La leyenda de Cutha

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 29 octubre 2021
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés

The Legend of Cutha (también conocida como Cutha Legend y Kutha Legend) es una obra de ficción del segundo milenio a. C. que pertenece al género conocido como literatura naru mesopotámica. Presenta al rey acadio Naram-Sin (r. 2261-2224 a. C.) en una historia que ilustra la correcta relación de un monarca con los dioses y la importancia de los registros escritos.

La leyenda es un relato ficticio sobre una invasión de las tierras acadias por parte de un ejército sobrehumano asociado a los gutianos (según su descripción, no por su nombre), a quienes se consideraba responsables de la caída del Imperio acadio hacia 2083 a. C. En este relato, el ejército ha sido criado y alimentado por los dioses para sus propios fines, y a Naram-Sin se le dice explícitamente que no tome las armas contra ellos. Sin embargo, desafía a los dioses, sufriendo enormes pérdidas, y se humilla, pide perdón y es llevado a una relación correcta con la voluntad divina.

Eliminar publicidad

Advertisement

Stele of the Akkadian king Naram-Sin
Estela del rey acadio Naram-Sin
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

El título del poema procede de la ciudad de Cutha/Kutha (actual Tell Ibrahim, Irak), donde Naram-Sin dice que dejó una caja con la obra en un templo para que la leyeran los futuros reyes. También se conoce con los títulos Naram-Sin y las hordas enemigas y su primera línea, "Abre la caja de tablillas". Se han encontrado copias de la obra en manuscritos asirios, neoasirios, babilónicos antiguos y neobabilónicos, entre otros, lo que demuestra su popularidad.

Además de su mensaje de obedecer a los dioses y resistir la tentación de confiar en el propio entendimiento, el poema subraya la importancia de dejar algún relato de la propia vida del que otros puedan aprender, especialmente si se es monarca. La narración de los hechos se completa con el lamento de Naram-Sin por el hecho de que un rey anterior no dejara tal registro y su esperanza de que las generaciones posteriores lean y aprendan del suyo. La estructura de la obra le ha valido la reputación de ser uno de los mejores ejemplos, si no el mejor, de la literatura naru mesopotámica, un género creado para entretener, iluminar y preservar el nombre del personaje central.

Eliminar publicidad

Advertisement

Literatura naru mesopotámica

Los estudiosos actuales consideran la literatura naru mesopotámica como "autobiografía ficticia", "autobiografía de ficción" y "pseudoautobiografía", ya que presenta a una figura histórica famosa en un relato ficticio donde a menudo se altera significativamente el carácter de esa persona para conseguir un efecto dramático. La palabra naru hace referencia a una estela en la que un rey inscribía sus grandes hazañas y el género seguía la misma fórmula que estas inscripciones oficiales:

  • una introducción en primera persona (quién cuenta la historia)
  • una narración en primera persona (lo que ocurrió)
  • una bendición o maldición para el lector: la bendición se ofrecía a quien leyera, apreciara y entendiera la inscripción; la maldición se dirigía a quienes no lo hicieran y no respetaran el mensaje
Sargón y Naram-Sin aparecen con frecuencia en leyendas posteriores como héroes o antihéroes que, por lo general, no se basaban en acontecimientos históricos.

Las estelas reales se erigían para conmemorar un acontecimiento significativo (una victoria militar, una coronación, un gran festival, una boda, un nacimiento real, etc.) mientras que la literatura naru tomó prestada la forma para imprimir algún valor moral o cultural a un público. La literatura naru no pretendía contar la verdad sobre un determinado acontecimiento, sino extraer el significado de uno (o incluso crear un incidente completamente ficticio) para transmitir algún mensaje importante, normalmente relacionado con la relación adecuada con los dioses.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Los ejemplos más famosos de este género, además de la Leyenda de Cutha, son La Leyenda de Sargón (que relata el ascenso del primer rey acadio, Sargón el Grande, r. 2334-2279 a. C.), La Gran Revuelta y La Maldición de Agade, las dos últimas también protagonizadas por Naram-Sin. Sargón y Naram-Sin fueron los dos reyes acadios más poderosos y aparecieron con frecuencia en leyendas posteriores, ya sea como héroes o antihéroes en historias que, por lo general, no se basaban en acontecimientos históricos. El mejor ejemplo de esto, aunque se aleja de la fórmula de la literatura naru, es La epopeya de Gilgamesh (escrita hacia el 2150-1400 a. C.), que utiliza a Gilgamesh, rey histórico de Uruk, en un relato de ficción que explora el sentido de la existencia.

