Salomón

Recaudación de fondos para las traducciones

Para que los estudiantes de todo el mundo puedan aprender historia de manera gratuita, tenemos que brindar contenido en diferentes idiomas. Haz una donación ahora y ayúdanos a traducir para que podamos tener un impacto global de verdad. ¡Te lo agradecemos!
$900 / $3000

Definición

John S. Knox
por , traducido por Dempsey Rosales Acosta
Publicado el 25 enero 2017
X

Texto original en inglés: Solomon

Dream of Solomon (by Web Gallery of Art, Public Domain)
Sueño de Salomón
Web Gallery of Art (Public Domain)

Según la tradición bíblica (y algunos dirían que es un mito), el rey Salomón fue el tercer y último rey del antiguo Reino Unido de Israel. Otras religiones, como el Islam y el rastafarianismo, también adoptan la noción de Salomón como un rey sagaz y un poderoso profeta de Israel. Era famosamente reconocido por su sabiduría, sus prolíficos escritos y sus logros arquitectónicos. Nacido alrededor del 1010 AEC, Salomón fue el décimo hijo del rey David (el segundo rey del antiguo Israel unido) y el segundo hijo de Betsabé. Como el rey Saúl y el rey David, el rey Salomón reinó durante 40 años en uno de los períodos más álgidos y prósperos en la historia de Israel, llamado por muchos, “La edad de oro” de Israel.

Durante su reinado, Salomón controló las rutas comerciales que salían de Edom, Arabia, India, África y Judea. Construyó una red elaborada y rentable de alianzas (cimentada por una enorme asamblea de cientos de esposas y concubinas), y se le acredita la construcción del primer Templo de Dios en Jerusalén, que fue destruido (junto con toda la ciudad de Jerusalén) por los babilonios en el 586 AEC. A pesar de los éxitos soberanos iniciales, el fin del reinado de Salomón estuvo marcado por varias insurrecciones y ataques de enemigos nacionales y extranjeros, así como por la desintegración de la integridad nacional y religiosa debido a los apaciguamientos culturales dentro de Israel, que comprometieron y debilitaron el tejido social de su reino unido. Salomón murió en el 931 AEC, a la edad de 80 años, posiblemente siendo el rey más próspero y productivo que jamás haya gobernado sobre Israel.

Eliminar publicidad

Advertisement

La historia tradicional del rey Salomón

La historia del rey Salomón comienza con su padre, el rey David, y su madre, Betsabé. En las escrituras hebreas, 2 Samuel 3 declara que el rey David, ungido por el profeta Samuel antes de la muerte del rey Saúl para reemplazarlo, se convirtió oficialmente en el rey de Judea (1010 AEC). Más tarde, 2 Samuel 5 declara que (en el 1002 AEC) todos los ancianos de Israel se acercaron a él para que fuera su gobernante, y “el rey hizo un pacto con ellos en Hebrón ante el Señor, y ungieron a David como rey sobre Israel”. El reinado del rey David duró 40 años y, como el rey Saúl, comenzó mejor que terminó.

Según las escrituras hebreas, Salomón recibió no solo conocimiento y sabiduría, sino también “riquezas y poder y honor.

El celo inicial de David por Dios y por la integridad ética allanó el camino para su temprana fama y fortuna, aunque siendo un hombre de guerra y sangre (según las escrituras), Dios decidió que David no era adecuado para ser el que construyera el Templo de Dios (que sería puesto en manos de su hijo, Salomón). Además, el asunto ilícito de David y las acciones tortuosas posteriores (que llevaron al asesinato de Urías, el hitita, y su encubrimiento) complicaron el resto del reinado de David, junto con la violación de Tamar, el asesinato de Ammón y el intento del golpe de Absalón, entre otras controversias.

Eliminar publicidad

Advertisement

Al final de la vida de David, había perdido el contacto con la sociedad israelita y, finalmente, también perdió el control político de la misma. Esto llevó a un intento de golpe por parte de su hijo, Adonías (cuya madre era Jagguit, la quinta esposa de David), quien se proclamó rey con la ayuda del general Joab y Abiatar el sacerdote; sin embargo, la mayoría de los agentes institucionales de Israel no apoyaron la afirmación de Adonías. Las escrituras hebreas afirman que el profeta Natán fue primero a Betsabé para alertarla sobre la usurpación del trono por parte de Adonías, quien luego fue a su esposo, el rey David, para darle la preocupante noticia. Finalmente, el profeta Natán se unió a los dos, y el rey David oficialmente hizo a Salomón su heredero aparente. David dijo: “Ciertamente tu hijo Salomón será rey después de mí, y se sentará en mi trono, en mi lugar” (1 Reyes 1).

