Atenas

Recaudación de fondos para las traducciones

Para que los estudiantes de todo el mundo puedan aprender historia de manera gratuita, tenemos que brindar contenido en diferentes idiomas. Haz una donación ahora y ayúdanos a traducir para que podamos tener un impacto global de verdad. ¡Te lo agradecemos!
$920 / $3000

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 06 julio 2021
X

Texto original en inglés: Athens

Parthenon, East Facade (by Mark Cartwright, CC BY-NC-SA)
El Partenón, fachada oriental
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Atenas, en Grecia, con su famosa Acrópolis, ha llegado a simbolizar el país entero en el imaginario popular, y no sin razón. No solo tiene sus icónicas ruinas y el famoso puerto del Pireo, sino que, gracias a los escritores de la antigüedad, su historia está mejor documentada que la de la mayoría de las demás ciudades-estado griegas.

La ciudad comenzó como una pequeña comunidad de la civilización micénica (en torno a 1700-1100 a.C.) y creció hasta convertirse en una ciudad que, en su punto álgido, se asoció con el desarrollo de la democracia, la filosofía, la ciencia, las matemáticas, el teatro y la literatura, el arte y muchos otros aspectos de la cultura y civilización mundiales, incluidos los Juegos Olímpicos. La ciudad se quemó durante la invasión persa de 480 a.C., fue reconstruida por el estadista Pericles (495-429 a.C.), y se convirtió en la superpotencia de la Antigüedad gracias a su formidable ejército y su riqueza.

Eliminar publicidad

Advertisement

Cayó frente a Esparta tras la Segunda guerra del Peloponeso (413 - 404 a.C.) pero volvió a resurgir, asumiendo una posición importante de liderazgo entre las ciudades-estado incluso después de haber sido conquistada por Filipo II de Macedonia (r. 359 - 336 a.C.) en 338 a.C. tras su victoria en la Batalla de Queronea. La ciudad fue tomada como una provincia de Roma tras la Batalla de Accio en 31 a.C. y se convirtió en la favorita de varios emperadores romanos, especialmente Adriano (r. 117 - 138 a.C.), que contribuyó con fondos y proyectos arquitectónicos para embellecerla. El apóstol Pablo aparece en el Libro de Actas predicándoles a los atenienses, y más tarde se convertiría en un centro importante de la teología cristiana.

Después de que Grecia fuera conquistada por el imperio Otomano en 1458, Atenas entró en un largo periodo de declive que no terminaría hasta el siglo XIX, después de que el país consiguiera la independencia de los turcos en 1821. Reconociendo la importancia del pasado para mantener la identidad nacional, el gobierno centró sus esfuerzos en restaurar y conservar los monumentos y templos como el Partenón, así como lugares ancestrales como el ágora. Hoy en día Atenas es la capital de Grecia y es uno de los centros culturales más visitados y admirados del mundo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Primeros asentamientos y leyenda

LOS ATENIENSES MANTENÍAN LAS COSTUMBRES QUE CONSIDERABAN MÁS ANTIGUAS Y POR LO TANTO SUPERIORES A LAS DE SUS VECINOS.

Hay evidencia de habitación humana en la Acrópolis y, más abajo, en el área alrededor del ágora, que data del periodo neolítico, donde una cultura más avanzada claramente se desarrolló en torno al 5000 a.C., y probablemente ya en el 7000 a.C. Según la leyenda, el rey ateniense Cécrope quería que la ciudad llevara su nombre, pero los dioses, al ver lo bonita que era, sintieron que se merecía un nombre inmortal. Hicieron una competición entre los dioses en la Acrópolis, con Cécrope y los ciudadanos como espectadores, para decidir qué deidad lograría ese honor.