Historia y estructura

A diferencia de La Gran Revuelta, que se basa en una rebelión real durante el reinado de Naram-Sin, La Leyenda de Cutha no tiene una base histórica, pero sí se hace eco de un famoso acontecimiento que habría resonado en el antiguo público sumerio: la invasión gutiana de Akkad. Los gutianos eran un pueblo nómada de Asia occidental que vivía en los alrededores de los montes Zagros y se dedicaba a realizar una serie de incursiones en las comunidades acadias, que finalmente culminaron con una invasión a gran escala que, según los antiguos escribas sumerios, derribó el imperio hacia el año 2083 a. C.

Eliminar publicidad

Advertisement

El ejército sobrehumano de la Leyenda de Cutha nunca se identifica como gutiano y, de hecho, la patria gutiana de Gutium se encuentra entre las que ellos destruyen, pero la descripción del ejército como "no humano" coincide con los textos sumerios que los describen como "un pueblo desenfrenado, con inteligencia humana pero con los instintos de los perros y la apariencia de los monos" (Kriwaczek, 129). Los gutianos afirmaban ser los legítimos sucesores de la dinastía sargónida y tomaron el control de Sumer, que mantuvieron desde el 2218 al 2047 a. C., en su totalidad o en parte, hasta que el rey de Uruk, Utu-Hegal (r. 2055-2047 a. C.) los desafió en el 2050 a. C. y sus sucesores posteriormente los expulsaron.

Akkadian Soldier on Naram-Sin Victory Stele from Wasit
Soldado acadio en la estela de la victoria de Naram-Sin de Wasit
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

La Leyenda de Cutha sigue esta trama histórica, pero sitúa la acción dentro de un marco que enfatiza la importancia de confiar en la voluntad de los dioses (incluso cuando su voluntad no está clara o no tiene sentido) en lugar de tomar los asuntos en las propias manos. La obra está estructurada según las fórmulas tradicionales de la literatura naru, pero, en lugar de comenzar con la identidad del narrador, se inicia con una advertencia para abrir la caja de la estela y leer el relato de Naram-Sin.

Esta introducción, así como la bendición final, deja claro el doble propósito de la narración: instruir sobre una correcta relación con los dioses y subrayar la importancia de los relatos escritos. La pieza comienza con Naram-Sin lamentando cómo un rey anterior, Enmerkar, fue castigado por el dios Shamash y "desapareció" sin dejar constancia de cómo había ofendido a los dioses para que las generaciones posteriores pudieran aprender de él.

Eliminar publicidad

Advertisement

La historia pasa de aquí a la narración en la que Naram-Sin enfada a los dioses negándose a escucharlos y atacando a los invasores, lo que provoca la muerte de más de 200 000 de sus hombres, y cómo aprende después la lección. Después de humillarse y prometer obedecer a los dioses, captura a 12 de los enemigos sobrehumanos y, en lugar de matarlos como le gustaría, los entrega al templo del dios Enlil para que se enfrenten a la justicia divina. El poema termina con el ruego de Naram-Sin a los futuros monarcas de que dejen constancia de su reinado y concluye con una bendición para todos los que reciban y comprendan su historia.

