Mesopotamia

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 14 marzo 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, griego, italiano
Assyrian Lion Hunt Relief (by Jan van der Crabben (Photographer), Copyright)
Relieve asirio de la caza de leones
Jan van der Crabben (Photographer) (Copyright)

Mesopotamia (del griego, que significa "entre dos ríos") era una antigua región situada en el Mediterráneo oriental, limitada al noreste por los montes Zagros y al sureste por la meseta árabe, que corresponde al actual Irak y partes de Irán, Siria y Turquía, conocida como el Creciente Fértil y la cuna de la civilización.

Los "dos ríos" del nombre se refieren al Tigris y al Éufrates, la tierra era conocida como "Al-Jazirah" (la isla) por los árabes como tierra fértil rodeada de agua. El término "Creciente Fértil" fue acuñado por el egiptólogo J.H. Breasted (1865-1935) en 1916 para describir la región situada en el extremo norte del golfo Pérsico, asociada al bíblico Jardín del Edén.

Eliminar publicidad

Advertisement

Mesopotamia fue el hogar de muchas civilizaciones diferentes a lo largo de miles de años que contribuyeron de manera significativa a la cultura y el progreso mundial. Muchos de los aspectos de la vida cotidiana que se dan por sentados en la actualidad, como la escritura, la rueda, el código de leyes, la vela, el concepto de día de 24 horas, la fabricación de cerveza, los derechos civiles y el riego de los cultivos, se desarrollaron por primera vez en la tierra entre dos ríos que albergaba las grandes civilizaciones mesopotámicas.

La cuna de la civilización

A diferencia de las civilizaciones más unificadas de Egipto o Grecia, Mesopotamia era un conjunto de culturas variadas cuyos únicos vínculos reales eran su escritura, sus dioses y su actitud hacia las mujeres. Las costumbres sociales, las leyes e incluso la lengua del pueblo sumerio difieren de las del periodo acadio, por ejemplo, y no se puede suponer que se correspondan con las de las civilizaciones babilónicas; sin embargo, parece que los derechos de la mujer (durante algunos periodos), la importancia de la alfabetización y el panteón de los dioses sí eran compartidos en toda la región, aunque los dioses tuvieran nombres diferentes en varias regiones y periodos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Por ello, Mesopotamia debería entenderse más bien como una región que produjo múltiples imperios y civilizaciones, más que una sola civilización. Aun así, Mesopotamia es conocida como la "cuna de la civilización" principalmente por dos desarrollos que se produjeron allí, en la región de Sumer, en el cuarto milenio a. C.:

  • el surgimiento de la ciudad tal y como se reconoce hoy en día;
  • la invención de la escritura (aunque también se sabe que la escritura se desarrolló en Egipto, en el Valle del Indo, en China, y que tomó forma de modo independiente en Mesoamérica).

La invención de la rueda también se atribuye a los mesopotámicos y, en 1922, el arqueólogo Sir Leonard Woolley descubrió "los restos de dos carros de cuatro ruedas, [en el emplazamiento de la antigua ciudad de Ur] los vehículos con ruedas más antiguos de la historia jamás encontrados, junto con sus neumáticos de cuero" (Bertman, 35). Otros desarrollos o inventos importantes atribuidos a los mesopotámicos son, entre otros, la domesticación de animales, la agricultura y el riego, las herramientas comunes, el armamento sofisticado y la guerra, el carro, el vino, la cerveza, la demarcación del tiempo en horas, minutos y segundos, los ritos religiosos, la vela (veleros) y los códigos legales. El orientalista Samuel Noah Kramer ha enumerado 39 "primicias" de la civilización humana que se originaron en Sumer. Entre ellos se encuentran:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Las primeras escuelas, el primer caso de "pulido de manzanas", el primer caso de delincuencia juvenil, la primera "guerra de nervios", el primer congreso bicameral, el primer historiador, el primer caso de reducción de impuestos, el primer "Moisés", el primer precedente legal, la primera farmacopea, el primer "almanaque del agricultor", el primer experimento de jardinería a la sombra, la primera cosmogonía y cosmología del hombre, los primeros ideales morales, el primer "trabajo", los primeros proverbios y refranes, las primeras fábulas de animales, los primeros debates literarios, los primeros paralelos bíblicos, el primer "Noé", el primer relato de resurrección, el primer "San Jorge", el primer caso de préstamo literario, la primera edad heroica del hombre, la primera canción de amor, el primer catálogo de la biblioteca, la primera edad de oro del hombre, la primera sociedad de enfermos, los primeros lamentos litúrgicos, los primeros mesías, el primer campeón de larga distancia, la primera imaginería literaria, el primer simbolismo sexual, la primera Mater Dolorosa, la primera canción de cuna, el primer retrato literario, las primeras elegías, la primera victoria del trabajo, el primer acuario.