Salomón se convierte en rey

El rey David murió por causas naturales en 961 AEC; fue enterrado en Jerusalén y, como se sugiere en las escrituras hebreas y griegas, facilitó el establecimiento del reino eterno de Dios a través de su piedad y linaje. Antes de su muerte, David dio su última advertencia a su hijo, Salomón, diciéndole: “Guarda la ordenanza del Señor tu Dios: anda en sus caminos, guarda sus estatutos, sus mandamientos, sus juicios y sus testimonios, como está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y dondequiera que vayas. . . porque tú eres sabio” (1 Reyes 2).

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Map of the Levant circa 830 BCE
Mapa del Levante circa 830 a.C.
Richardprins (GNU FDL)

La amenaza de guerra civil y la ejecución inmediata de Adonías como traidor se evitó por un tiempo; sin embargo, Adonías intentó poseer a la ex concubina sexual del rey David, Abisag la sunamita, a espaldas del rey Salomón. Esto enfureció a Salomón muy probablemente debido a la subrepticia triangulación política de Betsabé por parte de Adonías y debido a las maquinaciones políticas de Adonías para seguir los pasos del rey David. A partir de entonces, “el rey Salomón envió por mano de Benaías, hijo de Joiada, e hirió [a Adonías] y murió” (1 Reyes 1). El rey Salomón también envió a capturar a los otros cabecillas del golpe: el general Joab y Abiatar el sacerdote, aunque Joab fue ejecutado, Abiatar fue exiliado.

Quizás una de las partes más fantásticas pero fundamentales de la historia bíblica de Salomón es el regalo divino que recibió de Dios según se narra en las escrituras hebreas. Salomón imploró: “Ahora, oh Señor Dios, que se establezca tu promesa para con David mi padre, porque me has hecho rey sobre un pueblo que es como el polvo de la tierra en multitud. Ahora dame sabiduría y conocimiento.” Según las escrituras hebreas, esto impresionó a Dios, por lo que Salomón recibió no solo conocimiento y sabiduría, sino también “riquezas y poder y honor, como ninguno de los reyes que fueron antes de ti, ni ninguno después de ti tendrá semejantemente” (2 Crónicas 1). El Corán también indica que Salomón recibió un don divino de sabiduría, junto con otros dones especiales (21:78-79): “E hicimos que Sulaiman [Salomón] entendiera (el caso); y a cada uno de ellos le dimos juicio y conocimiento ".

Eliminar publicidad

Advertisement

Características del reinado de Salomón

Según las escrituras hebreas, “El rey hizo que la plata y el oro fueran tan comunes en Jerusalén como las piedras, e hizo los cedros tan abundantes como los sicomoros que hay en las tierras bajas” (2 Crónicas 1).

La prosperidad y el éxito de Salomón también se lograron mediante ingeniosas reformas e innovaciones como la mejora de las medidas de defensa, la expansión de la corte real, la ganancia financiera inesperada de impuestos más sofisticados, reclutamiento laboral de cananeos e israelitas, tributos y obsequios de países extranjeros bajo la influencia de Salomón, y un sistema de comercio terrestre y marítimo que utilizaba una poderosa armada y un ejército para proteger los activos y las rutas comerciales. Según las escrituras hebreas, “El rey hizo que la plata y el oro fueran tan comunes en Jerusalén como las piedras, e hizo los cedros tan abundantes como los sicomoros que hay en las tierras bajas” (2 Crónicas 1).