Texto de La leyenda de Cutha

El siguiente texto procede de la traducción de los eruditos Benjamin Studevent-Hickman y Christopher Morgan de su obra Old Akkadian Period Texts, pp. 36-40 reimpresa en The Ancient Near East: Historical Sources in Translation, editado por Mark W. Chavalas. Según Studevent-Hickman y Morgan, se trata de un texto compuesto que se basa en siete manuscritos neoasirios y un fragmento neobabilónico. Se han omitido algunas líneas repetitivas y las elipsis indican las líneas o palabras que faltan. Los números de las líneas se indican a la izquierda.

Abre la caja de la tablilla y lee la estela
Que yo, Naram-Sin, descendiente de Sargón
inscribí y dejé a perpetuidad.
El rey de Uruk desapareció.
(5) Enmerkar desapareció.

Enmerkar, Rey de Uruk, gobernante de la tierra
[Algún período de tiempo] pasó.
[Algún período de tiempo] pasó.
Ishtar cambió su decisión.
(10) ...y cabalgó.

Eliminar publicidad

Advertisement

[Enmerkar consultó a los grandes dioses
Ishtar, Llaba, Sabada, Annunitum
Shullat, Hanish, Shamash el héroe.
Convocó a los adivinos y dio órdenes.

(15) Sacrificaron los corderos, siete corderos,
siete corderos para siete adivinos
Él levantó los sagrados altares de caña.
Los adivinos hablaron así:

... cara.
(20) y como...

Sobre la tierra... que tu cadáver yazca en el suelo.¡Los grandes dioses aún no habían terminado de hablar!
Enmerkar... Shamash trajo un juicio severo.
Su juicio, la decisión que tomó, fue que su fantasma, los fantasmas...
(25) Los fantasmas de su familia, los fantasmas de sus descendientes,

Los fantasmas de los descendientes de sus descendientes
Esto fue decretado por Shamash el héroe,
El señor de arriba y de abajo, el señor de los Anunnaki, el señor de los fantasmas
Que deben beber agua contaminada y no beber agua pura.
Aquel cuya sabiduría y armas ataron, derrotaron y mataron a esas tropas
No escribió en una estela, no dejó una para mí y
(30) no se ha hecho un nombre y no he rezado por él.

Un pueblo con cuerpo de perdiz, humanos con cara de cuervo,
Los grandes dioses los crearon.
En la tierra que los dioses crearon estaba su ciudad.
Tiamat los amamantó.
(35) Su diosa materna, Belet-ili, los embelleció.

En medio de las montañas crecieron, alcanzaron la virilidad,
Adquirieron su tamaño apropiado.
Siete reyes, hermanos, famosos por su belleza,
Sus tropas sumaban 360 000.
Anubanini, el rey, era su padre, su madre era la reina Metili.

(40) Su hermano mayor era su líder - Memanduh era su nombre.
Su segundo hermano se llamaba Medudu.
Su tercer hermano, Tapish era su nombre.
Su cuarto hermano se llamaba Tartadada.
Su quinto hermano, Baladahdah era su nombre.
(45) Su sexto hermano - Ahundanadih era su nombre.

Su séptimo hermano - Hurrakidu era su nombre.
Ellos cabalgaron en las montañas brillantes y
El soldado los agarró pero ellos golpearon sus muslos.
Al principio de su acercamiento, ellos avanzaron contra Purushanda.
(50) Purushanda fue totalmente dispersado.

Phulu fue totalmente dispersado.
Puranshu estaba totalmente disperso.
En efecto...
(54) Los poderes de Umman-manda fueron abatidos, los campamentos de Shubat-Enlil,
(55) Y en medio de Subartu, todos ellos se dispersaron.

Dispersaron a los de los mares y se acercaron a Gutium.
Dispersaron a Gutium y se acercaron a la tierra de Elam.
Dispersaron a los de Elam y llegaron a las llanuras.
Mataron a los del cruce y los arrojaron a
(60) Dilmun, Makkan, Meluhla, en medio del mar, mataron a todos los que estaban.

Diecisiete reyes, con 90 000 de sus tropas
Con ellos habían acudido en su ayuda.
Llamé a un soldado y le di órdenes.
Le entregué una daga y un alfiler.
(65) "Ataca con la daga, pincha con el alfiler.