Lion of Babylon [Detail]
León de Babilonia [Detalle]
oversnap (Copyright)

Las excavaciones arqueológicas iniciadas en la década de 1840 de la era cristiana han revelado asentamientos humanos que datan del año 10 000 a. C. en Mesopotamia y que indican que las fértiles condiciones de la tierra entre los dos ríos permitieron a un antiguo pueblo de cazadores y recolectores asentarse en la tierra, domesticar animales y dedicarse a la agricultura y al desarrollo del riego. El comercio no tardó en llegar, y con la prosperidad llegó la urbanización y el nacimiento de la ciudad. En general, se cree que la escritura se inventó debido al comercio, por la necesidad de comunicarse a larga distancia y para llevar un control más cuidadoso de las cuentas.

Había más de 1000 deidades en el panteón de los dioses de las culturas mesopotámicas.

Aprendizaje y religión

Mesopotamia era conocida en la antigüedad como sede de la enseñanza, y se cree que Tales de Mileto (c. 585 a. C., conocido como el "primer filósofo") estudió allí. Como los babilonios creían que el agua era el "primer principio" del que fluía todo lo demás, y como Tales es famoso por esa misma afirmación, parece probable que estudiara en la región.

Eliminar publicidad

Advertisement

Las actividades intelectuales eran muy valoradas en toda Mesopotamia, y se dice que las escuelas (dedicadas principalmente a la clase sacerdotal) eran tan numerosas como los templos y enseñaban lectura, escritura, religión, derecho, medicina y astrología. Había más de 1000 deidades en el panteón de los dioses de las culturas mesopotámicas y muchas historias relativas a los dioses (entre ellas, el mito de la creación, el Enuma Elish). En general, se acepta que los relatos bíblicos como la Caída del Hombre y el Diluvio Universal (entre muchos otros) se originaron en la tradición mesopotámica, ya que aparecen por primera vez en obras mesopotámicas como El Mito de Adapa y la Epopeya de Gilgamesh, el relato escrito más antiguo del mundo. Los mesopotámicos creían que eran colaboradores de los dioses y que la tierra estaba impregnada de espíritus y demonios (aunque los "demonios" no deben entenderse en el sentido moderno, cristiano).

El comienzo del mundo, creían, fue una victoria de los dioses sobre las fuerzas del caos pero, aunque los dioses habían ganado, esto no significaba que el caos no pudiera volver a aparecer. A través de los rituales diarios, la atención a las deidades, las prácticas funerarias adecuadas y el simple deber cívico, los habitantes de Mesopotamia consideraban que ayudaban a mantener el equilibrio en el mundo y mantenían a raya las fuerzas del caos y la destrucción. Junto con las expectativas de honrar a los ancianos y tratar a la gente con respeto, los ciudadanos de la tierra también debían honrar a los dioses a través de los trabajos que realizaban cada día.

