a la ciudad. El único poder militar y financiero del Mediterráneo no pudo resistir. Odoacro fácilmente destronó al emperador de dieciséis años Rómulus Augústalus, una persona que él consideraba que no representaba una amenaza. Rómulus había sido nombrado emperador recientemente por su padre, el comandante romano Orestes, que había derrocado al emperador occidental Julius Nepos. Con su entrada a la ciudad, Odoacro se convirtió en la cabeza de la única parte que quedó del otrora gran oeste: la península de Italia. Para cuando él entró en la ciudad, el control romano de Gran Bretaña, España, Galia y el norte de África ya se había perdido a favor de los godos y los vándalos. Odoacro contactó inmediatamente al emperador oriental Zenón y le informó que no aceptaría el título de emperador. Zenón no podría hacer nada sino aceptar esta decisión. De hecho, para garantizar que no hubiera confusión, Odoacro devolvió a Constantinopla las vestiduras imperiales, la diadema y el manto púrpura del emperador.

Eliminar publicidad

Advertisement

Causas internas

Hay algunos que creen, como Gibbon, que la caída se debió a la estructura del ciudadano romano. Si uno acepta la idea de que la causa de la caída se debió, en parte, a la posible decadencia moral de la ciudad, su caída es una reminiscencia del "declive" de la República siglos antes. El historiador Polibio, un escritor del siglo II aC, señaló a una república moribunda (años antes de que realmente cayera), víctima de su decreciente virtud moral y del aumento del vicio interno. Edward Gibbon reiteró este sentimiento (disminuyó la importancia de la amenaza bárbara) cuando afirmó el surgimiento del cristianismo como un factor en la "historia del infortunio" para el imperio. Sostuvo que la religión sembró división interna y alentó una mentalidad de "poner la otra mejilla" que finalmente condenó la máquina de guerra, dejándola en manos de los bárbaros invasores. Quienes desconocen la afirmación de Gibbon señalan la existencia de los mismos fanáticos religiosos en el este y el hecho de que muchos de los bárbaros eran cristianos.

Roman Priest
Sacerdote romano
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Para Gibbon, la religión cristiana valoraba a las personas ociosas e improductivas. Gibbon escribió en su libro The History of Decline and Fall of the Roman Empire,

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Una investigación sincera pero racional sobre el progreso y establecimiento del cristianismo, puede considerarse como una parte muy esencial de la historia del imperio romano. Mientras que este gran cuerpo fue invadido por la violencia abierta, o debilitado por una lenta decadencia, una religión pura y humilde se insinuó en las mentes de los hombres, creció en el silencio y la oscuridad, derivó de la oposición y finalmente erigió la bandera triunfante de la cruz sobre las ruinas del Capitolio.

Agregó que el gobierno romano parecía ser "odioso y opresivo para sus súbditos" y, por lo tanto, no era una amenaza seria para los bárbaros.

Gibbon, sin embargo, no destaca al cristianismo como el único culpable. Fue solo uno de una serie que puso al imperio de rodillas. Al final, la caída fue inevitable:

Eliminar publicidad

Advertisement

... el declive de Roma fue el efecto natural e inevitable de la grandeza inmoderada. La prosperidad maduró el principio de la decadencia; las causas de la destrucción se multiplicaron con la extensión de la conquista, y tan pronto como el tiempo o el accidente han eliminado los soportes artificiales, la estupenda muralla cedió a la presión de su propio peso.

Un imperio dividido

Aunque Gibbon señala el surgimiento del cristianismo como una causa fundamental, la caída o disminución real podría verse décadas antes. En el siglo III EC, la ciudad de Roma ya no era el centro del imperio, un imperio que se extendía desde las Islas Británicas hasta los ríos Tigris y Éufrates y hacia África. Este tamaño masivo presentaba un problema y requería una solución rápida, y llegó con el reinado del emperador Diocleciano. El imperio se dividió en dos con una capital que permanecía en Roma y otra en el este en Nicomedia; la capital del Este luego sería trasladada a Constantinopla, el antiguo Bizancio, por el emperador Constantino. El Senado, que durante mucho tiempo sirvió como asesor del emperador, sería ignorado en su mayoría; en cambio, el poder se centró en un ejército fuerte. Algunos emperadores nunca pondrían un pie en Roma. Con el tiempo, Constantinopla, Nova Roma o Nueva Roma se convertirían en el centro económico y cultural que alguna vez fue Roma.

Byzantine Empire c. 460 CE
Imperio bizantino c. 460
Tataryn77 (CC BY-SA)

A pesar de la renovada fuerza que proporcionaba la división (el imperio se dividiría y uniría varias veces), el imperio seguía siendo vulnerable al ataque, especialmente en la frontera del Danubio-Rin al norte. La presencia de bárbaros a lo largo de la frontera norte del imperio no era nada nuevo y había existido durante años: el ejército se había reunido con ellos de vez en cuando desde la época de Julio César. Algunos emperadores habían tratado de comprarlos, mientras que otros los invitaron a establecerse en tierras romanas e incluso unirse al ejército. Sin embargo, muchos de estos nuevos colonos nunca se convirtieron verdaderamente en romanos, incluso después de que se les otorgó la ciudadanía, conservando gran parte de su antigua cultura.