Poseidón golpeó una roca con su tridente, y cuando el agua surgió a borbotones, le aseguró al pueblo que ya nunca sufrirían sequías. Atenea era la siguiente, y dejó caer una semilla en la tierra de la que enseguida creció un olivo. La gente consideró que el olivo era más valioso que el agua (ya que, según algunas versiones de la historia, el agua era salada, como el reino de Poseidón) y Atenea fue elegida como patrona, y la ciudad fue nombrada en su honor. Según el estudioso Robin Waterfield:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Este mito puede que revele un acontecimiento histórico olvidado hace mucho tiempo. El nombre en griego antiguo para Atenas es una palabra plural, porque en algún momento hubo varias villas que se unieron bajo los auspicios de la diosa Atenea: "las comunidades de Atenea", por así decir. Si la deidad principal de alguna de estas villas originales era Poseidón, entonces el mito refleja el hecho de que este perdiera frente a Atenea. (36)

Este mito también se utilizó posteriormente para justificar la posición de ciudadanas de segunda clase de las mujeres atenienses, ya que fueron las mujeres de Atenas las que prefirieron el regalo de Atenea por encima del de Poseidón y, continúa explicación, para ahorrarle a la ciudad la cólera de Poseidón, el nombre de las mujeres no se escribía en los registros de nacimientos como madres (se escribía el nombre del padre de la mujer), y se les denegó la opinión en política y los derechos civiles más allá de su participación en las actividades religiosas.

Como el suelo no era propicio para programas agrícolas a gran es cala, Atenas se dedicó al comercio para vivir, principalmente por rutas marítimas desde el puerto de El Pireo. El periodo micénico temprano vio alzarse enormes fortalezas por toda Grecia, y Atenas no es una excepción. Los restos de un palacio micénico todavía se pueden ver hoy en día en la Acrópolis. La Ilíada y la Odisea de Homero (siglo VIII a.C.) pintan a los micénicos como grandes guerreros y gentes de mar que comerciaban por todo el Egeo y la región del Mediterráneo, y esto llegó a ser una cuestión de orgullo para los atenienses, que se consideraban a sí mismos como los descendientes directos de los grandes héroes homéricos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Some Active Trade Routes in the Bronze Age Mediterranean
Varias rutas comerciales activas en el Mediterráneo durante la Edad de Bronce
Kelly Macquire (CC BY-NC-SA)

En torno a 1200 a.C., los pueblos del Mar invadieron el archipiélago griego en el Egeo desde el sur, a la vez que los dorios descendieron desde el norte hasta la Grecia continental. Mientras que los pueblos del Mar sin duda hicieron incursiones en Ática (la región en la que se encuentra Atenas), los dorios evitaron la ciudad, permitiendo que la cultura micénica sobreviviera, aunque al igual que en el resto de Grecia, parece que hubo una recesión económica y cultural tras estas invasiones durante el colapso de la Edad de Bronce. Después, los atenienses reclamaron una posición especial porque hablaban griego jónico, en vez de dórico, y mantenían las costumbres que consideraban más antiguas y por lo tanto superiores a las de sus vecinos.

Solón y la ley

Los aristócratas ricos tenían el control tanto de la tierra como del gobierno griego, y con el tiempo los ciudadanos con tierras que eran más pobres acabaron esclavizados (o casi) a causa de las deudas a los ciudadanos más ricos. Además, había una percepción de falta de consistencia del resto de leyes de la ciudad. La primera serie de leyes escrita para solucionar estos problemas vino de la mano del estadista Dracón en torno a 621 a.C., pero estas leyes se consideraron muy severas (la pena por la mayoría de infracciones era la muerte), así que el gran legislador Solón (c.630 - c. 560 a.C.) fue convocado para que las modificara y revisara. Solón, aunque él mismo era un aristócrata, creó una serie de leyes que igualaban el poder político de la ciudadanía y, con ello, sentó las bases de la democracia ateniense en torno a 594 a.C.

Solon
Solón
Kpjas (Public Domain)

Solón también dedicó mucho trabajo a hacer que las políticas de Atenas no solo fueran justas sino beneficiosas. Legalizó la prostitución en la antigua Atenas y puso impuestos tanto a las prostitutas individuales como a los burdeles. Como Atenas era un centro de comercio popular y rentable, muchos hombres jóvenes llegaban a la ciudad y usaban los servicios de las prostitutas, mientras que los jóvenes atenienses, que normalmente no se casaban hasta los 30 años, disponían de una manera de ganar experiencia sexual sin correr el riesgo de tener que enfrentarse al padre o los hombres de la familia de una mujer virgen a causa del sexo prematrimonial. Al animar a los jóvenes a visitar a las prostitutas, Solón suavizó una fuente de contiendas en la ciudad, ya que se entendía que las jóvenes de buena familia estaban prohibidas a cualquier hombre que no fuera aquel con el que se la iba a casar.

