Caballero medieval

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Ritchie R. R. Chaidez
publicado en 07 noviembre 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés, Afrikáans, Portugués, Turco
Medieval Knight (by pxhere, Public Domain)
Caballero medieval
pxhere (Public Domain)

Los caballeros eran los guerreros más temidos y mejor protegidos en el campo de batalla medieval, y fuera de él, se encontraban entre los miembros más elegantes y mejor educados de la sociedad. Sin embargo, alcanzar esta elevada posición se convirtió en un reto cada vez mayor a medida que avanzaba la Edad Media, ya que la élite deseaba mantener la exclusividad de su estatus.

Los requisitos para convertirse en caballero incluían haber nacido en una familia aristocrática, haber tenido formación desde la infancia, tener dinero para armas, caballos y escuderos, y conocer las reglas de la caballería. La buena apariencia, las ropas finas, un escudo de armas llamativo y la capacidad de recitar poesía y canciones eran extras opcionales pero muy deseables si se quería llegar a lo más alto de este nivel de élite de la sociedad medieval.

Eliminar anuncios

Advertisement

Cómo convertirse en caballero

El proceso de convertirse en caballero comenzaba desde la primera infancia. El punto de partida típico para un joven de 7 a 10 años era convertirse en paje, cuando aprendía a manejar caballos, cazar y utilizar armas de juguete mientras servía a un caballero con todas las letras. A partir de los 14 años, el siguiente paso era convertirse en escudero, que tenía más responsabilidad que un paje, aprendía a usar armas reales y comenzaba una recibir educación, especialmente el estudio de la caballería. Los escuderos ayudaban a los caballeros en la paz y en la guerra, sostenían sus lanzas o escudos adicionales, limpiaban sus armaduras y cuidaban los varios caballos que poseía cada caballero. Si todo iba bien, el joven, que para entonces tenía unos 18 años, era nombrado caballero en una ceremonia.

UN NUEVO CABALLERO RECIBIÓ SU ESPADA BENDECIDA POR UN SACERDOTE CON LA CONDICIÓN DE QUE SIEMPRE PROTEGIERA A LOS POBRES Y DÉBILES.

Para la ceremonia, el futuro caballero se daba un buen baño y pasaba la noche en vela en la iglesia. El día de la ceremonia, dos caballeros vestían al escudero con una túnica blanca y un cinturón blanco para simbolizar la pureza, medias negras o marrones para representar la tierra a la que un día volvería, y una capa escarlata para la sangre que ahora estaba dispuesto a derramar por su barón, su soberano y su iglesia. Se le devolvió su espada, ahora bendecida por un sacerdote con la condición de que siempre protegiera a los pobres y los débiles. La hoja tenía dos filos, uno para representar la justicia y el otro, la lealtad y la caballerosidad.

Eliminar anuncios

Advertisement

El caballero que concedía el honor podía entonces colocar una espuela o poner la espada y el cinturón al escudero, y darle un beso en la mejilla. A continuación, el escudero era armado caballero con un simple golpe en los hombros o en el cuello con la mano o la espada, o incluso con un fuerte golpe (colée o "espaldarazo"), que debía ser el último que recibiera sin represalias y para recordarle sus obligaciones y su deber moral de no deshonrar al hombre que le había dado el golpe. A continuación, se le entregaba su caballo, y luego su escudo y estandarte, que podían llevar el escudo de su familia. La ceremonia se completaba con un gran banquete.

John II Knighting Squires
Juan II nombrando a escuderos
Unknown Artist (Public Domain)

Los primeros caballeros podían ser de cualquier procedencia, lo único que se necesitaba era valor y esfuerzo. Muchos de los primeros caballeros recibían su título en el campo de batalla de manos de un señor o monarca (a menudo simbólicamente en forma de espuelas, de ahí la expresión "ganarse las espuelas"), normalmente después de mostrar especial valor y eficacia en la lucha contra el enemigo. Sin embargo, en el siglo XIII, la mayoría de los caballeros eran hijos de caballeros, ya que esta clase buscaba mantener su exclusividad en la sociedad.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Armas y armadura

Un caballero debía ser hábil montando a caballo mientras llevaba un largo escudo triangular de cuero y madera y una lanza de madera de entre 2,4 y 3 metros de longitud, por lo que debía practicar el guiado de su corcel solo con las rodillas y los pies. Debía ser capaz de utilizar una espada pesada con una hoja de hasta un metro (40 pulgadas) de longitud durante un periodo sostenido de lucha y estar lo suficientemente en forma para moverse con velocidad mientras llevaba una armadura metálica pesada. También podía ser útil dominar otras armas como la daga, el hacha de guerra, la maza, el arco y la ballesta.