El rey Salomón también era famoso por sus relaciones internacionales, formando alianzas con otras naciones poderosas cercanas como Egipto, Moab, Tiro, Arabia, etc. Muchas de estas asociaciones se cimentaron a través de matrimonios reales y la entrega de concubinas a Salomón, lo que finalmente le valió 700 esposas y 300 concubinas. Una de las relaciones político-amorosas más famosas del rey Salomón fue con la reina de Saba (que algunos especulan que es el Yemen actual), que visitó Israel con un generoso tributo de 120 talentos de oro. Las escrituras hebreas dicen: “Y cuando la reina de Saba vio la sabiduría de Salomón, la casa que él había construido, la comida en su mesa, los asientos de sus sirvientes, el servicio de sus camareros y sus ropas, sus coperos y sus vestidos, y su entrada por la cual subió a la casa del Señor, no había más espíritu en ella ”(2 Crónicas 9).

Claramente, la Reina quedó impresionada con Salomón y sus logros, y los dos cultivaron una relación íntima, con Saba encontró la ayuda para crear, fomentar y mantener el comercio de Salomón con otros reyes árabes. Además, según la fe rastafariana, Salomón y Saba concibieron un hijo juntos, cuyos descendientes incluían a Haile Selassie I, “el Dios de la raza negra,” ya que Selassie estaría relacionado tanto con el rey David como con Jesucristo de Nazaret.

Eliminar publicidad

Advertisement

Templo de Salomón

En las escrituras hebreas se le atribuye al rey Salomón el patrocinio, la planificación, la financiación y la ejecución de la construcción del templo para albergar el Arca de la Alianza, según los deseos de su padre, el rey David y Dios. La construcción del templo se narra en 1 Reyes y 2 Crónicas, con el inicio de la construcción en el cuarto año del reinado de Salomón, y la construcción se completó siete años después con una dedicación ostentosa. En una celebración de siete días, Salomón sacrificó 22.000 bueyes y 120.000 ovejas para celebrar la finalización del Templo y la voluntad de Dios de morar entre ellos, allí.

Solomon's Temple, Jerusalem
Templo de Salomón, Jerusalén
Unknown Artist (Public Domain)

El diseño arquitectónico del Templo se inspiró en el tabernáculo que había albergado el Arca de la Alianza durante décadas (si no siglos). Bastante lujoso, tenía el doble de tamaño y estaba construido principalmente de piedra, con paneles de cedro para ocultar toda la albañilería, que estaba recubierta de oro. El interior del Templo estaba decorado con elaboradas tallas (calabazas y flores abiertas), candelabros de oro, un altar de incienso (también llamado “el altar de oro”) y dos pilares de bronce entre otros adornos. En una era arquitectónica menos avanzada, con más de 100 pies de largo, por 40 pies de ancho, por 60 pies de alto (30 x 12 x 18 m) con puertas exteriores de marfil, el Primer Templo debió haber parecido una imposibilidad, un logro milagroso, para la mayoría de los visitantes israelitas.

Según las escrituras hebreas, después de que se completó el Templo, Salomón finalmente hizo que el Arca de la Alianza se trasladara de la tienda que el rey David había hecho para ella y la colocó en su cámara especializada en el extremo más occidental del Templo llamado, “El Santo de los Santos.” Un cubo perfecto de 20 x 20 x 20 pies (6 x 6 x 6 m), ésta era la habitación más sagrada a la que nadie, con la excepción del Sumo Sacerdote (en el día de la expiación), no podía entrar sin morir. Institucional y nacionalmente, fue la intersección de la Divinidad con su Pueblo a través de su mediador. El Templo no solo albergaba a los sacerdotes levitas de Dios. Se construyeron cuartos laterales y un patio alrededor de todo el edificio, con áreas separadas tanto para los sacerdotes como para la gente común de Israel.

Eliminar publicidad

Advertisement

Como constructor, el rey Salomón también participó en otros proyectos de construcción como su palacio personal, el Palacio del Bosque de Líbano, el Salón de los Pilares y el Salón de la Justicia. Sin embargo, Salomón no restringió sus proyectos solo a Jerusalén. También reconstruyó varias ciudades; encargó flotas de barcos y construyó numerosos puertos para acomodar la munificencia de las rutas comerciales; y construyó establos para albergar a sus miles de caballos y carros. Incluso es posible que é hubiese ayudado a erigir (o financiar a través del saqueo del Templo por parte de los asirios o babilonios) los famosos Jardines Colgantes (una de las legendarias Siete Maravillas del Mundo).