Map of Mesopotamia, 2000-1600 BCE
Mapa de Mesopotamia, 2000-1600 a.C.
P L Kessler (Copyright)

Trabajos

Tanto los hombres como las mujeres trabajaban, y "como la antigua Mesopotamia era fundamentalmente una sociedad agraria, las principales ocupaciones eran el cultivo y la cría de ganado" (Bertman, 274). Otras ocupaciones eran las del escriba, el curandero, el artesano, el tejedor, el alfarero, el zapatero, el pescador, el maestro y el sacerdote o la sacerdotisa. Bertman escribe

Eliminar publicidad

Advertisement

A la cabeza de la sociedad se encontraban los reyes y sacerdotes atendidos por el numeroso personal del palacio y el templo. Con la institución de los ejércitos permanentes y la expansión del imperialismo, los oficiales militares y los soldados profesionales ocuparon su lugar en la creciente y diversa fuerza de trabajo de Mesopotamia. (274)

Las mujeres gozaban de casi los mismos derechos y podían poseer tierras, solicitar el divorcio, tener sus propios negocios y hacer contratos en el comercio. Los contratos, los acuerdos comerciales y la correspondencia se escribían en escritura cuneiforme en tablillas de arcilla y se firmaban con la huella del sello cilíndrico de la persona, que era su forma de identificación. Una vez seca la tablilla, a veces se colocaba en un sobre de arcilla y se volvía a sellar para que solo el destinatario pudiera leer la carta o el contrato. La escritura cuneiforme se utilizaba para escribir lenguas semíticas, como la babilónica, u otras como la sumeria, y se mantuvo en uso hasta que fue sustituida por la escritura alfabética. Los recibos de bienes recibidos también se escribían en tablillas cuneiformes (como todo, incluida la literatura) y todos ellos han perdurado mucho más tiempo que los documentos escritos en papiro o papel.

El recibo de cerveza más antiguo del mundo procede de Mesopotamia, conocido como el Recibo de Alulu (c. 2050 a. C.), escrito en la ciudad de Ur. Los primeros fabricantes de cerveza y vino, así como los curanderos de la comunidad, al principio eran mujeres. Al parecer, estos oficios fueron asumidos más tarde por los hombres, cuando se hizo evidente que eran ocupaciones lucrativas. Sin embargo, el trabajo que se realizaba nunca se consideraba simplemente un "trabajo", sino una contribución a la comunidad y, por extensión, a los esfuerzos de los dioses por mantener el mundo en paz y armonía.

Edificios y gobierno

El templo, situado en el centro de cada ciudad (conocido como zigurat, una estructura piramidal escalonada autóctona de la región), simbolizaba la importancia de la deidad patrona de la ciudad, a la que también rendían culto las comunidades que la presidían. Cada ciudad tenía su propio zigurat (las ciudades más grandes, más de uno) para honrar a su deidad patrona. En Mesopotamia nacieron las primeras ciudades de la historia, construidas en gran parte con ladrillos secados al sol. En palabras de Bertman:

Eliminar publicidad

Advertisement

La arquitectura doméstica de Mesopotamia creció a partir del suelo sobre el que se asentaba. A diferencia de Egipto, Mesopotamia (especialmente en el sur) carecía de piedra que pudiera extraerse para la construcción. La tierra estaba igualmente desprovista de árboles para obtener madera, por lo que el pueblo "recurrió a otros recursos naturales que tenía a mano en abundancia: la arcilla fangosa de sus riberas y los juncos y cañas que crecían en sus pantanos". Con ellos, los mesopotámicos crearon las primeras columnas, arcos y estructuras techadas del mundo. (285)

Las viviendas sencillas se construían con haces de juncos atados entre sí e insertados en el suelo, mientras que las más complejas se construían con ladrillos de arcilla secados al sol (una práctica seguida posteriormente por los egipcios). Las ciudades y los complejos de templos, con sus famosos zigurats, se construían con ladrillos de arcilla cocidos al horno que luego se pintaban.

Antes del concepto de rey, se cree que los gobernantes sacerdotales dictaban la ley según los preceptos religiosos.

Se creía que los dioses estaban presentes en la planificación y ejecución de cualquier proyecto de construcción y se consideraba que recitar unas oraciones muy específicas en un orden determinado a la deidad correspondiente, era de suma importancia para el éxito del proyecto y la prosperidad de los ocupantes de la vivienda.