Desde el siglo IX, la armadura de un caballero era de cota de malla formada por pequeños anillos de hierro interconectados. La capa con capucha, los pantalones, los guantes y los zapatos podían estar hechos de cota de malla y cubrir todo el cuerpo del caballero, excepto la cara. Una cota de malla completa podía pesar hasta 13,5 kilogramos (30 libras). Por encima, se llevaba una sobrevesta sin mangas que le permitía mostrar los colores de su familia o su escudo de armas.

Eliminar anuncios

Advertisement

Sir William Wallace
Sir Guillermo Wallace
Kjetil Bjørnsrud (CC BY-SA)

La armadura de placas se hizo más común a partir del siglo XIV y ofrecía una mejor protección contra las flechas y los golpes de espada. Las placas podían proteger todas las partes del cuerpo y se presentaban en diversas formas y diseños, las piezas se mantenían unidas mediante cordones (puntas), correas, bisagras, hebillas o remaches semicirculares. Una armadura completa pesaba entre 20 y 25 kilogramos (45 a 55 libras), que era menos de lo que un soldado de infantería moderno llevaría en su equipo, por lo que un caballero que se cayera de su caballo no estaba totalmente indefenso e inmóvil. En cualquier caso, los caballeros solían mezclar la cota de malla y la armadura de placas, seleccionando su propia protección según sus preferencias, Las piezas más comunes eran las placas de pecho y las grebas para las piernas.

La cabeza se protegía con un casco o yelmo, como se les suele llamar. Primero se usaban cascos cónicos simples, luego se añadía un protector de nariz o una máscara y, en el siglo XIII, se usaba el casco completamente cerrado con otros ajustes de diseño, como un hocico sobresaliente para una mejor ventilación o una parte superior cónica para desviar mejor los golpes. Al ocultar el rostro, el casco podía personalizarse para identificar a quien lo llevaba. Los orificios de ventilación perforados podían proporcionar motivos decorativos, muchos estaban pintados, y se podían añadir penachos de aves exóticas en la parte superior. Incluso hubo una moda de figuras tridimensionales montadas en la cresta que representaban desde cuernos de ciervo hasta dragones.

Los importantísimos caballos que hacían de los caballeros el equivalente de los tanques modernos en el campo de batalla medieval también tenían una protección particular. La opción más sencilla era un caparazón de tela, que también podía encerrar la cabeza y las orejas del animal y que era otro práctico lienzo para exhibir la armadura. Se obtenía una mejor protección con una cota de malla de dos piezas (una para la parte delantera y otra colgada detrás de la montura), un casco acolchado, un cubrecabeza de placas o una armadura de metal o cuero cocido para proteger el pecho.

Eliminar anuncios

Advertisement

Algunos caballeros actuaban como mercenarios independientes y, para los más aventureros y piadosos, siempre existía la oportunidad que ofrecían las cruzadas.