Literatura de Salomón

Al rey Salomón también se le atribuye la contribución de varios libros y obras literarias en las escrituras hebreas, incluido el libro de Proverbios, el Cantar de los Cantares y el Eclesiastés, así como también se le atribuye haber escrito tradicionalmente algunas obras extrabíblicas que incluyen canciones musicales, poesía, historias y obras científicas en botánica y zoología (aunque no se han descubierto escritos existentes, actualmente). Bajo Salomón, la edad de oro de Israel produjo la mayoría de las obras que finalmente se reunieron en la sección de “Los Escritos” o “Ketubim” de las escrituras hebreas.

Model of Herod's Renovation of the Temple of Jerusalem
Maqueta de la Renovación del Templo de Jerusalén por parte de Herodes
Berthold Werner (Public Domain)

Aunque la teología es un componente de los escritos de Salomón, el género de la sabiduría (también visto en la literatura egipcia y acádica) se enfoca más en áreas fuera de la teología, brindando consejos sobre el mundo creado, relaciones, asuntos prácticos y una variedad de temas o desafíos personales. Por lo tanto, Proverbios trata sobre el arte de vivir, sobre cómo tomar decisiones inteligentes para el bienestar futuro de uno. El Cantar de los Cantares (o El Canto de Salomón) es un poema romántico que presenta la unión definitiva entre la novia y el novio, centrándose en temas de amor, sabiduría, belleza, poder, deseo, sexo, lealtad, etc. El Libro del Eclesiastés es un testamento real que incluye reflexiones personales, meditaciones e instrucciones sobre el significado y los propósitos de la vida, aludiendo a varios aspectos que habrían sido relevantes para las propias experiencias personales de Salomón: sabiduría, futilidad, riquezas, siervos, hedonismo, productividad y humilde autorrealización. Aunque Salomón fue el sabio original de muchos de sus proverbios, también buscó en su reino e imperio otros escritos e ideas de hombres eruditos y los incluyó en sus compilaciones.

Fuera de las escrituras hebreas, también existen escritos que se atribuyen al rey Salomón. La obra pseudoepígrafa, El Testamento de Salomón es un libro del siglo III EC que sincretiza la magia, la astrología y la demonología para discutir la construcción del Templo entre otros subtemas. En el apócrifo, la Sabiduría de Salomón se presenta una colección deuterocanónica de dichos sabios atribuidos al rey Salomón (basada en el capítulo 9:7-8), aunque el Fragmento Muratoriano sugiere que fue “escrito por los amigos de Salomón en su honor.”

Perdiendo el favor de Dios

A pesar de todos estos grandes logros, las escrituras hebreas indican que el declive de Salomón fue similar a la caída de los reyes anteriores del Israel unido; similar, en que la vanidad personal y el compromiso religioso y moral condujeron a la desintegración social y la disensión. Salomón lentamente marginalizó su relación y obligaciones con Dios para apaciguar a sus muchas esposas extranjeras y para proteger la prosperidad y longevidad de su gobierno. Al final, “las esposas [de Salomón] volvieron su corazón en pos de otros dioses, y su corazón no se consagró por completo al Señor su Dios, como lo había sido el corazón de David su padre” (1 Reyes 11). Las acciones desleales y la actitud ingrata de Salomón, a pesar de ser el hombre más sabio y bendecido de la tierra, provocaron la ira y el juicio del Señor.

Por lo tanto, aunque todavía podía mantener el control de la nación de Israel debido a la promesa de Dios para con el rey David, Salomón perdió la protección y el favor de Dios que antes le había proporcionado una paz y una prosperidad notables cuando era obediente a Dios. Salomón pronto encontró nuevos desafíos dentro y fuera de su reino, incluido Jeroboam, a quien el profeta Ahías le prometió reinar sobre Israel, desde Hadad de Edom que desafió el control territorial de Salomón en el territorio del sur de Israel, y desde Rezón de Damasco, quien amenazó el control de Salomón sobre el territorio del norte de Israel.

El rey Salomón murió por causas naturales en el 931 AEC a la edad de 80 años. Su hijo, Roboam, heredó el trono, lo que provocó una guerra civil y el fin del Reino Unido de Israel en el 930 AEC.

