Colonización europea de las Américas

Recaudación de fondos para las traducciones

Nuestra visión: educación en historia gratuita para todos, en todo el mundo, en todos los idiomas. Sabemos que es una meta ambiciosa, pero no nos detendremos. Para lograrlo, necesitamos traducir... ¡Y mucho! Haz una donación ahora y ayúdanos a tener un verdadero impacto global. ¡Te lo agradecemos!
$1109 / $3000

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo Sandes
Publicado el 19 octubre 2020
X

Texto original en inglés: European Colonization of the Americas

Secoton Village by John White (by John White, CC BY-NC-SA)
Pueblo de Secoton por John White
John White (CC BY-NC-SA)

La colonización europea de las Américas fue el proceso por el cual los colonos europeos poblaron las regiones norte, central y sur de América y las islas del Caribe. También se reconoce como la causa directa de la sustitución y, en la mayoría de los casos, desaparición de varias poblaciones indígenas de esas regiones, inicialmente entre 1492 y 1620, con otra gran llegada entre 1620 y 1720 aproximadamente, e incluso otras hacia los comienzos del s. XX. Con la llegada de más europeos, mayor era la cantidad de tierra pretendida, obligando a los americanos nativos a retirarse en reservas conforme los inmigrantes agrandaban sus colonias.

La primera comunidad europea en Norteamérica se estableció alrededor del 980 - 1030, dirigida por el vikingo nórdico Leif Erikson (c. 970 - c. 980), en la Isla de Terranova, en el sitio conocido actualmente como L'Anse aux Meadows. Sin embargo, esta colonia era temporal, y los nórdicos emprendieron su retorno a Groenlandia luego de poco más de un año, sin alentar futuras expediciones al lugar. A pesar de que se han encontrado artefactos nórdicos a lo largo de la costa este de Norteamérica –lo cual sugiere exploraciones más extensas– no se ha podido confirmar que esto pruebe una presencia nórdica más vasta en las Américas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Por tanto, la colonización europea de la región comienza con Cristóbal Colón (1451-1506), cuyos viajes a las Indias Occidentales, América Central y del Sur y otras islas del Caribe entre 1492 y 1504 despertaron el interés de los europeos por el denominado Nuevo Mundo. Colón no estaba pensando en descubrir las Américas, sino que buscaba nuevas rutas marítimas a Asia, luego de que el Imperio Otomano cerrara la ruta comercial terrestre (conocida como la Ruta de la Seda) en 1453; acontecimiento que pone en marcha la llamada Era de los Descubrimientos. Colón, viajando en nombre de España, abrió camino para que colonos españoles se instalaran en la región que él había explorado, de donde se derivaría luego a la conquista española de América Central y del Sur durante todo el siglo XVI.

En el 1500, Portugal pretendía apropiarse de la región del actual Brasil, a través del aristócrata y marino portugués Pedro Álvares Cabral (c. 1468 - c. 1520), al tiempo que Francia pretendía lo mismo respecto de partes de la actual región de Canadá, luego de que hubiera sido explorada por el navegante y explorador florentino Giovanni da Verrazzano (1485-1528, quien cartografió la costa este de Norteamérica) en 1524, llevando al establecimiento de la colonia de Nueva Francia en 1534.

Eliminar publicidad

Advertisement

La República Neerlandesa de los Países Bajos fundó la colonia de los Nuevos Países Bajos en Norteamérica (en las actuales regiones de los estados de Connecticut, Delaware, Nueva Jersey, Nueva York y alrededores) en 1614, y hacia 1638, Suecia establecería su propia Nueva Suecia en parte del actual Delaware. Otras naciones como Rusia, Alemania y Escocia también intentaron establecerse en el Nuevo Mundo, pero no lo lograron.

DENTRO DE LAS PLANTAS MÁS RELEVANTES QUE LOS INDÍGENAS PRESENTARON A LOS COLONIZADORES DE NORTEAMÉRICA, SE ENCUENTRA EL TABACO.