Si sale sangre, son humanos como nosotros.
Si no sale sangre, son espíritus, demonios del inframundo,
Demonios, fantasmas al acecho, la obra de Enlil".
El soldado entregó su informe:
(70) "Ataqué con la daga,

pinché con el alfiler, y salió sangre".
Llamé a los adivinos y di órdenes.
Sacrifiqué siete corderos para los siete adivinos
Monté los sagrados altares de caña.
(75) Consulté a los grandes dioses -

Ishtar, Llaba, Zababa, Annunitum,
Shullat, Hanish, Shamash el héroe.
La llave de los grandes dioses no me permitió ir
Ni una comunicación divina en mi sueño.
Así me dije, así en verdad hablé:
(80) "¿Qué león practicó la adivinación?

¿Qué lobo consultó a un intérprete de sueños?
Déjame ir como un bandido, siguiendo el consejo de mi propio corazón.
Dejadme despreciar el consejo del dios; dejadme asumir la responsabilidad por mí mismo".
Al llegar el primer año
(85) envié 120 000 soldados y no volvió ni uno de ellos con vida.

Al llegar el segundo año
envié 90 000 soldados, y ninguno de ellos regresó con vida.
Al llegar el tercer año, envié 60 700 soldados,
y ni uno de ellos regresó con vida.
Me sentí perturbado, perplejo, ansioso, angustiado y abatido.
Así me dije, así hablé:
(90) "¿Qué he dejado como herencia de mi reinado?

Soy un rey que no ha cuidado su tierra,
y un pastor que no ha cuidado de su pueblo.
¿Cómo puedo seguir adelante? ¿Cómo puedo salvar a mi país?
El temor a los leones, la muerte, el destino, el hambre
(95) consternación, escalofríos, pérdidas, hambre,

inanición, insomnio, toda clase de calamidades descendieron sobre ellos.
Arriba, en la asamblea, el diluvio fue ideado.
Abajo, en la tierra, el diluvio llegó.
Ea, Señor de las profundidades, abrió su boca y dijo,
(100) hablando a los dioses, sus hermanos,

'Oh grandes dioses, ¿qué habéis hecho?
Habéis hablado y yo he desencadenado un diluvio
Y para provocar lo que tú...'"
Al llegar la fiesta del Año Nuevo en el cuarto año
(105) con la oración ferviente de que Ea de los grandes dioses [escuchara]

Ofrecí los sagrados sacrificios de Año Nuevo.
Busqué los sagrados presagios.
Llamé a los adivinos y les di órdenes.
Sacrifiqué siete corderos para los siete adivinos.
(110) Monté los sagrados altares de caña.

Pregunté a los grandes dioses...
(120) Doce soldados de entre ellos huyeron de mí.

Los perseguí, me apresuré, fui más rápido.
En cuanto a esos soldados, los alcancé.
En cuanto a esos soldados, los hice volver.
Así me dije, así hablé:
(125) "Sin adivinación, no infligiré castigos".

Sacrifiqué un cordero en relación con ellos.
La llave de los grandes dioses dijo: "Perdónalos".
La resplandeciente Venus se acercó así a mí desde el cielo,
"A Naram-Sin, descendiente de Sargón:
(130) ¡Cállate! ¡No destruirás al pueblo maldito!

En el futuro, Enlil los levantará para el mal.
Esperan el corazón furioso de Enlil.
La ciudad de esos soldados será demolida.
Quemarán y asediarán las moradas.
(135) La ciudad derramará su sangre.

La tierra reducirá su reserva, la palmera datilera su rendimiento.
La ciudad de esos soldados morirá.
La ciudad luchará contra la ciudad, el hogar contra el hogar,
Padre contra hijo, hermano contra hermano,
(140) Joven contra joven, amigo contra compañero.

No hablarán con la verdad unos con otros.
Le enseñarán a la gente la falsedad y...
Matarán a esa ciudad enemiga.
En cuanto a esa ciudad, un enemigo se apoderará de ella.
(145) Por una mina de plata, una persona recibirá una vaina de cebada".

