Marcha de las mujeres a Versalles

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 28 junio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, italiano, afrikáans, francés
Women's March on Versailles, 5 October 1789 (by National Library of France, Public Domain)
Marcha de las mujeres a Versalles, 5 de octubre de 1789
National Library of France (Public Domain)

La Marcha de las mujeres a Versalles, también conocida como la Marcha de Octubre o las Jornadas de Octubre, fue un momento decisivo en los primeros meses de la Revolución francesa (1789-1799). El 5 de octubre de 1789, multitudes de mujeres del mercado parisino marcharon sobre Versalles, exigiendo reformas. Asediaron el palacio y obligaron al rey Luis XVI de Francia (que reinó de 1774 a 1792) a regresar con ellas a París.

La marcha, que comenzó en los mercados de París como reacción a la escasez de alimentos y a las acciones antirrevolucionarias de los soldados del rey, lo despojó de gran parte de la independencia y autoridad que le quedaban. Este acontecimiento fue importante porque supuso el golpe de gracia para el sistema de monarquía absoluta de Francia, más tarde conocido como Antiguo Régimen, y porque dio paso al breve período de monarquía constitucional en Francia.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los estertores de la monarquía

Los últimos días del verano de 1789 encontraron al Antiguo Régimen francés en sus últimos estertores. Con una rapidez asombrosa, el Tercer Estado (los plebeyos) había arrebatado la autoridad al rey Luis XVI, formando una Asamblea Nacional a partir de los Estados Generales de 1789 con el fin de dotar a Francia de una nueva constitución. Desde entonces, el asalto a la Bastilla había puesto aún más poder en manos de los revolucionarios, que lo habían utilizado para abolir primero el feudalismo y los privilegios de las clases altas con los Decretos de agosto, antes de reconocer los derechos naturales del hombre con la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Mientras trabajaba en la constitución, la Asamblea siguió desmantelando los pilares fundamentales de la monarquía francesa en la ciudad real de Versalles. Lo que había sido el patio de recreo absolutista del Rey Sol Luis XIV de Francia (que reinó de 1643 a 1715) era ahora el epicentro de la Revolución.

Aunque definitivamente no era la persona indicada para el papel de monarca absoluto, Luis XVI estaba decidido a preservar la institución.

Aunque definitivamente no era la persona indicada para el papel de monarca absoluto, Luis XVI estaba decidido a preservar la institución de todos modos. Se negó a consentir los Decretos de agosto y los Derechos del Hombre, que se convirtieron en un punto de discordia entre él y la Asamblea. Al mismo tiempo, Luis deseaba conservar el derecho de veto absoluto, que le permitiría tener la última palabra sobre cualquier política que la Asamblea quisiera aprobar. Esto fue apoyado por la facción monarchien (monárquica) dentro de la Asamblea, que creía que Francia necesitaba un rey fuerte con autoridad centralizada.

Eliminar publicidad

Advertisement

A esto se oponían los diputados antirrealistas. Algunos de ellos, como el todavía poco influyente Maximilien Robespierre (1758-1794), creían que el rey debía someterse a la voluntad del pueblo y, por tanto, no debía tener derecho de veto. Sin embargo, muchos diputados empezaron a expresar su apoyo a una tercera opción, el veto suspensivo, que permitiría al rey retrasar las acciones de la Asamblea durante un máximo de 2 asambleas legislativas o 4 años. El ministro principal de Luis, Jacques Necker (1732-1804), dio a entender que esto sería aceptable para el rey e incluso insinuó que este ratificaría los Decretos de agosto. La Asamblea, en su afán de llegar a un compromiso, votó el 11 de septiembre por 673-325 a favor del veto suspensivo.