La riqueza que adquirió España de sus colonias y de la esclavización y venta de indígenas alentó a Inglaterra a establecer su propia presencia en el Nuevo Mundo. Las primeras dos colonias – Popham y Roanoke – fracasaron, pero la tercera, Jamestown, fundada en Virginia en 1607, prosperó. Le siguió la colonia de Plymouth, fundada en 1620 en Massachusetts y luego se establecieron las regiones de control europeo básicas, a pesar de conflictos periódicos. Sin embargo, la Guerra franco-india (1754-1763) generó cambios significativos y la consolidación del control inglés de todo el litoral este de los actuales Estados Unidos.

La colonización es reconocida por marcar el inicio del Intercambio Colombino, una expresión moderna acuñada en 1972 por el historiador Alfred W. Crosby, estudiante de tercer año en la Universidad de Texas en Austin, en referencia a la transferencia intercultural de animales, cultivos, enfermedades, tecnología, valores culturales y poblaciones humanas entre las Américas, África Occidental y Europa.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Dentro de las plantas más relevantes que los indígenas presentaron a los colonizadores de Norteamérica se encuentra el tabaco, que debido a que su cultivo era trabajoso y requería de una extensión de tierra cultivable considerable, generó hostilidad entre europeos y nativos conforme tomaban más y más tierras, deforestaban la tierra despejada y, hacia c. 1640, institucionalizaban la esclavitud, que los españoles ya habían establecido en América Central y del Sur como parte del sistema feudal de trabajo forzado denominado encomienda.

La historia de la conquista y colonización de las Américas fue escrita luego por los vencedores, quienes templaron la narrativa sobre sus esfuerzos en interés de la exploración, la civilización y la conversión de las poblaciones indígenas al Cristianismo. En la época moderna, esta narrativa ha sido desafiada y se ha apostado por el reconocimiento de las pérdidas culturales y los abusos de derechos humanos que los colonizadores europeos infligieron sobre los nativos americanos y africanos occidentales; pero hasta el momento, no ha surgido nada relevante de estos esfuerzos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Colón, Portugal y la Conquista española

El comercio entre Europa y Asia estuvo en marcha desde el 130 a.C. cuando la dinastía china Han (202 a.C. - 220 d.C.) abrió las rutas que actualmente conocemos como la Ruta de la Seda. A pesar de que hubo controversias respecto de estas rutas a lo largo de los años y de que distintas monarquías y tribus tomaban el control de ellas total o parcialmente, se mantenían abiertas, y las mercaderías circulaban a través de ellas hasta la caída del Imperio Bizantino por los otomanos en 1453; posteriormente, el Imperio Otomano cerró la Ruta de la Seda al Occidente.

Pero los europeos se habían acostumbrado a los artículos de Asia y comenzaron a buscar otras rutas a Oriente. Colón pensaba que podía encontrar un nuevo camino si navegaba hacia el oeste, recibió fondos para costear la expedición de parte de Fernando II e Isabel I de España y zarpó en su primer viaje en 1492. Colón desembarcó en las Bahamas, convencido de que la primera isla que reclamaba para España formaba parte de una cadena de islas justo frente a la costa de China. En sus próximos tres viajes intentaría encontrar un pasaje marítimo a la región que lo llevaría a Asia, pero luego del primero, España estaba igual de interesada en la colonización y explotación del Nuevo Mundo como en encontrar una nueva ruta a Oriente.

Portrait of a Man, Said to Be Christopher Columbus
Retrato de un hombre, quien se dice fue Cristóbal Colón
Sebastiano del Piombo (Public Domain)

Colón y su tripulación hicieron su primer viaje en tres embarcaciones; regresaron en 1493 al mando de 17 embarcaciones llenas de colonos, soldados, sacerdotes y grandes Mastines para intimidar a los nativos. Según había acordado con Fernando e Isabel, Colón se convirtió en el gobernador de la nueva colonia y estableció el sistema de encomienda mediante el cual los colonos españoles demarcaban una extensión de tierra considerable y ofrecían a los nativos americanos protección, principalmente de ellos mismos, a cambio de trabajo.

Eliminar publicidad

Advertisement

En el 1500, Cabral pretendió la región del actual Brasil y, hacia el 1530, se establecería allí una colonia. Los portugueses no tenían mayor respeto por las poblaciones indígenas que el que anteriormente había tenido Colón, y casi de inmediato las esclavizó. Al comprobar que la población no era inmune a las enfermedades europeas y pronto morían, y que además parecían no soportar el trabajo manual duro, importaron esclavos de África Occidental. A esta altura (alrededor del 1540), entre los esfuerzos de Colón y Cabral, se estima que el 90% de la población indígena había muerto.