Eliminar publicidad

Advertisement

Después de que Solón se retirara del servicio público, hubo varias facciones que quisieron hacerse con el poder, y el vencedor, Pisístrato (muerto en torno a 528 a.C.), reconoció el valor de las revisiones de Solón y las mantuvo, de una manera modificada, durante su reinado como tirano benevolente. Su hijo, Hipias (que reinó de c. 528 - 510 a.C.), continuó con sus políticas como cogobernante con su hermano Hiparco (que reinó de c. 528 - 514 a.C.) hasta que Hiparco fue asesinado por una aventura amorosa en 514 a.C.

Los tiranicidas y la democracia

SOLO LOS HOMBRES DE LA CLASE ALTA TENÍAN VOZ EN LA POLÍTICA, PRIVANDO DEL DERECHO A VOTO A MUJERES, EXTRANJEROS, Y LOS MUCHOS ESCLAVOS QUE COMPONÍAN UNA GRAN PARTE DE LA POBLACIÓN ATENIENSE.

Hiparco se sentía atraído por un joven llamado Harmodio, pero este rechazó su interés porque ya tenía una relación con otro hombre, Aristogitón. Hiparco no se tomó bien el rechazo, así que quitó a la hermana de Harmodio de su posición, bien visible y prestigiosa, entre las mujeres del culto de Atenea que participaban en el Festival Panatenaico en honor de la diosa. Tal y como apunta la estudiosa Sarah B. Pomeroy, "impedir que una candidata participase en este evento suponía difamarla" (76). Que Hiparco eliminara a la chica equivalía a afirmar que no era virgen, insultándola así a ella y a su familia. Harmodio y Aristogitón asesinaron a Hiparco durante el festival, y después fueron aprehendidos y ejecutados.

Después de esto, Hipias se volvió cada vez más paranoico y errático en su reinado, culminando en la Revuelta Ateniense de 510 a.C., que en realidad era una acción militar de Esparta al mando del rey Cleomenes I (que reinó de c. 519 - c. 490 a.C.), a quien invitaron los atenienses para deshacerse de Hipias. Después, como los atenienses no querían deberle nada a Esparta, reescribieron la historia presentando a Harmodio y Aristogitón como "los tiranicidas" que habían dado el primer golpe por la democracia y habían restaurado los ideales democráticos de la ciudad. En realidad no hicieron ni una cosa ni la otra, sino que simplemente se vengaron por una afrenta personal.

Eliminar publicidad

Advertisement

Caryatids of the Erechtheion
Cariátides en el Erecteón
Dennis Jarvis (CC BY-NC-SA)

Luego del golpe, y tras arreglar los asuntos con varias facciones, el estadista Clístenes (siglo VI a.C.) fue elegido para reformar el gobierno y las leyes, y en torno a 507 a.C. instituyó una nueva forma de gobierno que hoy en día se reconoce como democracia. Clístenes está considerado como el "padre de la democracia ateniense", pero esta forma de gobierno era significativamente diferente de como se entiende hoy en día la democracia. En la democracia ateniense, solo los hombres de la clase alta tenían voz en la política, privando del derecho al voto a mujeres, extranjeros y, por supuesto, los muchos esclavos que componían una gran parte de la población de Atenas.

Aun así, esta nueva forma de gobierno involucraba a la ciudadanía directamente en las decisiones políticas, e incluso los que no tenían permitido votar entendían que ahora las decisiones las tomaba una mayoría de ciudadanos informados en vez de un tirano. La democracia ateniense procuraría la estabilidad necesaria para hacer de Atenas el centro cultural e intelectual de la Antigüedad, una reputación que llega incluso hasta nuestros días. Waterfield comenta:

El orgullo que obtenían de la extensa participación en la vida pública dio a los atenienses la energía para desarrollar la ciudad tanto de manera interna como en relación con sus vecinos. (62)

Como creían que descendían de grandes héroes, y con héroes entre ellos como los tiranicidas, los atenienses entendían que ahora tenían la mejor forma de gobierno, que tenían que promover en otros lugares; así que decidieron incitar a la revuelta a las comunidades griegas de Asia Menor, que en aquel momento estaban bajo el control del imperio Persa Aqueménida (c. 550-330 a.C.).