Cualquiera que fuera el reino o imperio que dominara Mesopotamia, cualquiera que fuera el periodo histórico, el papel vital de los dioses en la vida de la gente seguía siendo el mismo. Esta reverencia a lo divino caracterizaba la vida tanto del trabajador del campo como del rey. La historiadora Helen Chapin Metz escribe:

La precariedad de la existencia en el sur de Mesopotamia condujo a un sentido muy desarrollado de la religión. Centros de culto como Eridu, que data del año 5000 a. C., sirvieron como importantes centros de peregrinación y devoción incluso antes del surgimiento de Sumer. Muchas de las ciudades más importantes de Mesopotamia surgieron en las zonas que rodeaban los centros de culto presumerios, lo que reforzaba la estrecha relación entre religión y gobierno. (2)

El papel del rey se estableció en algún momento después del 3600 a. C. y, a diferencia de los gobernantes-sacerdotes que le precedieron, el rey trataba directamente con el pueblo y dejaba clara su voluntad mediante leyes de su propia invención. Antes del concepto de rey, se cree que los gobernantes sacerdotales dictaban la ley según preceptos religiosos y recibían mensajes divinos a través de signos y presagios; el rey, aunque seguía honrando y aplacando a los dioses, se consideraba un representante lo suficientemente poderoso de esos dioses como para poder expresar su voluntad a través de sus propios dictados, utilizando su propia voz.

Shalmaneser III
Salmanasar III
Ali Kalamchi (Copyright)

Esto se ve claramente en las famosas leyes de Hammurabi de Babilonia (r. 1792-1750 a. C.), aunque no era inusual que un gobernante afirmara tener contacto directo con los dioses en Mesopotamia: el rey acadio Naram-Sin (r. 2261-2224 a. C.) llegó a proclamarse un dios encarnado. El rey era responsable del bienestar de su pueblo y un buen rey que gobernaba de acuerdo con la voluntad divina era reconocido por la prosperidad de la región sobre la que reinaba.

Sin embargo, incluso gobernantes muy eficientes, como Sargón de Acad (r. 2334-2279 a. C.), tuvieron que lidiar con perpetuos levantamientos y revueltas de facciones o de regiones enteras que impugnaban su legitimidad. Como Mesopotamia era una región tan vasta, con tantas culturas y etnias diferentes dentro de sus fronteras, un solo gobernante que intentara hacer cumplir las leyes de un gobierno central se encontraría invariablemente con la resistencia de alguna parte.

La historia de Mesopotamia

La historia de la región y el desarrollo de las civilizaciones que florecieron en ella se comprenden más fácilmente si se dividen en períodos:

El Neolítico prealfarero

También conocida como la Edad de Piedra (c. 10 000 a. C., aunque las pruebas sugieren que el ser humano habitaba mucho antes). Hay confirmación arqueológica de asentamientos rudimentarios y de los primeros indicios de guerras entre tribus, probablemente por las tierras fértiles para los cultivos y los campos para el pastoreo del ganado. La cría de animales se practicó cada vez más durante esta época, con el cambio de una cultura cazadora-recolectora a una agraria. Aun así, el historiador Marc Van De Mieroop señala:

No hubo un cambio repentino de la caza-recolección a la agricultura, sino un proceso lento durante el cual la gente aumentó su dependencia de los recursos que gestionaba directamente, pero seguía complementando su dieta con la caza de animales salvajes. La agricultura permitió un aumento de los asentamientos continuos de personas. (12)

A medida que aumentaban los asentamientos, los desarrollos arquitectónicos se fueron sofisticando lentamente en la construcción de viviendas permanentes.

La cerámica del Neolítico (c. 7000 a. C.)