Evidencia epigráfica y arqueológica del rey Salomón

Al igual que con el rey David, verificar la existencia del rey Salomón es un desafío, en el mejor de los casos, especialmente porque los epígrafes suelen proporcionar información imprecisa y los relatos bíblicos se basan en una presuposición de realidades sobrenaturales. Aunque hay mucha evidencia arqueológica y epigráfica para corroborar la posibilidad de algunas / muchas afirmaciones bíblicas (no sobrenaturales), los hallazgos arqueológicos hasta la fecha han proporcionado una afirmación mayoritariamente indirecta. Con tales lagunas en la evidencia arqueológica y con la contaminación de demasiados campos arqueológicos, es fácil especular, teorizar o argumentar desde el silencio, pero es difícil probar o refutar empíricamente la existencia de Salomón. Aun así, recientemente se han descubierto algunos hallazgos arqueológicos provocativos pero controversiales durante el último siglo que requieren consideración.

Aunque se desconoce su primer descubridor, en 1828 EC, Jean-François Champollion, quien también descubrió la Piedra Rosetta en 1799 EC, examinó la puerta del Portal de Bubastita (construida en 925 AEC) en el templo de Amón en Tebas. En sus paredes, entre las pinturas históricas, se puede acceder a una larga lista de pueblos derrotados por el faraón Shoshenq, incluidos los de las “Tierras Altas / Alturas de David,” presuntamente dirigidos por el rey Roboam, lo que llevó a Champollion a concluir que el faraón Shoshenq y el rey Shishak de Egipto, como se menciona en 1 Reyes en las escrituras hebreas, son uno y el mismo.

En 1868 EC, el misionero Frederick Augustus Klein descubrió una estela intacta en Dhiban, Jordania, llamada “Mesha Stele” o la “Piedra Moabita,” con un texto que no se podía leer. Aunque la estela fue destrozada por lugareños contenciosos el año siguiente, se hizo una impresión en papel maché y la estela se volvió a montar. La inscripción en la estela hace referencia a los moabitas, su dios, y también a la nación de Israel y Omrí, su sexto rey. Hallazgos similares como el Obelisco Negro de Salmanasar III y la Crónica de Senaquerib también confirman la existencia de reyes israelitas durante la hegemonía asiria.

The Black Obelisk of Shalmaneser III, side A, 2nd register
El obelisco negro de Shalmaneser III, lado A, 2º registro
Osama Shukir Muhammed Amin (CC BY-NC-SA)

Entre 1957 EC, y 1971 EC, el arqueólogo Yigael Yadin comenzó excavaciones en dos de las tres ciudades mencionadas en 1 Reyes 9 (completamente en Hazor y en una investigación superficial en Meguido), que tenían puertas supuestamente construidas por el Rey Salomón aproximadamente en el 960 AEC. Basado en evidencia arqueológica comparada de los tres sitios, que incluyó el informe de excavación de Macalister en Gezer del 1902 al 2009 EC, Yadin concluyó que las tres puertas de la ciudad fueron diseñadas por el mismo ingeniero (basado en las mismas dimensiones estructurales), construidas por los mismos trabajadores (estilística y metodológicamente de Fenicia), y utilizaron el mismo material (contenían sillería de cantera de Tiro). Además, en la década de 1860 EC, Charles Warren descubrió un muro y un patio en Jerusalén que luego se descubrió que eran idénticos al de Meguido y que datan del período del rey Salomón.

En 1993 EC, Avraham Biran descubrió la inscripción Tel Dan en una estela rota en el norte de Israel. La inscripción conmemora la victoria de un rey arameo sobre sus vecinos del sur, y específicamente hace referencia tanto al “rey de Israel” como al “rey de la casa de David.” Ésta es quizás la primera evidencia histórica real y directa de la dinastía davídica en Israel.

En el 2010 EC, Eilat Mazar y su equipo descubrieron un muro del siglo X AEC, entre el Monte del Templo y el actual barrio árabe de Silwan. El muro era parte de un complejo más grande que incluía una caseta de entrada, una torre de vigilancia y otros edificios. Según los artefactos encontrados en el área y sus alrededores, Mazar sospecha que el muro tiene al menos 3.000 años de antigüedad, lo que ubicaría su construcción en el período de tiempo del rey Salomón (como se menciona en 1 Reyes).