Para utilizar estas armas con eficacia y acostumbrarse a llevar una armadura metálica, era conveniente que el caballero practicara un poco antes de enfrentarse al reto de la guerra real. Había dispositivos específicos para el entrenamiento, como el quintain, un brazo giratorio con un escudo en un extremo y un peso en el otro. El jinete tenía que golpear el escudo y seguir cabalgando para evitar que el peso le golpeara en la espalda mientras giraba. Otro dispositivo era un anillo suspendido que había que retirar con la punta de la lanza. Montar a caballo a todo galope y cortar un poste de madera con la espada era otra técnica de entrenamiento habitual. Todas estas habilidades ayudaban al caballero a cumplir sus funciones principales como guardaespaldas de nobles, como miembros de una guarnición que custodiaba un castillo o en el campo de batalla como elemento de élite de un ejército medieval. Algunos caballeros actuaban como mercenarios independientes y, para los más aventureros y piadosos, siempre existía la oportunidad que ofrecían las cruzadas que salpicaban las frecuentes guerras seculares europeas de la Edad Media. Para el caballero cristiano realmente devoto, también existía la opción de unirse a una orden militar como los Caballeros Hospitalarios o los Templarios, donde se vivía de forma muy parecida a la de un monje, pero al menos se tenía la oportunidad de recibir el mejor entrenamiento y las mejores armas de todos los caballeros medievales.

Justas y torneos

Cuando no estaba en servicio militar activo, un caballero podía mantener afiladas sus armas y sus habilidades como jinete practicando en torneos. Estas competiciones tenían dos formatos: la mêlée (melé), que era un simulacro de batalla de caballería en la que los caballeros debían capturarse mutuamente para obtener un rescate, o la justa, en la que un solo jinete armado con una lanza se enfrentaba a un oponente igualmente armado. Los caballeros se protegían con un escudo y una armadura completa que a menudo se especializaba para las justas, de modo que la cara y los brazos estaban mejor protegidos, pero la movilidad se veía comprometida. Los caballeros cabalgaban hacia el otro a todo galope a lo largo de una zona de 100-200 metros (110-220 yardas) conocida como las listas con el objetivo de derribar al oponente de su caballo. Para minimizar el riesgo de lesiones (pero no lo suficiente para eliminarlas), las armas se adaptaron, por ejemplo al colocarles una cabeza de tres puntas en la lanza para reducir el impacto y desafilar (rebatir) las hojas de las espadas.

Jousting Re-enactment
Recreación de las justas
National Jousting Association (CC BY-SA)

Incluso había oportunidades de disfrazarse y hacerlo todo con ropa de fantasía, casi siempre como caballeros de la Mesa Redonda o figuras de la mitología antigua. Como las damas de la aristocracia local estaban presentes, los torneos también eran una oportunidad para mostrar algo de caballerosidad. Los torneos se convirtieron en eventos tan prestigiosos con premios para los ganadores, que los caballeros empezaron a practicar en serio y se desarrollaron circuitos en los que, de hecho, muchos caballeros se convirtieron en jugadores profesionales de torneos.

Eliminar anuncios

Advertisement

Vestimenta

Los caballeros se encontraban entre los seguidores más dedicados de la moda medieval, de hecho, otras profesiones como el clero eran a menudo reprendidas por intentar tener un aspecto tan llamativo como el de los caballeros. Aunque la ropa no era muy diferente entre las clases, los que podían permitírselo solían llevar materiales de mejor calidad y con un ajuste mucho mejor. Se usaban túnicas (largas, cortas, acolchadas, sin mangas o de manga larga), medias, capas, guantes y sombreros de todas las formas y tamaños. En la Edad Media, la ropa se solía considerar parte de la propiedad imponible de una persona; tal era su valor. Además, era un símbolo de estatus, con ciertos materiales restringidos a los aristócratas por ley.

El material más común era la lana, pero la seda, el brocado, el pelo de camello y las pieles les permitían marcar tendencia. Los colores brillantes como el carmesí, el azul, el amarillo, el verde y el púrpura eran los preferidos. La individualidad se expresaba en todos los extras que se podían añadir a las prendas básicas de la época, como piezas de metal, costuras de oro y plata, botones, joyas, cabujones de cristal, plumas y finos bordados. Las hebillas de los cinturones y los broches para atar la capa al hombro eran una forma especialmente popular de lucir un poco de brillo. En definitiva, con un gusto extravagante y con los medios y el derecho a lucir toda la gama del vestuario medieval, un caballero era fácilmente reconocible cuando caminaba por la calle.

