La guerra de las Rosas

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por José Alejandro Tapia Reyes
Publicado el 24 febrero 2020
X

Texto original en inglés: Wars of the Roses

Edward IV of England & Lancastrian Fugitives at Tewkesbury Abbey (by Jappalang, Public Domain)
Eduardo IV de Inglaterra y fugitivos Lancastrianos en la abadía de Tewkesbury
Jappalang (Public Domain)

La guerra de las Rosas (1455-1487) fue un conflicto dinástico entre la nobleza inglesa y la monarquía que llevó a cuatro décadas de batallas intermitentes, ejecuciones y complots de asesinatos. La élite en Inglaterra estaba dividida en dos bandos, y cada uno se centraba en un descendiente de Eduardo III de Inglaterra (1327-1377): Los Yorkistas y los Lancastrianos. El nombre de la guerra deriva de la insignia de la librea de cada bando, aunque no se usaban tan comúnmente en ese momento: la rosa roja de Lancaster y la rosa blanca de York. El rey loco de los Lancaster, Enrique VI de Inglaterra de1 1422-61 y del 1470-71 sería amenazado por Eduardo el duque de York( 1411-1460) cuyo hijo se convirtió en el rey Eduardo IV de Inglaterra del 1461-70 y del 1471-83) Eduardo fue finalmente sucedido por su hermanos Ricardo III de Inglaterra (1483-85) cuya infame asociación con la muerte de los jóvenes herederos de Eduardo, "los príncipes de la torre" conmocionó a la nobleza, por lo tanto, se abrió la puerta para que el Enrique Tudor un lancastriano entrara y tomara el trono después de la muerte de Ricardo en la batalla de Borsworth en 1485. Enrique Tudor se convirtió en Enrique VII de Inglaterra (1485-1509). Y a través de su matrimonio con Isabel de York unió las dos casas y creó una nueva: La casa de los Tudor. El conflicto pudo haber tenido sólo un impacto limitado en la población en general, pero ciertamente sacudió a la nobleza a medida que las familias crecían y caían. El conflicto nunca ha dejado de cautivar la imaginación popular a autores de ficción que van desde Shakespeare hasta las adaptaciones de las obras George R. R. Martin con la serie de televisión Game of Thrones.

El nombre de la rosa

El nombre romántico del conflicto dinástico que afectó a la Inglaterra del siglo XV: "la guerra de las rosas" fue acuñado por el novelista Sir Walter Scot (1771-1832) después de las insignias posteriores de las dos familias principales involucradas (ninguna de las dos libreas eran usadas en ése momento), un rosa roja para la familia Lancaster y una rosa blanca para la casa de York. La división fue un poco más compleja que eso pues en realidad participaron otras familias nobles de Inglaterra quienes se unieron a alguno de los dos amplios bandos, los Lancastrianos y los Yorkistas. Los aliados de ambos lados cambiaron de lado a lo largo del conflicto en función de los favores, las muertes y las oportunidades. Otro problema con el nombre acuñado es que en realidad el conflicto dinástico no fue una guerra de hecho, sino una serie de batallas intermitentes y escaramuzas, algunos asedios menores, ejecuciones e intentos de asesinato. Es muy dudoso que las personas que vivían en la Inglaterra del siglo XV d. C., alguna vez fueran parte de un grupo cohesivo de los eventos históricos que ahora reunimos y en la práctica llamamos: La guerra de las rosas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Causas de la guerra de las rosas

Son muchas las causas que originaron la guerra de las rosas y a medida que avanzaban nuevos actores y motivaciones para perpetuarlo aún más. Quizás, la causa más temprana fue la causa más fue la acción de Enrique de Bolingbroke quién en 1399 tomó el trono por la fuerza, y se hizo Enrique IV de Inglaterra (1399-1413) y luego asesinó a su predecesor Ricardo II de Inglaterra (1377-1399). Enrique fue entonces, el primer rey de la casa de Lancaster (su padre fue Juan de Gante duque de Lancaster). El regicidio se había convertido en una estrategia política chocante pero no fallida.