En este periodo se generalizó el uso de herramientas y vasijas de arcilla y comienza a surgir una cultura específica en el Creciente Fértil. El erudito Stephen Bertman escribe que "durante esta época, la única tecnología avanzada era literalmente 'de vanguardia'", ya que las herramientas de piedra y las armas se volvieron más sofisticadas. Bertman señala además que "la economía neolítica se basaba principalmente en la producción de alimentos mediante la agricultura y la ganadería" (55) y estaba más asentada, a diferencia de la Edad de Piedra, cuando las comunidades eran más móviles. Los avances arquitectónicos siguieron naturalmente la estela de los asentamientos permanentes, así como los desarrollos en la fabricación de cerámica y herramientas de piedra.

Reconstruction of the Ziggurat of Ur
Reconstrucción del Zigurat de Ur
wikiwikiyarou (Public Domain)

Edad del Cobre (5900 - 3200 a. C.)

También conocido como el periodo calcolítico debido a la transición de las herramientas de piedra y las armas a las de cobre, esta época incluye el llamado Período Ubaid (c. 5000-4100 a. C., llamado así por Tell al-`Ubaid, el lugar de Irak donde se encontró el mayor número de artefactos), durante el cual se construyeron los primeros templos de Mesopotamia y se desarrollaron aldeas no amuralladas a partir de asentamientos esporádicos de viviendas individuales. Estas aldeas dieron lugar al proceso de urbanización durante el periodo de Uruk (4100-2900 a. C.), cuando surgieron las ciudades, sobre todo en la región de Sumer, incluyendo Eridu, Uruk, Ur, Kish, Nuzi, Lagash, Nippur y Ngirsu, y en Elam con su ciudad de Susa.

La ciudad más antigua suele citarse como Uruk, aunque también se han sugerido Eridu y Ur. Según Van De Mieroop, "Mesopotamia fue la región más densamente urbanizada del mundo antiguo" (citado en Bertman, 201), y las ciudades que crecieron a lo largo de los ríos Tigris y Éufrates, así como las que se fundaron más lejos, establecieron sistemas de comercio que dieron lugar a una gran prosperidad.

En este periodo se inventó la rueda (c. 3500 a. C.) y la escritura (c. 3600 a. C.), ambas por parte de los sumerios, se establecieron reinos que sustituyeron al gobierno sacerdotal y se produjo la primera guerra del mundo registrada entre los reinos de Sumer y Elam (2700 a. C.), de la que salió vencedora Sumer. Durante el Período Dinástico Temprano (2900-2334 a. C.), se desarrollaron todos los avances del Período de Uruk y las ciudades, y el gobierno en general, se estabilizaron.

El aumento de la prosperidad en la región dio lugar a templos y estatuas ornamentadas, cerámica y figurillas sofisticadas, juguetes para niños (incluyendo muñecas para las niñas y carros con ruedas para los niños), y el uso de sellos personales (conocidos como sellos cilíndricos) para denotar la propiedad de bienes y para representar la firma de un individuo. Los sellos cilíndricos eran comparables al carné de identidad o a la licencia de conducir de hoy en día y, de hecho, la pérdida o el robo del sello era tan importante como el robo de identidad o la pérdida de las tarjetas de crédito de hoy en día.

Primera Edad del Bronce (3000 - 2119 a. C.)

Durante este periodo, el bronce suplantó al cobre como material para la fabricación de herramientas y armas. El surgimiento de la ciudad-estado sentó las bases de la estabilidad económica y política que acabaría conduciendo al surgimiento del Imperio acadio (2334-2218 a. C.) y al rápido crecimiento de las ciudades de Acad y Mari, dos de los centros urbanos más prósperos de la época. La estabilidad cultural necesaria para la creación de arte en la región dio lugar a diseños más intrincados en la arquitectura y la escultura, así como a los siguientes inventos o mejoras:

Una serie de inventos específicos y trascendentales: el arado y la rueda, el carro y el velero, y el sello cilíndrico, la forma de arte más distintiva de la antigua Mesopotamia y una demostración omnipresente de la importancia de la propiedad y los negocios en la vida cotidiana del país (Bertman, 55-56).