Medieval Falconry
Cetrería medieval
Unknown Artist (Public Domain)

Actividades de ocio

La actividad de ocio más común para los caballeros era la caza. Los adiestradores de perros acechaban a los animales en el bosque local o en un parque de ciervos protegido utilizando perros con correa. Cuando estaban preparados, se tocaba un cuerno para señalar la salida y entonces los nobles montaban con una jauría de perros de caza para perseguir animales como ciervos, jabalíes, lobos, zorros y liebres. Una vez acorralado el animal, el noble tenía la oportunidad de matarlo con una lanza o un arco.

La cetrería era otra actividad popular. Sin armas de fuego, el halcón era la única forma de cazar aves que volaban más allá del alcance de un arquero, aunque para la nobleza medieval todo este deporte tenía una mística y una mitología que iban más allá de la conveniencia de embolsarse unas cuantas aves para la mesa. Las aves más populares eran el gerifalte, el peregrino, el azor y el gavilán, entre otras, y sus presas típicas eran las aves del bosque, pero sobre todo las grullas y los patos.

Como parte del código de caballería medieval, se esperaba que los caballeros no solo estuvieran familiarizados con la poesía, sino que fueran capaces de componerla e interpretarla. Sin embargo, había libros, gavillas de manuscritos iluminados, sobre todo tipo de temas además de la poesía. Había libros sobre caballería, modales en la mesa, caza, historias de la antigua Grecia, las leyendas del rey Arturo y biografías de caballeros famosos como Ricardo I de Inglaterra (que reinó del 1189 al 1199) y Sir William Marshal (c. 1146-1219). Por último, había juegos como el backgammon, el ajedrez y los dados, que podían implicar apuestas, todos útiles para pasar las horas en esos largos asedios a castillos que caracterizaban la guerra medieval.

Tomb of Sir William Marshal
Tumba de Sir Guillermo Marshal
Michel Wal (CC BY-SA)

Caballería

Se esperaba que un caballero fuera caballeroso en todo momento. El código ético, religioso y social de la caballería impregnaba las altas esferas de la sociedad medieval y cobraba cada vez más importancia gracias a un sinfín de literatura romántica que ensalzaba las virtudes de la conducta caballeresca. Para mantener una buena reputación y ganarse el favor de los poderosos, un caballero debía mostrar cualidades caballerescas esenciales como el valor, la destreza militar, el honor, la lealtad, la justicia, los buenos modales y la generosidad, especialmente con los menos afortunados que uno mismo. Si un caballero no hacía estas cosas y, peor aún, si hacía lo contrario, podía perder su condición de caballero y su reputación y la de su familia quedaba ennegrecida para siempre. En tal caso, al caballero deshonrado se le quitaban las espuelas, se le destrozaba la armadura y se le quitaba el escudo o se le ponía algún símbolo vergonzoso o solo se le representaba al revés.

Muerte

Cuando un caballero llegaba al final de sus días de lucha, no era raro que se uniera a una orden militar y se asegurara así un buen lugar en uno de sus cementerios o iglesias. Sir William Marshal empleó precisamente una estrategia de este tipo, investido como caballero templario en el último momento, fue enterrado en la iglesia del Temple de Londres, donde aún descansa su efigie. Las efigies de los caballeros eran una forma común de asegurar el recuerdo. Estas esculturas de piedra, que se suelen representar con una armadura completa y un escudo, todavía se pueden ver en muchas iglesias de toda Europa y proporcionan a los historiadores un registro inestimable de las armas y las armaduras medievales, pero también recuerdan la veneración de la que gozaban los caballeros en la Edad Media.

Eliminar anuncios

Publicidad

Sobre el traductor

Ritchie R. R. Chaidez
Ritchie es un estudiante universitario que creció en México, actualmente estudia en California para obtener un título de Biología. Sus intereses son la ciencia y literatura. Actualmente tiene como pasatiempo traducir artículos de diversos temas.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Citar este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2018, noviembre 07). Caballero medieval [Medieval Knight]. (R. R. R. Chaidez, Traductor). World History Encyclopedia. Extraído de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17044/caballero-medieval/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Caballero medieval." Traducido por Ritchie R. R. Chaidez. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 07, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17044/caballero-medieval/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Caballero medieval." Traducido por Ritchie R. R. Chaidez. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 07 nov 2018. Web. 27 jun 2022.

Afiliación