Plucking the Red & White Roses
Arrancando las rosas rojas y blancas
Live Auctioneers (Public Domain)

Mucho más cerca a la guerra fue el inicio del incompetente reinado de Enrique VI. El rey había sido puesto en el trono cuando era un bebé tras la muerte repentina de su padre Enrique V (r. 1413-1422) rodeado de regentes y miembros de la corte ambiciosos y sin escrúpulos. El reinado de Enrique estuvo marcado por la anarquía en ciertas partes del país y una economía en decadencia. Luego cuando Enrique alcanzó la madurez, se produjo la última derrota contra Francia en el final de la guerra de los cien años (1337-1453). Los barones ingleses estaban en desacuerdo acerca de cómo lidiar con Francia: adoptar una estrategia más agresiva cómo lo había hecho Enrique V, negociar algún tipo de acuerdo u bien abandonar la idea de conquista en Europa continental por completo. Uno de los problemas era el dinero y el enorme gasto de las campañas militares en el extranjero. Enrique que se dejaba llevar fácilmente por quien le llamaba la atención y se mostraba indeciso justo cuando más se requería de decisión.

Eliminar publicidad

Advertisement

RICARDO EL DUQUE DE YORK TENÍA DOS COSAS A SU FAVOR: PRIMERO, ERA EL BISNIETO DEL REY EDUARDO III. SEGUNDO, ERA EL HOMBRE MÁS RICO DE INGLATERRA.

Enrique VI también fue lo suficientemente imprudente para involucrarse en las disputas personales entre sus barones, polarizando aún más el reino. Esta situación sólo empeoró en el 1445, por la decisión de Enrique de casarse con Margarita de Anjou (m. 1482), sobrina de Carlos VII de Francia (r. 1422- 1461). Algunos barones vieron esto como un acuerdo de paz con los franceses y la influencia clara de Margarita sobre el rey, quien era en exceso maleable, fue otra razón de discordia. Como si la impopularidad de Enrique no pudiera hundirse más, su elección de favoritos en especial el odiado Guillermo de la Pole, conde de Suffolk, generó aún más enemigos para el rey. Incluso los plebeyos no estaban contentos, como lo indica la rebelión de 1450 liderada por Jack Cade; quien protestó por los altos impuestos, la corrupción percibida en la corte y la ausencia de justicia local. Es posible que los plebeyos no hayan tenido ninguna influencia directa en el gobierno, pero el derrumbamiento social, quizás le dio a los nobles deseosos de derrocar el régimen otra excusa para hacerlo más allá de simplemente extender sus intereses propios. Con todos estas tensiones y dado los problemas mentales heredados de su abuelo materno Carlos VI de Francia (r. 1422-1461) quizás no sea tan sorprendente que Enrique tuviera un colapso mental en el 1453. Probablemente haya sido provocada por la derrota final ante Francia y la pérdida de todo territorio inglés excepto por Calais. Enrique se puso tan enfermo que no pudo moverse ni reconocer a nadie durante todo ése periodo. En esta situación el reino necesitaba un regente y por lo tanto, los problemas del estado comenzaron a multiplicarse cuando Inglaterra se dividió en dos grupos en guerra.

Los duques de York

Los barones de Inglaterra habían incrementando su riqueza y poder como consecuencia de la correspondiente desaparición de la corona. Los historiadores han notado un fenómeno al que llaman "feudalismo bastardo". Parte de este proceso fue el debilitamiento de la corona sobre la tierra, la riqueza y el poder político a nivel local. Los grandes propietarios gobernaron sus áreas como reyes y pudieron construir sus propios ejércitos privados. Eventualmente, algunos de estos barones se volvieron tan ambiciosos que, recordado el éxito de Enrique Bolingbroke, incluso se consideraron dignos del papel de rey de Inglaterra. Con un poco de sangre real en las venas, un barón podía persuadir a otros para que lo siguieran, especialmente a los barones que estaban en desgracia con el rey en el ejercicio. Algunos historiadores han llamado a estos actores políticos poderosos "los todo poderosos" ya que fueron capaces de derrocar al monarca legítimo. Además, ahora que las guerras en Francia habían terminado, estos hombres "todo poderosos" podían emplear a todos sus elementos armados y sus riquezas para sus ambiciones privadas en casa.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Family Tree of House Lancaster & York
Árbol genealógico de la casa de Lancaster y la casa de York
Shakko (CC BY-SA)