August Decrees
Decretos de agosto
Charles Monnet (Public Domain)

Sin embargo, los que esperaban un compromiso se equivocaron. En sus comentarios oficiales sobre el tema, el rey, aunque aprobaba el espíritu general de los decretos, desaprobaba su contenido, como el desmantelamiento del feudalismo. Lejos de ratificar los documentos, a muchos les pareció que el rey pretendía utilizar su recién aprobado poder de veto contra ellos. Esto provocó una gran indignación. En uno de sus primeros discursos, Robespierre declaró lo siguiente:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

La respuesta del rey atenta no solo contra cualquier Constitución, sino incluso contra cualquier derecho nacional a tener una Constitución. Cualquiera que pueda imponer una condición a la Constitución... coloca su voluntad por encima de los derechos de la nación. (Davidson, 44)

A 13 millas de Versalles, la ciudad de París también se vio perturbada por las noticias. Los altos precios del pan ocasionaron teorías conspirativas de que la nobleza estaba matando de hambre al pueblo a propósito, llevando las tensiones a su punto de ebullición. Muchos vieron la reacción del rey a los decretos y a los Derechos del Hombre como una amenaza para la propia Revolución. En su influyente periódico L'Ami du Peuple, el periodista Jean-Paul Marat atacó la idea del veto del rey, advirtiendo a sus lectores de que "no tenéis nada que esperar de [los aristócratas], salvo servidumbre, pobreza y desolación" (Schama, 459).

La Asamblea envió a su presidente Jean-Joseph Mounier de vuelta al rey para rogarle que reconsiderara el consentimiento de los documentos y que aumentara el suministro de alimentos a París. Al recibir esta petición, Luis XVI guardó silencio durante unos días, como si considerara su papel adoptado como rey ciudadano. Luego, el 23 de septiembre, convocó al Regimiento real de Flandes en Versalles. Había elegido el absolutismo y, con ello, firmado la sentencia de muerte de su monarquía.

Eliminar publicidad

Advertisement

El banquete

A diferencia de la última vez que Luis XVI había convocado a las tropas en la cuenca de París, en julio anterior, no había querido que el Regimiento de Flandes actuara como una amenaza. En cambio, el rey, preocupado por otro motín como el de la Bastilla, pretendía que el regimiento reforzara las defensas de Versalles. Sin embargo, la llegada del regimiento el 1 de octubre terminó por perjudicarlo más que por beneficiarlo.

La noticia del banquete ofrecido por los guardaespaldas reales para recibir al Regimiento de Flandes se extendió por todo París como un reguero de pólvora. Aunque era habitual que una unidad militar de guarnición recibiera a su fuerza de relevo con un festín, lo ocurrido en Versalles fue descrito por periodistas agitadores como Marat como una "orgía glotona", ya que el consumo de cantidades tan abundantes de comida era un insulto para los hambrientos parisinos. Se supone que la reina María Antonieta (1755-1793) dijo aquí "que coman pastel", en respuesta a la inanición de los plebeyos, aunque no hay constancia de que lo dijera realmente.

Marie Antoinette and her Children
María Antonieta y sus hijos
Élisabeth Vigée Le Brun (Public Domain)

Más atroz que la gula fue la falta de respeto del banquete a la revolución. Según los periódicos parisinos, los soldados hicieron numerosos brindis a la familia real, y cada vez se emborrachaban más a medida que avanzaba la noche. Finalmente, los cortesanos reales empezaron a repartir escarapelas blancas y negras (negras para la reina, blancas para el rey). Fue entonces cuando alguien sacó la escarapela tricolor, símbolo de la revolución, y la arrojó al suelo, exclamando: "¡Abajo la escarapela de colores!". (Schama, 460). Los invitados a la cena procedieron a pisotear la tricolor, incluida la reina, que sostenía al delfín de cuatro años sobre sus hombros.

Eliminar publicidad

Advertisement

Esta noticia fue un horrible presagio para el pueblo de París, que sentía que su control sobre las ganancias revolucionarias era, en el mejor de los casos, tenue. Ya descontentos por el elevado precio del pan, la noticia del desenfrenado banquete real fue demasiado para ellos. En la noche del 4 de octubre, se oyó a una mujer dar un discurso en un mercado, instando a sus compañeras poissardes ("pescadoras" o "mujeres del mercado") a marchar sobre Versalles. Al día siguiente, esta intención se hizo realidad.

La ira de las mujeres del mercado

A primera hora de la mañana del 5 de octubre, una joven recorre las calles del este de París tocando un tambor. Poco a poco, se le fueron uniendo otras poissardes de diversos distritos, algunas portando armas improvisadas como garrotes y cuchillos. Mientras la procesión se dirigía al Hôtel de Ville, el ayuntamiento de París, tomaron el control de la iglesia de Santa Margarita, haciendo sonar las campanas para llamar a sus conciudadanas a la acción. Cuando llegaron al Hôtel, había hasta 7000 mujeres que gritaban: "¿Cuándo tendremos pan?".