Las guerras persas

El imperio Persa en aquel momento estaba liderado por el emperador Darío I (el Grande, r. 522-486 a.C.) que aplastó la rebelión rápidamente y después mandó un ejército contra Atenas. Los persas fueron derrotados en la batalla de Maratón en 490 a.C., donde perdieron más de 6.000 hombres frente a las brillantes tácticas del general ateniense Milcíades (554-489 a.C.), que solo contó 192 soldados caídos. El ejército persa se consideraba invencible en aquella época, por lo que esta victoria no hizo sino aumentar la buena opinión que nos atenienses tenían de sí mismos.

Sin embargo, en 480 a.C. el hijo y sucesor de Darío I, Jerjes I (r. 486-465 a.C.) reunió el ejército más grande del mundo hasta entonces y se lanzó a la invasión de Grecia, con Atenas como principal objetivo, para vengar el insulto a su padre. Sus ejércitos se encontraron en las Termópilas con el rey espartano Leónidas (muerto en 480 a.C.) y sus famosos 300 guerreros, pero tras derrotarlos y matarlos, Grecia estaba disponible para la conquista.

Battle of Salamis, 480 BCE
Batalla de Salamina, 480 a.C.
Ancient Warfare Magazine / Karwansaray Publishers (Copyright)

Sin embargo, la flota persa fue derrotada por los ejércitos liderados por los atenienses en la Batalla de Salamina cuando el general ateniense Temístocles (524-460 a.C.) la aventajó, y esta derrota le siguieron las batallas terrestres en Platea y Mícala en 479 a.C., que expulsaron a los persas de Grecia y establecieron a Atenas como una superpotencia. Waterfield comenta:

Ese fue el mejor momento de Atenas. Temístocles era el salvador reconocido de Grecia, y la ciudad ondeó claramente la bandera del panhelenismo, expresando por un lado lo que les era común a todos los griegos y continuando, por el otro, la lucha contra los persas. De orígenes inciertos, una ciudad pequeña y empobrecida había ascendido a una posición de poder e importancia. (72)

Con Pericles, Atenas fundo la Liga de Delos, presumiblemente para crear una conexión griega cohesiva entre las ciudades-estado para evitar futuros ataques de los persas. Las demás ciudades pagaban la recaudación de la Liga de Delos y Atenas acordaba protegerlas contra las agresiones persas. Pericles usó el dinero de la liga para embellecer y fortificar Atenas y, bajo su mandato, la ciudad se hizo tan poderosa que el imperio Ateniense podía en la práctica dictar las leyes, costumbres y comercio de todos sus vecinos en el Ática y las islas del Egeo.

La edad de oro

Bajo Pericles, Atenas entró en su edad dorada, y los grandes pensadores, escritores y artistas florecieron en la ciudad. Heródoto (c. 484-425/423 a.C.), el "padre de la historia", vivió y escribió en Atenas. Sócrates (c. 470/469-399 a.C.), el "padre de la filosofía", enseñaba en el mercado. Hipócrates (c. 460-370 a.C.), el "padre de la medicina", practicaba aquí. Fidias (480-430 a.C.) creó sus grandes obras de escultura griega para el Partenón en la Acrópolis y la estatua de Zeus en Olimpia, una de las Siete maravillas de la Antigüedad.

The Greek City-states c. 500 BCE
Las ciudades-estado griegas en torno a 500 a.C.
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Demócrito (c. 460 - c. 370 a.C.) imaginó un universo atómico. Esquilo (c. 525 - c. 456 a.C.) Eurípides (c. 484-407 a.C.), Aristófanes (c. 460 - c. 380 a.C.) y Sófocles (496 - c. 406 a.C.) hicieron famoso el teatro griego, tanto la comedia como la tragedia, y el poeta lírico Píndaro (c. 518 - c. 448 a.C.) otra figura importante de la literatura griega, escribió sus Odas. Este legado continuaría cuando Platón (428/427-348/347 a.C.) fundó su famosa Academia fuera de las murallas de Atenas en 385 a.C. y después, Aristóteles (384-322 a.C.) establecería su escuela, el liceo, en el centro de la ciudad.