El más poderoso de estos barones en dicho periodo fue Ricardo, duque de York. Ricardo tenía dos cosas a su favor: primero, era el bisnieto del rey Eduardo III de Inglaterra y el sobrino del conde de March quien se había nombrado a sí mismo como legítimo heredero de Ricardo II de Inglaterra (r. 1377-1399). Segundo, era el hombre más rico de Inglaterra. Agregando estos dos factores, a la ambición y el talento militar del duque resultó ser una amenaza extremadamente peligrosa para la posición ya peligrosa ya incómoda de Enrique en el trono. Cuando Enrique sufrió su primer episodio de locura, la elección obvia fue Ricardo y de hecho fue nombrado protector del reino en el 1454.

LA GUERRA AFECTÓ A LA NOBLEZA CIERTAMENTE, MATANDO DE UNA U OTRA FORMA A LA MITAD DE LOS SEÑORES DE LAS 60 FAMILIAS NOBLES DE INGLATERRA.

Curiosamente, la opinión sobre el reinado de Enrique era tan mala que Ricardo fue visto como el campeón de la reforma. Puede que el duque estuviera empeñado en limpiar la cancha y ordenar el reino, pero finalmente jugó sus cartas para ganar el premio mayor: la corona. Primero Ricardo, buscó ser nominado como heredero oficial de Enrique (el rey no tenía hijos en ese momento) y el duque tenía poderosos aliados, en especial los Neville de Middleham que estaban ansiosos por tener aliados en común contra su enemigo personal, la poderosa familia Percy. Ricardo sin embargo, tenía dos enemigos importantes: Margarita de Anjou que detestaba al duque y Edumundo Beaufort, conde de Somerset, también descendiente de Eduardo III y era un noble tan ambicioso como cualquiera. Eventualmente se lidió con el conde de Somerset pues murió en el campo de batalla en St. Albans (santa Elba) el 22 de Mayo del 1455, la primer batalla de la guerra de las rosas. La reina Margarita demostró ser un oponente mucho más difícil cuando tomó el relevo de su marido loco y dirigió los ejércitos contra el duque de York. Después de la derrota en Ludlow, en la batalla del puente de Ludford el 12 de Octubre del 1459, Ricardo fue obligado a huir a Irlanda. Mientras tanto, el parlamento del 1459, el llamado "parlamento de los demonios" lo reconoció como un traidor y desheredó a sus descendientes.

Eliminar publicidad

Advertisement

Al regresar a Inglaterra después de que su hijo Eduardo derrotara a la reina Margarita en Northampton el 10 de Julio del 1460, el duque de York persuadió a Enrique, quien estaba por ahora en la torre de Londres; para nombrarlo como su heredero oficial, una decisión que se ratificó en el acta de acuerdo del 24 de Octubre. Sin embargo con la codiciada corona casi en sus manos, Ricardo fue asesinado durante la batalla de Wakefield el 30 de Diciembre del 1460, por los realistas liderados, una vez más, por la reina. La cabeza de Ricardo fue exhibida en una pica en Micklegate en York, y adornada con una corona de papel para demostrarles a todos que había sido un mero usurpador. Sin embargo, esto no fue el final de los Yorkistas sino sólo el comienzo de un ascenso aún mayor.

El hijo de Ricardo, llamado Eduardo tomó el rol como líder de la casa de York y como el enemigo número uno del rey y la reina. Eduardo de York tenía un as bajo la manga, su gran aliado, el inmensamente rico Ricardo Neville, conde de Warwick (1428-1471) quién era tan poderoso que fue conocido como " El hacedor de reyes" Eduardo se volvió en un líder que valía la pena respaldar, cuando ganó la batalla de Towton en Marzo del 1461, la más grande y más larga de las batallas en la historia inglesa. Enrique VI fue depuesto mientras que Eduardo se convirtió en Eduardo IV, siendo el primer rey de la casa de York el 28 de Junio del 1461. La batallas se volvieron mucho más oscuras después de que el reinado de Eduardo se interrumpiera brevemente cuando su antiguo aliado Wawick se volvió contra él y reinstaló a Enrique VI en el 1470 (la llamada redención). Eduardo recuperó su trono en el campo de batalla en el campo de batalla, al año siguiente (en las batallas de Barnet el 14 Abril y Tewkesbury el 4 de Mayo del 1471) y el conde de Warwick y el único hijo de Enrique fueron asesinados en el proceso. La reina Margarita fue hecha prisionera y Enrique fue asesinado en la torre de Londres el 21 de Mayo en el 1471. Fue un asunto sangriento pero los York parecían haber ganado la guerra.