Esta vulnerabilidad se hizo más obvia ya que un número significativo de tribus germánicas, los godos, se reunieron a lo largo de la frontera norte.

Esta vulnerabilidad se hizo más obvia ya que un número significativo de tribus germánicas, los godos, se reunieron a lo largo de la frontera norte. No querían invadir; querían ser parte del imperio, no su conquistador. La gran riqueza del imperio atraía a esta población diversa. Buscaron una vida mejor y, a pesar de su número, al principio no parecían ser una amenaza inmediata. Sin embargo, como Roma no cumplió sus peticiones, las tensiones crecieron. Esta ansiedad por parte de los godos se debió a una nueva amenaza más al este, los hunos.

Eliminar publicidad

Advertisement

La invasión de los Godos

Durante el reinado del emperador oriental Valente (364 -378 EC), los godos Thervingi se habían congregado a lo largo de la frontera entre el Danubio y el Rin, una vez más, no como una amenaza, sino con el único deseo de recibir permiso para establecerse. Esta solicitud se hizo con urgencia, porque los hunos "salvajes" amenazaban su tierra natal. El emperador Valente entró en pánico y retrasó una respuesta, una demora que provocó una mayor preocupación entre los godos a medida que se acercaba el invierno. Enfadados, los godos cruzaron el río con o sin permiso, y cuando un comandante romano planeó una emboscada, la guerra pronto siguió. Fue una guerra que duraría cinco años.

Aunque los godos eran en su mayoría cristianos, muchos de los que se unieron a ellos no lo fueron. Su presencia había causado una crisis sustancial para el emperador; él no podía proporcionar suficiente comida y alojamiento. Esta impaciencia, combinada con la corrupción y extorsión de varios comandantes romanos, complicaba las cosas. Valente clamó por ayuda del oeste. Desafortunadamente, en la batalla, los romanos fueron completamente superados y mal preparados, y la batalla de Adrianópolis lo demostró cuando dos tercios del ejército romano fueron asesinados. Este número de muertos incluía al propio emperador. Sería necesario que el emperador Teodosio trajera la paz.

Sack of Rome by the Visigoths
Saco de Roma por los visigodos
JN Sylvestre (Public Domain)

Un enemigo desde adentro: Alarico

Los godos se quedaron en tierra romana y se aliaron con el ejército romano. Más tarde, sin embargo, un hombre, un gótico y excomandante romano, se levantó contra Roma, un hombre que solo pidió lo que se le había prometido, un hombre que haría lo que ningún otro había hecho durante ocho siglos: saquear Roma. Su nombre era Alarico, y aunque era gótico, también había sido entrenado en el ejército romano. Era inteligente, cristiano y muy decidido. Buscó tierra en los Balcanes para su pueblo, tierra que les habían prometido. Más tarde, cuando el emperador occidental demoró su respuesta, Alarico aumentó sus demandas, no solo grano para su pueblo sino también reconocimiento como ciudadanos del imperio; sin embargo, el emperador, Honorio, continuamente se negó. Sin otro curso, Alarico reunió un ejército de godos, hunos y esclavos liberados y cruzó los Alpes hacia Italia. Su ejército estaba bien organizado, no una pandilla. Honorio era incompetente y completamente desconectado, otro en una larga línea de los llamados "emperadores de la sombra", emperadores que gobernaban a la sombra de los militares. Por extraño que parezca, él ni siquiera vivía en Roma, sino que tenía una villa en la cercana Ravenna.

Eliminar publicidad

Advertisement

Alarico se sentó fuera de la ciudad, y con el tiempo, a medida que la comida y el agua en la ciudad se volvían cada vez más escasos, Roma comenzó a debilitarse. El momento era ahora. Si bien nunca había deseado la guerra, sino solo la tierra y el reconocimiento de su pueblo, Alarico, con la supuesta ayuda de un esclavo gótico que abrió las puertas desde dentro, entró en Roma en agosto de 410 EC. Él se quedaría por tres días y saquearía completamente la ciudad; aunque dejaría solo a San Pablo y San Pedro. Honorius permaneció totalmente ciego a la gravedad de la situación. Mientras aceptaba temporalmente las demandas de Alarico, algo que nunca tuvo la intención de honrar, se enviaron 6.000 soldados romanos para defender la ciudad, pero fueron rápidamente derrotados. A pesar de que las arcas de la ciudad estaban casi vacías, el Senado finalmente renunció; Alarico se fue con, entre otros artículos, dos toneladas de oro y trece toneladas de plata.

Algunas personas en el momento vieron el saqueo de la ciudad como una señal de sus dioses paganos. San Agustín, que murió en 430 EC, dijo en su Ciudad de Dios que la caída de Roma no fue el resultado del abandono de sus dioses paganos (dioses que ellos creían que protegían la ciudad) sino como un recordatorio para los cristianos de la ciudad por qué ellos necesitaban sufrir. Hubo un bien, porque el mundo fue creado por el bien, pero fue defectuoso por el pecado humano; sin embargo, todavía creía que el imperio era una fuerza para la paz y la unidad. Para San Agustín existían dos ciudades: una de este mundo y otra de Dios.