El poder del imperio Ateniense avivó tal arrogancia en los legisladores del momento que sus vecinos la acabaron encontrando insoportable. Cuando Atenas envió tropas para ayudar a Esparta a acabar con una rebelión ilota, los espartanos repudiaron el gesto y mandaron de vuelta a Atenas al ejército con deshonor, provocando así una guerra que llevaba tiempo urdiéndose. Más tarde, cuando Atenas envió su flota para ayudar a defender a sus aliados de Corcyra (Corfú) contra una invasión corintia durante la Batalla de Sybota en 433 a.C., Esparta interpretó esta acción como una agresión en vez de ayuda, dado que Corinto era una aliada de Esparta.

Conclusión

La primera guerra del Peloponeso (431-404 a.C.) entre Atenas y Esparta (aunque de manera directa o indirecta toda Grecia estaba involucrada) acabó en una tregua entre las partes, pero Atenas fue derrotada en la segunda guerra del Peloponeso, cayendo de su posición de poder. Una vez perdidos el imperio y la riqueza de la ciudad, y con las murallas destruidas, tan solo su reputación como un gran centro de aprendizaje, de filosofía griega y de cultura evitaron el saqueo de la ciudad y la esclavización de su población. Atenas luchó por desprenderse de esta condición de estado sometido, con cierto éxito, hasta que fue derrotada en el 338 a.C. por las fuerzas macedonias al mando de Filipo II en Queronea.

Atenas fue súbdita del gobierno macedonio hasta su derrota a manos de los romanos en 197 a.C. en la batalla de Cinoscéfalas, tras la cual Grecia fue conquistada paso a paso por el imperio Romano. Es un testimonio de la reputación imperecedera de Atenas como centro cultural que el general romano Sula, que saqueó la ciudad en el 87-86 a.C., masacró a la población, destruyó el ágora e incendió el puerto del Pireo, siempre mantuvo su inocencia, alegando que había ordenado a sus hombres que trataran bien a la ciudad y que estos simplemente no le habían hecho caso.

Facade, Library of Hadrian, Athens
Fachada de la biblioteca de Adriano, Atenas
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Según el libro de Actos de la Biblia, San Pablo predicó a los atenienses en el Areópago (la colina de Marte), alabando su interés por la religión y hablándoles del nuevo dios, Jesucristo. Tras el ascenso del cristianismo una vez fue adoptado por el Imperio Romano, Atenas se convirtió en un importante centro de la nueva fe, y en el siglo VI d.C. las escuelas paganas fueron clausuradas y los templos destruidos o convertidos en iglesias.

La ciudad fue saqueada por varias llamadas "tribus bárbaras" desde finales de la Antigüedad y hasta la Edad Media hasta que se estableció como el Estado Cruzado del Ducado de Atenas (1205-1458) tras la cuarta cruzada (1202-1204). A Atenas le fue bien durante este periodo hasta que fue conquistada por el Imperio Otomano en 1458. Los turcos otomanos no tenían ningún respeto por la antigua ciudad, que fue decayendo poco a poco bajo su control.

Después de que Grecia lograra su independencia de los turcos en 1821, Atenas volvió a resurgir, tal y como hiciera tantas veces en el pasado. Los trabajos de restauración y conservación se convirtieron en una prioridad del nuevo gobierno, y la ciudad recuperó algo parecido a su antiguo esplendor. Hoy en día, el nombre de Atenas sigue evocando imágenes del mundo clásico y las cumbres de la creatividad intelectual y poética, mientras que el Partenón en la Acrópolis sigue simbolizando la edad de oro de la antigua Grecia y lo mejor de lo que representaba.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Tiene un profundo interés por la historia, especialmente la antigua Grecia y Egipto. Hoy en día escribe subtítulos para clases online y traduce textos sobre historia y filosofía entre otras cosas.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark vivió en Grecia y Alemania y viajó por Egipto. Ha enseñado historia, escritura, literatura y filosofía a nivel universitario.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2021, julio 06). Atenas [Athens]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-292/atenas/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Atenas." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación julio 06, 2021. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-292/atenas/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Atenas." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 06 jul 2021. Web. 28 nov 2021.

Afiliación