La multitud se enfrentó a unidades de la Guardia Nacional bajo el mando de Hermigny. Después de que sus tropas dejaran claro que no iban a impedir que la multitud saqueara el Hôtel, Hermigny solicitó refuerzos y la presencia del comandante de la Guardia Nacional, Gilbert du Motier, marqués de Lafayette (1757-1834). Mientras tanto, la multitud asaltó el Hôtel, se llevó cientos de armas y dos cañones.

Eliminar publicidad

Advertisement

Portrait of Lafayette, as Commander of the National Guard
Retrato de Lafayette, como comandante de la Guardia Nacional
Jean-Baptiste Weyler (Public Domain)

La multitud solo fue disuadida de quemar el Hôtel y linchar a sus funcionarios gracias a Stanislas Maillard, que prometió conducir a la multitud hasta las puertas del propio Versalles para exigir pan al rey. Las poissardes aceptó seguirlo, y la multitud comenzó a marchar hacia Versalles en medio de una fuerte lluvia, arrastrando sus cañones tras ellas y gritando que venían a por "le bon papa", el rey Luis.

Lafayette llegó al Hôtel de Ville mucho después de que la multitud se hubiera marchado. Para entonces, había serias quejas entre sus hombres, que deseaban seguirlas a Versalles. Muchos de los guardias nacionales habían pertenecido a la Guardia Francesa y pensaban que su deber era proteger al rey y castigar a los guardias reales que habían faltado al respeto a la escarapela revolucionaria.

Lafayette estaba nervioso por llevar a la Guardia Nacional a Versalles; por un lado, no quería dejar París indefensa, y por otro, se daba cuenta de que llevar a la Guardia Nacional a Versalles equivaldría a llevar un ejército a las puertas del rey. No obstante, sus hombres dejaron claro que marcharían a Versalles con o sin su liderazgo. Enviaron a un mensajero por delante para alertar al rey y a la Asamblea de su llegada, y Lafayette se colocó vacilante a la cabeza de la columna y dirigió a 15.000 hombres bajo la lluvia torrencial. Pero antes de que los guardias nacionales salieran de las afueras de París, la turba de poissardes ya estaba en Versalles.

Asedio a Versalles

La multitud, agotada tras seis horas de marcha bajo la lluvia, fue recibida cordialmente por los magistrados locales, que les ofrecieron vino. Se les prohibió entrar en el recinto del palacio, custodiado por el Regimiento de Flandes apoyado por guardias suizos, aunque se las admitió en la sala donde se reunía la Asamblea. Cientos de poissardes fatigadas y empapadas por la lluvia se desplomaron en los bancos del salón, apoyando sus garrotes y cuchillos embarrados en los documentos legislativos.

Como líder percibido de la multitud, Maillard fue invitado por los diputados a exponer el motivo de la marcha. "Los aristócratas quieren que nos muramos de hambre", respondió, antes de afirmar que un molinero había sido sobornado con 200 libras para que no hiciera pan (Schama, 463). Los diputados indignados quisieron saber el nombre del molinero, pero las mujeres rechazaron a gritos la petición y proclamaron que habían venido a ejercer su derecho a revocar a los diputados, tal y como subrayaba el filósofo Rousseau. Agitadas, algunas mujeres empezaron a gritar consignas anticlericales contra el arzobispo de París, mientras que una mujer apartó de un manotazo a un sacerdote que le había ofrecido su mano en señal de saludo, espetando: "No estoy hecha para besar la pata de un perro" (Schama, 465). La multitud solo se calmó con los discursos de diputados como Robespierre, que se solidarizó con su situación. Una vez calmado el temperamento de la multitud, el presidente de la Asamblea, Mounier, prometió llevar una delegación a ver al rey.