Invasions of the Roman Empire
Invasiones del imperio romano
MapMaster (CC BY-SA)

Invasiones Bárbaras

Aunque Alarico pronto moriría, otros bárbaros, cristianos o no, no se detuvieron después del saqueo de la ciudad. El antiguo imperio fue devastado, entre otros, por burgundios, anglos, sajones, lombardos y magiares. Hacia el año 475 EC, España, Gran Bretaña y partes de la Galia se habían perdido a favor de varios pueblos germánicos y solo Italia permanecía como el "imperio" en el oeste. Los vándalos pronto se mudarían de España al norte de África, para finalmente capturar la ciudad de Cartago. El ejército romano abandonó toda esperanza de recuperar el área y se mudó. La pérdida de África significó una pérdida de ingresos, y la pérdida de ingresos significó que había menos dinero para apoyar a un ejército para defender la ciudad. A pesar de estas pérdidas considerables, hubo cierto éxito para los romanos. La amenaza de Atila el Huno finalmente se detuvo en la Batalla de Chalons por el comandante romano Aelio, que había creado un ejército de godos, francos, celtas y burgundios. Incluso Gibbon reconoció a Atila como uno "que apresuró la rápida caída del imperio romano". Mientras Atila recuperaba y saqueaba varias ciudades italianas, él y la amenaza de los hunos terminaron con su muerte debido a una hemorragia nasal en su noche de bodas.

Conclusión: factores múltiples

Uno podría justificar por una multitud de razones la caída de Roma. Sin embargo, su caída no se debió a una causa, aunque muchos buscan una. La mayoría de las causas, inicialmente, apuntan a un lugar: la ciudad de Roma misma. La pérdida de ingresos para la mitad occidental del imperio no podría apoyar a un ejército, un ejército que era necesario para defender las fronteras ya vulnerables. La guerra continua significaba que el comercio estaba interrumpido; los ejércitos invasores hacían que los cultivos se desperdiciaran, la tecnología deficiente se reducía a la producción de alimentos, la ciudad estaba superpoblada, el desempleo era elevado y, por último, siempre existían las epidemias. A esto se agregaba un gobierno inepto e indigno de confianza.

La presencia de los bárbaros en el imperio y sus alrededores aumentó la crisis no solo externa sino interna. Estos factores ayudaron a que el imperio pasara a "un estado de salud inexistente". El ejército romano carecía del entrenamiento y el equipamiento adecuados. El gobierno mismo era inestable. Peter Heather en su The Fall of the Roman Empire declara que "no cayó debido a su 'estupendo tejido' sino porque sus vecinos alemanes respondieron a su poder de una manera que los romanos nunca podrían haber previsto ... En virtud de su agresión sin límites, el imperialismo romano fue responsable de su propia destrucción".

La caída de Roma puso fin al mundo antiguo y la Edad Media nacieron. Estas "Edades Oscuras" trajeron el final a mucho de lo que era Romano. Occidente cayó en la confusión. Sin embargo, mientras que mucho se perdió, la civilización occidental todavía tiene una deuda con los romanos. Aunque solo unos pocos hoy en día pueden hablar latín, es parte de nuestro idioma y la base de las lenguas romances de francés, italiano y español. Nuestro sistema legal se basa en la ley romana. Muchas ciudades europeas actuales fueron fundadas por Roma. Nuestro conocimiento de Grecia viene a través de Roma y muchos otros efectos duraderos además. Roma había caído, pero había sido durante tanto tiempo una de las ciudades verdaderamente mundiales de la historia.

Traducido al Español por Andrés Menjívar

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Babeth Étiève-Cartwright
Babeth used to teach English at the British Council, Milan. Fluent in French, English and Italian she has 25 years experience in the field of education. She enjoys travelling and learning about the history and heritage of other cultures.

Sobre el autor

Donald L. Wasson
Donald ha enseñado Historia Antigua, Medieval y de los Estados Unidos en el Lincoln College (Normal, Illinois) y siempre ha sido y será un estudiante de la historia, desde que aprendió sobre Alejandro Magno. Está ansioso por transmitir el conocimiento a sus alumnos.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wasson, D. L. (2018, abril 12). La caída del Imperio Romano de Occidente [Fall of the Western Roman Empire]. (B. Étiève-Cartwright, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-835/la-caida-del-imperio-romano-de-occidente/

Estilo Chicago

Wasson, Donald L.. "La caída del Imperio Romano de Occidente." Traducido por Babeth Étiève-Cartwright. World History Encyclopedia. Última modificación abril 12, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-835/la-caida-del-imperio-romano-de-occidente/.

Estilo MLA

Wasson, Donald L.. "La caída del Imperio Romano de Occidente." Traducido por Babeth Étiève-Cartwright. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 12 abr 2018. Web. 08 dic 2021.

Afiliación