El Imperio acadio de Sargón el Grande fue el primer reino multinacional del mundo y la hija de Sargón, Enheduanna (2285-2250 a. C.), la primera autora de obras literarias conocida por su nombre. La biblioteca de Mari contenía más de 20 000 tablillas cuneiformes (libros) y su palacio era considerado uno de los mejores de la región.

Hammurabi, rey de Babilonia, salió de una relativa oscuridad para conquistar la región y reinar durante 43 años.

Edad del Bronce Medio (2119-1700 a. C.)

La expansión de los reinos asirios (Asur, Nimrud, Sharrukin, Dur y Nínive) y el auge de la dinastía babilónica (centrada en Babilonia y Caldea) crearon un ambiente propicio para el comercio y, con ello, el aumento de las guerras. La tribu de los gutis, feroces nómadas que lograron derrocar el Imperio acadio, dominó la política de Mesopotamia hasta que las fuerzas aliadas de los reyes de Sumer la derrotó.

Hammurabi, rey de Babilonia (1792-1750 a. C.), surgió de una relativa oscuridad para conquistar la región y reinar durante 43 años. Entre sus muchos logros se encuentra su famoso código de leyes, inscrito en la estela de los dioses. Babilonia se convirtió en esta época en un centro líder de la búsqueda intelectual y de los altos logros en las artes y las letras. Sin embargo, este centro cultural no duró mucho y fue saqueado por los hititas, a los que sucedieron los casitas.

Edad de Bronce tardía (1700-1100 a. C.)

El auge de la dinastía casita (una tribu procedente de los montes Zagros, en el norte, y que se cree originaria del actual Irán) provocó un cambio de poder y una expansión de la cultura y el aprendizaje después de que los casitas conquistaran Babilonia. El colapso de la Edad de Bronce se produjo tras el descubrimiento de la extracción de minerales y el uso del hierro, una tecnología que los casitas y, anteriormente, los hititas utilizaron de forma singular en la guerra.

Este periodo también supuso el inicio del declive de la cultura babilónica debido al aumento de poder de los casitas, hasta que los elamitas los derrotaron y expulsaron. Después de que los elamitas dieran paso a los arameos, el pequeño reino de Asiria inició una serie de exitosas campañas, el Imperio asirio se estableció con firmeza y prosperó bajo el gobierno de Tiglat-Pileser I (r. 1115-1076 a. C.) y, tras él, Asurnasirpal II (r. 884-859 a. C.) consolidó aún más el imperio. La mayoría de los estados mesopotámicos se destruyeron o debilitaron tras el colapso de la Edad de Bronce, entre 1250 y 1150 a. C., lo que dio lugar a una breve "edad oscura".

Ashurnasirpal II Wall Relief
Relieve de pared de Asurnasirpal II
Geni (CC BY-SA)

Edad de Hierro (1000 - 500 a. C.)

Esta época vio el surgimiento y la expansión del Imperio neoasirio bajo Tiglat-Pileser III (r. 745-727 a. C.) y el meteórico ascenso de ese imperio al poder y la conquista bajo el gobierno de grandes reyes asirios como Sargón II (r. 722-705 a. C.), Senaquerib (r. 705-681 a. C.), Esarhaddón (r. 681-669 a. C.) y Asurbanipal (r. c. 668-627 a. C., que conquistó Babilonia, Siria, Israel y Egipto). El Imperio sufrió un declive tan rápido como su ascenso debido a los repetidos ataques a las ciudades centrales por parte de babilonios, medos y escitas en el 612 a. C.

Las tribus de los hititas y los mitanios consolidaron sus respectivos poderes durante esta época, lo que dio lugar al surgimiento de los imperios neohitita y neobabilónico. El rey Nabucodonosor II (r. 605/604-562 a. C.) de Babilonia destruyó Jerusalén (588 a. C.) durante este periodo y obligó a los habitantes de Israel a entrar en el "exilio babilónico". También fue responsable de la construcción extensiva en Babilonia, creó edificios famosos como la Puerta de Ishtar y el Gran Zigurat (la "Torre de Babel"). La caída de Babilonia a manos de Ciro II de Persia (el Grande, r. c. 550 - 530 a. C.) en el año 539 a. C. puso fin a la cultura babilónica.