Colón había prometido a Fernando e Isabel riquezas de oro del Nuevo Mundo que no había enviado, de manera que otros fueron encomendados con el encargo. Hernán Cortés (1485-1547) se encuentra dentro de estos infames, quien colonizó el Imperio Azteca de México entre 1519 y 1521 y envió al capitán Pedro de Alvarado (c. 1485-1541) a someter a los Mayas del norte en 1523, misión que el anterior conquistador Córdoba no pudo cumplir y que no se llevó a cabo hasta 1697, cuando el conquistador Martín de Ursúa (1653-1715) derrotó lo último de la resistencia Maya.

Cortés & the Siege of Tenochtitlan
Cortés y el Sitio de Tenochtitlán
Unknown Artist (Public Domain)

Para entonces, las culturas de los Mayas Yucatecas y Quiché (o K'iche') habían sido destruidas o enterradas. En 1562, en Mani, el obispo Diego de Landa quemó los libros e insignias de los Mayas de Yucatán (México); y el libro sagrado de los Quiché, el Popol Vuh, escrito c. 1554-1558, afirma al principio que está siendo escrito en secreto para preservar lo que ya se había perdido ante los conquistadores españoles.

Eliminar publicidad

Advertisement

La conquista continuó en otros territorios y en todas direcciones como parte del persistente afán de los europeos por el oro, que finalmente consolidó las pretensiones de apropiación españolas desde de las actuales regiones del suroeste de Estados Unidos hacia América Central y del Sur. En la actual región de Venezuela, Francisco de Pizarro (c. 1476-1541) conquistó a los Incas en 1532 y derrotó lo último de su resistencia hacia el 1572. Una vez que las poblaciones indígenas habían sido masacradas, vendidas como esclavos o eliminados de cualquier otra forma, los colonos españoles se establecieron en sus tierras.

Francia y los Países Bajos

CARTIER DENOMINÓ «CANADÁ» AL NUEVO TERRITORIO A PARTIR DE UNA PALABRA IROQUESA (KANATA) PARA «PUEBLO».

La colonia de Nueva Francia fue fundada en la actual Canadá por el explorador francés Jacques Cartier (1491-1557) en 1534. Francia también pretendería apropiarse de tierras en las regiones de Sudamérica, el Caribe, el estado de Luisiana y otros territorios. La misión de Cartier, igual que la de Colón, era navegar por pasaje marítimo a Asia y volver a Francia con oro. En su primer viaje, su tripulación y él retuvieron a dos de los hijos del jefe Iroqués Donnacona. Regresó en 1535 con tres barcos, los dos hijos (cuya retención había sido consentida por su padre a cambio de mercancías varias), y planes para establecerse, que se cumplirían en el tercer viaje de 1541. Cartier denominó «Canadá» al nuevo territorio, a partir de una palabra iroquesa (Kanata) para «pueblo».

Con base en lo que creyó que Donnacona había dicho, Cartier estaba seguro de que Canadá era una tierra repleta de oro, y una vez que las autoridades francesas estuvieron al tanto (terminó por llevarse a Donnacona para que él mismo pudiera decirles), llegaron más colonos y oportunistas luego de 1542. A los franceses no les interesaba esclavizar a la población indígena porque para ese entonces ya sabían que no eran buenos esclavos, y les resultaba más rentable hacer que los nativos trabajaran para ellos en proveerles de pieles de animales y otras mercancías para vender en Europa.

Map of New France, 1612 CE
Mapa de Nueva Francia, 1612
Samuel de Champlain (Public Domain)

Los holandeses también reclamarían partes del sur de Canadá, así como las actuales regiones del Valle del río Hudson en el estado de Nueva York, a través de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales que, al igual que el resto, buscaba una ruta a Asia (esta ruta escurridiza, nunca encontrada porque no existía, vino a llamarse Paso del Noroeste) y colonizó Norteamérica en el camino. El explorador Henry Hudson (Hendrick Hudson, c. 1565-1611) cartografió y reclamó tierras para la Compañía Holandesa de las Indias Orientales en 1609. Hacia 1614 las colonias se habrían establecido y en 1624 se sumaría la de Nueva Ámsterdam (Manhattan).