No había ningún rey poderoso en la tierra
Los traje a los grandes dioses como tributo.
No los traje para que mi mano los matara.
Quienquiera que sea, un gobernador, o un príncipe, o cualquier otro,
(150) a quien los dioses llamen para desempeñar el oficio de rey:

Te he hecho una caja de tablillas, he inscrito para ti una estela.
En Kutha, en el templo de Emeslam,
En el santuario de Nergal la dejé para ti.
Lee esta estela,
(155) ¡Y presta atención al mensaje de esta estela!

No te inquietes; no te quedes perplejo.
No temas; no tiembles.
¡Que vuestros cimientos sean firmes!
En cuanto a ti, haz tu trabajo en el abrazo de tu esposa.
(160) Fortifica tus muros.

Llena de agua tus fosos.
Tus cofres, tu grano, tu plata, tus posesiones, tus bienes,
Reúne en tu ciudad fructífera.
Ata tus armas y apóyalas en las esquinas.
(165) ¡Controla tu audacia, cuídate!

Si se pasea por tu tierra, no salgas hacia él.
Si pierde el ganado, no te acerques a él.
Si consume la carne de tus soldados,
Si los mata y regresa...
(170) Mantienes el autocontrol, te mantienes a raya.

Contéstales así: "Señor mío.
Por su maldad, devuelve el bien.
Por su bien, devuelve regalos y más".
No te acerques a ellos.
(175) Que los sabios escribas

Lean tu estela.
Tú que has leído mi estela,
tú que has salvado a tu país.
Tú que me has bendecido, que un futuro rey
(180) te bendiga.

Victory Stele of Naram-Sin
Estela de la victoria de Naram-Sin
Jan van der Crabben (CC BY-NC-SA)

Conclusión

La literatura naru mesopotámica, como se ha señalado, se aleja radicalmente de la inscripción oficial de un rey en el sentido de que a menudo representa a un monarca conocido bajo una luz poco favorecedora. Esta fórmula es evidente tanto en La leyenda de Cutha como, sobre todo, en La maldición de Agade, pero ambas servían al mismo propósito de preservar el nombre del monarca para las generaciones futuras de una manera más personal que una inscripción oficial en una estela. El erudito Gerdien Jonker lo explica:

Lo que importaba en la literatura naru era la conservación de la memoria, condensada en el nombre perdurable del "remitente" [el narrador]... Los nombres debían resonar porque la gente deseaba que fueran invocados después de la muerte. (96)

No importaba que el Naram-Sin histórico nunca luchara realmente contra un ejército sobrehumano y fuera derrotado; lo que importaba era el reconocimiento del nombre y lo que ese famoso nombre significaba. Al utilizar a Naram-Sin como personaje central, se aclaraba el mensaje en el sentido de que, si un gran rey podía cometer un error de juicio tan terrible, cualquiera podía, y el público debía aprender de su error. Por tanto, Naram-Sin siguió viviendo, no solo como un famoso rey guerrero, sino también como un ejemplo de relaciones adecuadas con los dioses y de administración responsable al dejar constancia de su experiencia.

El objetivo central de la literatura naru mesopotámica era enseñar a la vez que entretener y proporcionar a la gente un modelo de comportamiento que pudieran aplicar a sus propias vidas. En la Leyenda de Cutha, el gran Naram-Sin se humilla ante los dioses y es redimido tras un trágico (y costoso) error, y los que escuchaban la historia habrían comprendido que ellos también podían encontrar el perdón, por muy grande que fuera su pecado, y ser acogidos de nuevo en una relación correcta con los dioses.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2021, octubre 29). La leyenda de Cutha [The Legend of Cutha]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1869/la-leyenda-de-cutha/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "La leyenda de Cutha." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación octubre 29, 2021. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1869/la-leyenda-de-cutha/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "La leyenda de Cutha." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 29 oct 2021. Web. 22 may 2022.

Afiliación