Después de que Ciro II tomara Babilonia, la mayor parte de Mesopotamia pasó a formar parte del Imperio Persa y sufrió un rápido declive cultural.

Antigüedad clásica (500 a. C. - siglo VII d. C.)

Después de que Ciro II tomara Babilonia, la mayor parte de Mesopotamia pasó a formar parte del Imperio Persa Aqueménida, y en este periodo se produjo un rápido cambio cultural en la región que incluyó una serie de cambios, entre los que se destaca la pérdida del conocimiento de la escritura cuneiforme. La conquista de los persas por parte de Alejandro Magno en el 331 a. C. trajo consigo la helenización de la cultura y la religión, pero, aunque Alejandro trató de convertir de nuevo a Babilonia en una ciudad de importancia, sus días de gloria habían quedado en el pasado.

Tras su muerte, el general de Alejandro, Seleuco I Nicator (r. 305-281 a. C.), tomó el control de la región y fundó el Imperio seléucida (312-63 a. C.), que gobernó hasta el año 63 a. C., cuando el territorio fue conquistado por los partos, que a su vez fueron dominados por los sasánidas, que establecieron el Imperio sasánida (224-651 a.C.). Los sasánidas honraron el legado de las anteriores civilizaciones mesopotámicas y conservaron sus aportaciones.

Entre el Imperio Parto (247 a. C. - 224 d. C.) y los sasánidas, el Imperio Romano se estableció en la región hacia el año 198 d. C. (aunque Roma había llegado antes, en el 116-117 d. C., pero se retiró). Los romanos mejoraron notablemente la infraestructura de sus colonias con la introducción de mejores carreteras y cañerías, y llevaron el derecho romano a la tierra. Aun así, la región se vio constantemente envuelta en las guerras que mantuvieron varios emperadores romanos, primero con los partos y luego con los sasánidas, por el control del territorio.

La antigua cultura de la región, conservada por los sasánidas, fue devastada cuando los árabes musulmanes conquistaron Mesopotamia en el siglo VII d. C., lo que dio lugar a la unificación de la ley, la lengua, la religión y la cultura bajo el Islam. Se conservaron aspectos de la cultura pero, como señala Bertman, "con la conquista islámica del 651 d. C. termina la historia de la antigua Mesopotamia" (58). En la actualidad, las grandes ciudades que en su día se levantaron a lo largo de los ríos Tigris y Éufrates son en su mayoría montículos sin excavar o ladrillos rotos en llanuras áridas, y la región del Creciente Fértil se ha ido reduciendo hasta convertirse en zonas que parecen páramos debido a factores humanos (como la sobreexplotación de la tierra mediante actividades agrícolas o el desarrollo urbano) y al cambio climático.

Queen of the Night Plaque
Autorrelieve de la Reina de la Noche
Davide Ferro (CC BY)

Legado

El legado de Mesopotamia perdura hoy en día a través de muchos de los aspectos más básicos de la vida moderna, como el minuto de sesenta segundos y la hora de sesenta minutos. Helen Chapin Metz escribe:

Como el bienestar de la comunidad dependía de la observación minuciosa de los fenómenos naturales, las actividades científicas o protocientíficas ocupaban gran parte del tiempo de los sacerdotes. Por ejemplo, los sumerios creían que cada uno de los dioses estaba representado por un número. El número sesenta, sagrado para el dios An, era su unidad básica de cálculo. Los minutos de una hora y los grados notables de un círculo eran conceptos sumerios. El sistema agrícola altamente desarrollado y los refinados sistemas de irrigación y control del agua que permitieron a Sumer lograr un excedente de producción también condujeron al crecimiento de grandes ciudades. (4)

La urbanización, la rueda, la escritura, la astronomía, las matemáticas, la energía eólica, la irrigación, los desarrollos agrícolas, la cría de animales y las narraciones que con el tiempo se reescribirían como las Escrituras hebreas y proporcionarían la base para el Antiguo Testamento cristiano, todo ello provino de la tierra de Mesopotamia.