Primeras colonias inglesas

Inglaterra, sorprendida por las riquezas que España estaba adquiriendo del Nuevo Mundo, consideró establecer sus propias colonias, pero le fue más conveniente enviar corsarios (piratas autorizados por el gobierno de su nacionalidad) para detener los buques españoles que regresaban de las Américas y confiscar su carga; entre ellos se encontraba Sir Francis Drake (c. 1540-1596), conocido por los españoles como «el Dragón» debido a la ferocidad de sus ataques en asentamientos en Panamá y los constantes ataques a barcos españoles.

Francis Drake Portrait, Buckland Abbey
Retrato de Francis Drake, Abadía de Buckland
Marcus Gheeraerts the Younger (Public Domain)

Sin embargo, los ingleses sabían que sería más eficaz y eficiente enviar buques contra los españoles desde las costas de las Américas que desde las propias, de manera que la Reina Elizabeth I de Inglaterra (reinado: 1558-1603), quien había financiado las misiones de Drake, encomendó a su amigo y confidente Sir Walter Raleigh (c. 1552-1618) que enviara una expedición para reclamar cualquier territorio de las Américas que todavía no estuviera bajo el control de una nación europea.

Raleigh puso a los capitanes Philip Amadas y Arthur Barlowe a cargo de dos barcos y en 1584 los envió a encontrar un territorio propicio (encargo que se conoció como la Expedición Amadas-Barlowe). Regresaron más tarde ese mismo año, e informaron a Raleigh que habían encontrado una tierra pródiga, llena de nativos amigables; Raleigh transmitió el mensaje a Elizabeth y llamó «Virginia» a la tierra en honor a Elizabeth, la reina virgen.

El primer asentamiento se estableció en 1585, en la Isla Roanoke, tras el fracaso de los barcos de llegar a tierra firme a causa de una tormenta, bajo el mando de Ralph Lane (fallecido en 1603). La población indígena fue amable al principio, pero cuando las provisiones de los colonizadores comenzaron a escasear y los nativos se cansaron de ayudarlos sin obtener nada cambio, Lane atacó y dio muerte al jefe indígena. Luego, escasos de alimentos y superados en número por los nativos, los colonizadores se sumaron al viaje de regreso a su tierra natal con Francis Drake, quien pasaba por allí luego de otro asalto a los españoles.

En 1587, se envió una segunda expedición a cargo de un tal John White, quien trajo a su familia junto con 117 colonos, en su mayoría familias, a quienes se les había prometido tierras. Igual que antes, los colonizadores empezaron a quedarse sin alimentos, pero esta vez los indígenas no fueron tan amigables y no les ofrecieron ninguna ayuda. White regresó a Inglaterra en busca de provisiones y, a causa del mal tiempo y otras demoras, no regresó hasta 1590, cuando todos los colonizadores se habían ido, de donde surge el epíteto de “la colonia perdida”.

Arrival of the Roanoke Island Colonists
Llegada de los colonizadores de la Isla Roanoke
John White (Public Domain)

Uno de los motivos de la demora que impidieron que White regresara antes fue la amenaza de los barcos españoles que habían recibido la orden de detener corsarios ingleses como Drake. Decididos a atacar el problema de raíz, España reunió su armada completa - 132 barcos con 17.000 soldados y 7000 marinos - para invadir Inglaterra en 1588. Se encontraron con Drake y otros, quienes enviaron barcos en llamas en medio de los barcos enemigos, provocando el incendio de estos últimos, y cuya formación fue en seguida destruida por una tormenta repentina. Apenas la mitad de la flota logró regresar a España.

En 1603, fallece Elizabeth I y asume el trono James VI de Escocia, quien se convertiría en James I de Inglaterra (reinado: 1603-1625). Librados de la amenaza española, surgen nuevos planes para colonizar el Nuevo Mundo y, en 1606, se lanzan dos expediciones: una financiada por la Compañía Londres (también conocida como la Compañía de Virginia) y la otra por la Compañía Plymouth, a quienes el Rey James I había entregado estatutos para establecer colonias en distintas regiones de Norteamérica. La expedición de la Compañía Plymouth fundaría la Colonia Popham en la región del actual Maine, en 1607, fracasando luego de poco más de un año. La colonia de la Compañía de Virginia sería Jamestown, también fundada en 1607, a la que a pesar de que no le fue fácil mantenerse, logró convertirse en la primera colonia inglesa permanente en Norteamérica.