Ricardo III y Enrique Tudor

Ricardo duque de Gloucester (n. 1452), era el hermano menor de Eduardo IV y sería el siguiente personaje central en éste mortal juego de tronos. Ricardo había peleado lealmente junto a su hermano antes de que él se convirtiera en rey y cuando Eduardo murió inesperadamente, probablemente de un derrame cerebral en el 1483. Ricardo fue sucedido oficialmente por su hijo, también llamado Eduardo (n. 1470) pero sólo tenía 12 años de edad. Una vez más, los barones rondaban a un joven monarca, luchando por la supremacía y el más amenazador de todos era su tío Ricardo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Sin ser coronado aún, el joven Eduardo V de Inglaterra y su hermano también de nombre Ricardo (n. 1473) fueron hechos prisioneros en la torre de Londres donde se les conoció como "los príncipes de la torre", mientras tanto el reino era dirigido por el protector del reino, ni más ni menos que Ricardo el duque de Gloucester. Los príncipes fueron vistos varias veces en los terrenos de la torre durante el verano pero entonces, desaparecieron. Se pensó ampliamente que Ricardo los había asesinado, una acusación general adoptada por los historiadores posteriores (durante el reinado de la dinastía Tudor)y por William Shakespeare (1564-1616), quien también describió el reinado de Ricardo mucho más sombrío de lo que probablemente fue en realidad. Significativamente, el hombre que más se benefició con la muerte de Eduardo V fue su tío quien se coronó como Ricardo III el 6 de Julio del 1483 en la abadía de Westminster. Sin embargo, tomar el trono a través de crimen tan terrible sólo le ocasionó problemas, incluso los Yorkistas se sorprendieron y por lo tanto, la guerra de las rosas tomó otro giro dramático.

Richard III & Henry VII, Stained Glass Window
Ricardo III y Enrique VII, vitral
John Taylor (CC BY)

Los Lancastrianos, aunque purgados por Eduardo IV, no estaban acabados del todo y estaban liderados por Enrique Tudor. Enrique tenía algo de sangre real en sus venas a través de la línea ilegítima de Beaufort que descendía de Juan de Gante, hijo de Eduardo III. Esto no era una gran conexión real, a pesar de la legitimación de la línea de Beaufort en el 1407, pero era lo mejor que podían presentar los Lancaster ya que Enrique VI no hubiera dejado ningún heredero sobreviviente. Enrique Tudor, sin embargo, logró reunir a su alrededor algunos aliados muy útiles. Además de los ofendidos ex- partidarios de York, estaban los Woodville y Elizabeth Woodville era la reina de Eduardo IV, el duque de Buckingham y cruzando el canal, donde Enrique había estado en exilio, Carlos VIII de Francia (r. 1483-1498) quien buscaba desestabilizar Inglaterra y mantenerlos fuera de sus territorios.

Quizás la chispa que reavivó la guerra de las rosas fue la muerte del heredero de Ricardo III en el 1484 (también llevaba el nombre de Eduardo).Enrique Tudor tenía ahora sólo un hombre entre él y el trono y ése hombre era uno profundamente impopular. Enrique Tudor pisó tierra con un ejército de mercenarios franceses en Agosto del 1485, en Milford Haven (sur de Galés) y marchó a enfrentarse con el ejército de Ricardo en los campos de Bosworth en Leicestershire el 22 de Agosto del 1485. En ésta, Ricardo fue abandonado por algunos de sus aliados clave: Sir Guillermo Stanley y Sir Enrique Percy. El rey fue asesinado cuando hizo una carga precipitada sobre el propio Enrique Tudor. El nuevo rey fue coronado como Enrique VII de Inglaterra (r. 1485-1509) el 30 de Octubre del 1485. Enrique todavía tenía que enfrentarse a un último intento Yorkista centrado en el pretendiente Lambert Simmel, pero dicho intentó fue finiquitado en la batalla de los campos de Stoke en Junio del 1487. Ésta fue la última batalla en la guerra de las rosas, aunque hubo pequeños levantamientos Yorkistas durante la siguiente mitad del siglo.