National Assembly, 5 October 1789
Asamblea Nacional, 5 de octubre de 1789
Alexandre Dubelle (Public Domain)

Luis XVI, que había salido de caza, acababa de regresar a palacio. Se reunió con una delegación de seis mujeres, elegidas por la multitud. La portavoz de la delegación era Pierrette Chabry, una muchacha de 17 años elegida por su manera educada de hablar y su "aspecto virtuoso" (Schama, 465). Sin embargo, Chabry debió de sentirse muy nerviosa en presencia del rey, ya que se desmayó a sus pies. Rápidamente, Luis ordenó que le trajeran sales aromáticas y ayudó a Chabry a levantarse. Este acto de paternal benevolencia pareció ablandar los ánimos de la multitud. Después de ayudar a Chabry, Luis prometió a la delegación que ordenaría la entrega de alimentos a París desde los almacenes reales, y que habría más en camino. Aunque esto aplacó a algunos manifestantes, como Maillard, que regresó a París, la mayoría de los demás seguían insatisfechos.

Fue alrededor de esta hora, las 6 de la tarde, cuando el mensajero de Lafayette llegó a la Asamblea, junto con la noticia de que un ejército estaba marchando hacia Versalles. Sin saber exactamente cómo satisfacer a los manifestantes restantes y a la Guardia Nacional, Luis XVI se reunió con sus ministros para discutir sus líneas de acción. Decidió no huir, sino ceder y ratificar finalmente los Decretos de agosto y la Declaración de los Derechos del Hombre. Esperaba que esto, que para él era una enorme concesión, fuera suficiente para satisfacer al pueblo y permitirle permanecer en Versalles. Los hombres de Lafayette, al parecer, tenían otros planes.

Llegada de Lafayette

Justo después de la medianoche, la Guardia Nacional entró en Versalles de seis en seis; "eran tantos que incluso marchando en doble fila tardaron una hora en pasar" (Schama, 465). Muchos de sus miembros, especialmente los que habían jurado proteger al rey, ya habían tomado la decisión de llevarse a la familia real a París, para liberarla de las garras de sus antipatriotas guardaespaldas. Los guardias reales, tal vez comprendiendo que estaban en peligro, se retiraron a sus puestos dentro de los terrenos del palacio.

Lafayette se dirigió primero a la Asamblea Nacional, prometiendo que no tenía segundas intenciones y que solo había venido a garantizar la seguridad del rey.

Lafayette se dirigió primero a la Asamblea Nacional, prometiendo que no tenía segundas intenciones y que solo había venido a garantizar la seguridad del rey. Les aseguró que se restablecería la calma si despedían al Regimiento de Flandes y si el rey hacía otro gesto de simpatía hacia la escarapela revolucionaria. Luego se despidió de la Asamblea y se dirigió solo a los aposentos reales. Mientras tanto, fue arengado por los cortesanos reales que gritaban tras él: "¡Ahí va otro Cromwell!". (Davidson, 47). A esto, Lafayette supuestamente respondió: "Cromwell no habría venido desarmado". Quizá para disipar la idea de que era un aspirante a dictador, Lafayette saludó al rey postrándose y proclamando dramáticamente: "He venido a morir a los pies de Su Majestad" (Schama, 466).

Tras el dramatismo, Lafayette conferenció con el rey, y le dijo que lo más seguro era que acompañara a la Guardia Nacional de vuelta a París. Luis XVI prometió al general que lo hablaría con su familia y le daría una respuesta por la mañana. Fatigado, Lafayette volvió a informar de este encuentro a la Asamblea antes de retirarse a la casa de su abuelo y desplomarse en un sofá.

Rumbo a París

A las 5:30 de la mañana del 6 de octubre, un grupo de personas armadas se coló en el recinto del palacio e irrumpió en los apartamentos reales del Cour de Marbre. Un guardia afirmaría más tarde que estos asaltantes iban tras la reina, gritando que deseaban "arrancarle el corazón... cortarle la cabeza, friccionarle el hígado" (Schama, 467). Un guardia sorprendido disparó contra la multitud que se acercaba antes de que cayera sobre él y lo matara. Un segundo guardia pudo advertir a la reina a tiempo antes de que él también fuera asesinado. María Antonieta salió corriendo descalza de sus aposentos, pidiendo a gritos que alguien salvara a sus hijos, y corrió en su busca mientras la muchedumbre destrozaba el palacio pidiendo su muerte.

Antes de que la muchedumbre pudiera hacer daño a la familia real, fue detenida por los guardias nacionales al mando de Lazare Hoche (1768-1797), posteriormente héroe de las guerras revolucionarias francesas. Los hombres de Hoche alejaron a la familia real del peligro mientras la multitud hacía desfilar las cabezas cortadas de los dos guardias asesinados en picas.