En el 2012 EC, Eilat Mazar y su equipo arqueológico descubrieron una estructura antigua en el Ofel en Jerusalén que se remonta a la era salomónica. En una depresión del lecho rocoso dentro de esa estructura, los arqueólogos también descubrieron una gran jarra de almacenamiento (o pithos) con las letras alfabéticas más antiguas jamás encontradas en Jerusalén, escritas en una jarra de barro. Aunque los sellos no hacen referencia directa al rey David o al rey Salomón, la inscripción del Ofel no solo sugiere una sociedad avanzada que vivía en Jerusalén antes de lo que se creía anteriormente, sino que también indica una administración en pleno funcionamiento que recaudó impuestos e implementó regulaciones durante el período del reinado del rey Salomón.

En el 2013 EC, Erez Ben-Yosef y su equipo arqueológico descubrieron evidencia de datación por radiocarbono que obligó a muchos arqueólogos e historiadores a revisar sus presunciones sobre las minas de cobre en el desierto de Arabah en Israel. Anteriormente se suponía que eran egipcias, la nueva evidencia sugiere que las minas en realidad fueron operadas por los edomitas, los antiguos enemigos de Israel a los que se hace referencia repetidamente en las escrituras hebreas, que vivieron durante el período de Salomón.

En el 2014 EC, estudiantes y profesores de la Universidad Estatal de Mississippi descubrieron seis sellos de arcilla oficiales en el sur de Israel cerca de Gaza. Aunque los sellos no hacen referencia directa al rey David o al rey Salomón, los sellos de arcilla de Khirbet Summeily indican la actividad oficial del gobierno en el siglo X AEC, que se suponía que era demasiado tribal para tal sofisticación.

En el 2016 EC, los arqueólogos israelíes descubrieron numerosos artefactos pequeños del Monte del Templo, que datan de la época del Primer Templo, hace casi 3.000 años. Los fragmentos de la excavación arqueológica incluyen fragmentos de cerámica (estándar en la datación arqueológica general), semillas de aceitunas, huesos de animales, y todos comparten una fecha uniforme del período salomónico, según los hallazgos del equipo.

Conclusión

De ninguna manera son conclusivos los descubrimientos antes mencionados que dan cierta credibilidad a la teoría de que el Reino Unido de Israel existió una vez en la región del Mediterráneo, aunque la influencia regional de Israel, la destreza militar, las contribuciones a la infraestructura y los primeros líderes fundamentales todavía están algo velados. Afortunadamente, se siguen realizando nuevos descubrimientos arqueológicos y la tecnología avanzada sigue sacando a la luz las sombras de lo que ha estado oculto durante siglos y siglos.

La evidencia arqueológica e histórica de otros reyes de Israel y Judá, como Omrí, Ajab, Joram, Ocozías, Jehú, Ezequías, han sido descubiertos en el paisaje histórico (y posiblemente se podría esperar que siguieran más). Todavía así, considerando la visión tradicional del Rey Salomón como el hombre más sabio y próspero de la tierra y Rey de su tiempo (y de todos los reyes futuros de Israel), la falta de referencias históricas y arqueológicas directas sobre él, o sobre al nombre “Rey Salomón” fuera de las escrituras hebreas, que lo describen como el más sabio de todos los tontos, es bastante irónico o evidente, de hecho.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Dempsey Rosales Acosta
Dempsey Rosales Acosta es profesor titular de Teología en la Universidad de St. Thomas (Houston, TX: Estados Unidos). Le gusta enseñar cursos bilingües en inglés y español para diversas audiencias en los Estados Unidos.

Sobre el autor

John S. Knox
Dr. John S. Knox has taught sociology, history, and religion for nearly two decades at Christian universities in the Pacific Northwest and the East Coast. He authored 10 books to date and numerous scholarly articles on Sociology, History, and Religion.

Cita este trabajo

Estilo APA

Knox, J. S. (2017, enero 25). Salomón [Solomon]. (D. R. Acosta, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-195/salomon/

Estilo Chicago

Knox, John S.. "Salomón." Traducido por Dempsey Rosales Acosta. World History Encyclopedia. Última modificación enero 25, 2017. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-195/salomon/.

Estilo MLA

Knox, John S.. "Salomón." Traducido por Dempsey Rosales Acosta. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 25 ene 2017. Web. 27 nov 2021.

Afiliación