Eliminar publicidad

Advertisement

El impacto de la guerra de las Rosas

Además del evidente intercambio en el trono entre los reyes Lancastrianos y los Yorkistas, una de las consecuencias más significativas de la guerra para la historia, fue la fundación de la casa de los Tudor por parte de Enrique VI. Enrique se casó con Isabel de York, hija de Eduardo IV en el 1486, uniendo así los dos lados. El rey incluso creó un nuevo símbolo para esta nueva dinastía: La rosa de Tudor que combinaba las rosas de los Lancaster y la de los York. El hijo de Enrique lo sucedió como Enrique VIII de Inglaterra (r. 1509-1547) y los Tudor que gobernaron hasta 1603 EC, supervisarían lo que se considera una era de oro para Inglaterra.

Murder of the Princes in the Tower
Asesinato de los príncipes en la torre
Art UK (Public Domain)

Las guerras no habían afectado a la mayoría de la población en general, ya que era un conflicto generalmente restringido a la nobleza, incluso si algunas batallas dentro de las campañas causaron muerte, destrucción y disrupciones en las áreas donde ocurrieron. De hecho, hubo 13 campañas separadas repartidas en menos de 24 meses de verdadero combate durante todos los periodos. Muchas áreas del país, no se vieron afectadas en absoluto, sin embargo las guerras afectaron ciertamente a la nobleza, matando de una u otra forma a la mitad de los señores de las 60 casas nobles de Inglaterra. Esto se debe a que muchas escaramuzas involucraban sólo a los nobles y al viejo hábito de tomar rehenes para pedir rescate y ya no funcionaba porque pagaba o no podía pagar y los oponentes tenían que ser eliminados permanentemente del juego. Además, aunque muchos barones se beneficiaron de las guerras, al final de éstas el rey estaba firmemente en control de su reino, supervisaba los impuestos mucho mejor que antes y confiscando las propiedades de familias extintas y oponentes políticos. Para la mayoría de la gente, estas transferencias de la riqueza no significó nada ; al final de las guerras, los nombres pudrían haber cambiado pero la élite del 3% del país todavía poseía el 95% de su riqueza.

Finalmente, las guerras de las rosas han dejado una marca indeleble en la cultura inglesa, ya que sus giros, vueltas y traiciones han inspirado tanto a historiadores como a escritores de ficción desde entonces. Los propagandistas de los Tudor estaban ansiosos por exagerar la destrucción de las guerras y la villanía de los Yorkistas para mostrarse a sí mismo de una mejor manera y asus monarcas y a sus patrocinadores como los salvadores del país. William Shakespeare (1564-1616) estaba particularmente interesado en el período que forma un trasfondo para sus obras históricas, Enrique VI y Ricardo III que proporciona algunos de los personajes más memorables y de las líneas más citadas. Incluso en el siglo XXI, las guerras de las rosas continúan inspirando a autores como George R.R. Martin, cuyas novelas a su vez, han proporcionado temas y personajes para la serie de televisión Game of Thrones.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

José Alejandro Tapia Reyes
Soy un periodista mexicano que encontró la pasión en la vida como entusiasta de la historia, mis especialidades son la historia medieval inglesa, la historia precolombina y la historia mexicana.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses especiales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y el descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene un máster en Filosofía Política y es el director de publicaciones de la WHE.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2020, febrero 24). La guerra de las Rosas [Wars of the Roses]. (J. A. T. Reyes, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18612/la-guerra-de-las-rosas/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "La guerra de las Rosas." Traducido por José Alejandro Tapia Reyes. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 24, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18612/la-guerra-de-las-rosas/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "La guerra de las Rosas." Traducido por José Alejandro Tapia Reyes. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 24 feb 2020. Web. 19 ene 2022.

Afiliación