Lafayette se despertó y se apresuró a socorrer a la familia real. El hecho de que hubiera estado durmiendo durante el violento asunto mancharía su hasta entonces célebre reputación, ya que los periódicos de París se referirían más tarde a él de forma burlona como "General Morfeo", en referencia al dios griego del sueño. Al llegar al palacio, Lafayette calmó primero las tensiones entre sus Guardias Nacionales y los guardias reales antes de dirigirse al rey y a la reina. Les dijo que debían saludar a la multitud desde lo alto del balcón, una propuesta que aterrorizó a la reina, que había estado a punto de ser asesinada poco antes. Con las palabras de consuelo del general, la reina salió al balcón junto al rey y sus hijos. La reacción de la multitud fue tibia hasta que Lafayette, siempre un hombre de espectáculo, clavó una escarapela tricolor en el sombrero de un guardaespaldas real antes de inclinarse y besar la mano de María Antonieta.

Lafayette and Marie Antoinette
Lafayette y María Antonieta
Unknown Artist (Public Domain)

Esta actuación dio sus frutos, ya que la multitud aplaudió salvajemente, coreando: "¡Por París!". Al parecer, Luis XVI ya no tenía elección en el asunto. Resignado a su destino, anunció: "Amigos míos, iré a París con mi mujer y mis hijos... ¡es al amor de mis buenos y fieles súbditos donde confío todo lo que me es más preciado!" (Davidson, 47).

Tres horas más tarde, una procesión masiva de 60.000 personas, según Lafayette, partió de Versalles. Los Guardias Nacionales encabezaban el desfile compuesto por la familia real y los cortesanos, los miembros del ministerio de Necker y los diputados de la Asamblea Nacional. En la retaguardia iba una caravana de carros llenos de harina y pan. Las mujeres marchaban junto a la caravana, animando y cantando que traían "al panadero, a la mujer del panadero y al muchacho del panadero a París". Esto, por supuesto, hacía referencia al rey, al que a menudo se lo llamaba el primer panadero del reino.

Una vez en París, el rey recibió la llave de la ciudad y fue conducido al Palacio de las Tullerías, donde él y su familia residirían en lo sucesivo. La Asamblea se instaló en un picadero abandonado al final de la calle de las Tullerías. Allí proclamaron que Luis XVI dejaría de ser conocido por el gran título de Rey de Francia y Navarra, que lo denotaba como monarca absoluto que gobernaba por derecho divino; a partir de entonces, sería simplemente Luis XVI, Rey de los franceses.

Aunque Francia no sería oficialmente una monarquía constitucional hasta la finalización de la constitución de 1791, el Antiguo Régimen murió ese día, el 6 de octubre de 1789. Simbólicamente, el palacio de Versalles ya estaba siendo tapiado, con enormes cerraduras de hierro en las puertas y guardias para disuadir a los saqueadores. Como observa el historiador Simon Schama, "Versalles ya se había convertido en un museo" (470).

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué fue la Marcha de las mujeres a Versalles?

La Marcha de las mujeres a Versalles fue cuando una multitud de más de 7000 parisinos, liderados por mujeres del mercado, marcharon hacia la ciudad real de Versalles exigiendo pan y reformas políticas al rey el 5 de octubre de 1789.

¿Cuál fue la causa de la Marcha de las mujeres a Versalles?

La marcha fue causada por los altos precios del pan, la negativa del rey a aceptar importantes reformas revolucionarias y un banquete real celebrado en Versalles, donde los soldados pisotearon la escarapela tricolor, símbolo de la revolución.

¿Cuál es el significado de la Marcha de las mujeres sobre Versalles?

La Marcha sobre Versalles acabó con la independencia que le quedaba al rey Luis XVI, poniendo fin a la monarquía absoluta de Francia y dando paso a un efímero período de monarquía constitucional.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, junio 28). Marcha de las mujeres a Versalles [Women's March on Versailles]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20893/marcha-de-las-mujeres-a-versalles/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Marcha de las mujeres a Versalles." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación junio 28, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20893/marcha-de-las-mujeres-a-versalles/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Marcha de las mujeres a Versalles." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 28 jun 2022. Web. 14 ago 2022.

Afiliación