Conclusión

La colonia Jamestown apenas logró sobrevivir los primeros años, perdiendo el 80% de su población en unos pocos meses, principalmente debido a que los expedicionarios eran aristócratas de clase alta que se negaban a trabajar para obtener alimentos o trabajadores de clase baja sin habilidades para tareas agrícolas. La colonia fue salvada primero por el Capitán John Smith (1580-1631), un soldado, marino y aventurero que célebremente dijo: «el que no trabaje, no comerá» y se las ingenió para que los sobrevivientes se valieran por sí mismos, al tiempo que establecía una relación cordial con la población indígena de la tribu Powhatan, de quienes los colonizadores recibieron ayuda imprescindible para no morir de hambre.

Smith volvió a Inglaterra en 1609 y la colonia padeció su ausencia, atravesando el período conocido como La era del hambre, en la que recurrieron al canibalismo. Venía un barco en ayuda, el Sea Venture, pero se desvió de su curso y naufragó en Las Bermudas en 1609. Desprovistos de asistencia y desabastecidos, los colonizadores estuvieron a punto de abandonar el establecimiento y volver a Inglaterra cuando, en 1610, llegaron barcos con provisiones y tres hombres que serían la fortuna de la colonia: John Rolfe (1585-1622), que luego se casaría con la famosa Pocahontas (c. 1596-1617); Sir Thomas Gates (c. 1585-1622), el futuro gobernador; y Thomas West, Barón De La Warr (1577-1618).

De La Warr impidió que los colonos desesperados abandonaran la colonia y la gobernó, mientras Gates se encargaba de la administración diaria y Rolfe introducía una nueva mezcla de semillas de tabaco que estimó serían fructíferas en el suelo de Virginia y podrían venderse en Europa. Rolfe dio en el blanco, y el cultivo de tabaco no solo salvó la colonia sino que alentó a que otros ingleses vinieran al Nuevo Mundo. A su vez, y desafortunadamente, el cultivo requería grandes extensiones de tierra para su máxima explotación, y un futuro arribado, Sir Thomas Dale (c. 1560-1619), dispuso la aniquilación de la tribu Powhatan. Al principio, el trabajo necesario para el cultivo fue cubierto en virtud de una servidumbre por deuda, pero una vez que esta relación comenzó a ser problemática, se reemplazó por esclavitud institucionalizada.

En 1619, se convino la primera Cámara de los Burgueses, la primera asamblea de ingleses en Norteamérica, con el objetivo de recoger y establecer leyes. Este acontecimiento se conoce tradicionalmente como la primera expresión de democracia en el Nuevo Mundo, a pesar de que ahora sabemos que las tribus nativas americanas ya habían tenido formas democráticas de gobierno durante siglos.

El éxito de Jamestown envalentonó la fundación de la colonia de Plymouth en 1620 por los puritanos separatistas, bajo el mando de Edward Winslow (1595-1655) y William Bradford (1590-1657), quienes se consideraban peregrinos en busca de tierra sagrada en la que pudieran rendir su culto libremente. Finalmente, Jamestown sería abandonada y olvidada, pero la colonia de Plymouth, a pesar de que solo duraría hasta 1691, viviría en el imaginario nacional, inspirando la imagen de peregrinos agradecidos y nativos colaboradores como mito fundacional de lo que se convertiría en los Estados Unidos de América.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo Sandes
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark vivió en Grecia y Alemania y viajó por Egipto. Ha enseñado historia, escritura, literatura y filosofía a nivel universitario.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2020, octubre 19). Colonización europea de las Américas [European Colonization of the Americas]. (A. C. Sandes, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19230/colonizacion-europea-de-las-americas/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Colonización europea de las Américas." Traducido por Agustina Cardozo Sandes. World History Encyclopedia. Última modificación octubre 19, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19230/colonizacion-europea-de-las-americas/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Colonización europea de las Américas." Traducido por Agustina Cardozo Sandes. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 19 oct 2020. Web. 01 dic 2021.

Afiliación