Como se ha señalado, Kramer enumera 39 "primicias" de Mesopotamia en su libro La historia empieza en Sumer y, sin embargo, por muy impresionantes que sean esas "primicias", las contribuciones mesopotámicas a la cultura mundial no terminan con ellas. Los mesopotámicos influyeron en las culturas de Egipto y Grecia a través del comercio a larga distancia y la difusión cultural y, a través de estas culturas, impactaron en la cultura de Roma, lo que marcó la pauta para el desarrollo y la difusión de la civilización occidental. Mesopotamia en general y Sumer en particular dieron al mundo algunos de sus aspectos culturales más perdurables y, aunque las ciudades y los grandes palacios hayan desaparecido hace tiempo, ese legado continuó en la era moderna.

En el siglo XIX de nuestra era, arqueólogos de diversas nacionalidades llegaron a Mesopotamia para buscar pruebas que corroboraran los relatos bíblicos del Antiguo Testamento. En esa época, la Biblia se consideraba el libro más antiguo del mundo y se pensaba que las historias de sus páginas eran composiciones originales. Los arqueólogos que buscaban pruebas físicas que respaldaran los relatos bíblicos encontraron exactamente lo contrario una vez que se descubrieron las antiguas tablillas de arcilla y se comprendió que las marcas en ellas no eran diseños sino una forma de escritura.

El erudito y traductor George Smith (1840-1876 d. C.) descifró estas tablillas cuneiformes en 1872 d. C. y esto abrió las antiguas civilizaciones de Mesopotamia al mundo moderno. La historia del diluvio universal y el arca de Noé, la historia de la caída del hombre, el concepto de un jardín del edén e incluso las quejas de Job habían sido escritas siglos antes que los textos bíblicos por los mesopotámicos.

Una vez que se pudo leer el cuneiforme y el antiguo mundo de Mesopotamia se abrió a la era moderna, la comprensión de la historia del mundo y de uno mismo se transformó. El descubrimiento de la civilización sumeria y los relatos de las tablillas cuneiformes fomentaron una nueva libertad de investigación intelectual en todas las áreas del conocimiento. Ahora se comprendía que las narraciones bíblicas no eran obras hebreas originales, que el mundo era obviamente más antiguo de lo que la iglesia había estado afirmando, que había civilizaciones que habían surgido y caído mucho antes de lo que se pensaba y que, si estas afirmaciones de las autoridades de la iglesia y de las escuelas habían sido falsas, quizás otras también lo fueran.

El espíritu de investigación de finales del siglo XIX ya estaba haciendo incursiones para desafiar los paradigmas del pensamiento aceptado cuando Smith descifró el cuneiforme, pero el descubrimiento de la cultura y la religión mesopotámicas lo fomentó aún más. En la antigüedad, Mesopotamia influyó en el mundo a través de sus inventos, innovaciones y visión religiosa; en la actualidad, cambió literalmente la forma en que la gente entendía la totalidad de la historia y el lugar de cada uno en la historia continua de la civilización humana.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué es hoy Mesopotamia?

La Mesopotamia actual son los países de Irak, Siria, Kuwait y parte de Turquía.

¿Qué significa "Mesopotamia"?

"Mesopotamia" es un término griego que significa "entre dos ríos", en referencia a los ríos Tigris y Éufrates.

¿Por qué es conocida Mesopotamia?

Mesopotamia es conocida por ser la "cuna de la civilización" debido a las numerosas innovaciones culturales e inventos que se iniciaron allí.

¿Mesopotamia es la civilización más antigua del mundo?

Mesopotamia es una de las civilizaciones más antiguas del mundo, junto con la civilización del Valle del Indo y el antiguo Egipto.

Bibliografía

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2018, marzo 14). Mesopotamia [Mesopotamia]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-34/mesopotamia/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Mesopotamia." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 14, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-34/mesopotamia/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Mesopotamia." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 14 mar 2018. Web. 26 sep 2022.

Afiliación