El Libro de Kells

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 30 enero 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés, Francés
Book of Kells, Folio 27 (by Larry Koester, CC BY)
Libro de Kells, Folio 27
Larry Koester (CC BY)

El Libro de Kells (c. 800 d. C.) es un manuscrito ilustrado de los cuatro evangelios del Nuevo Testamento cristiano, actualmente conservado en el Trinity College de Dublín (Irlanda). La obra es el más famoso de los manuscritos ilustrados medievales por la complejidad, el detalle y la majestuosidad de las ilustraciones. Se cree que el libro fue creado como una obra de arte para el altar, no para el uso diario, porque obviamente se prestó más atención a la obra de arte que al texto.

La belleza de las letras, los retratos de los evangelistas y otras imágenes, a menudo enmarcadas por intrincados motivos de nudos celtas, ha sido elogiada por los escritores a lo largo de los siglos. El erudito Thomas Cahill señala que, "ya en el siglo XII, Geraldus Cambrensis se vio obligado a concluir que el Libro de Kells era "la obra de un ángel, no de un hombre" debido a sus majestuosas ilustraciones y que, en la actualidad, las letras que ilustran el Chi-Rho (el monograma de Cristo) se consideran "más presencias [vivas] que letras" en la página por su belleza (165). A diferencia de otros manuscritos ilustrados, en los que el texto se escribía y la ilustración se añadía después, los creadores del Libro de Kells se centraron en la impresión que tendría la obra visualmente, por lo que el trabajo artístico era el centro de la obra.

Eliminar publicidad

Advertisement

Origen y finalidad

El Libro de Kells fue elaborado por los monjes de la orden de San Columba de Iona, Escocia, pero se discute dónde se hizo exactamente. Las teorías sobre su composición van desde su creación en la isla de Iona hasta Kells, en Irlanda, y Lindisfarne, en Gran Bretaña. Lo más probable es que se creara, al menos en parte, en Iona y luego se llevara a Kells para mantenerlo a salvo de los asaltantes vikingos que atacaron por primera vez Iona en el año 795 d. C., poco después de su asalto al Priorato de Lindisfarne en Gran Bretaña.

Una incursión vikinga en el 806 d. C. mató a 68 monjes en Iona y llevó a los supervivientes a abandonar la abadía en favor de otra o a la de la orden en Kells. Es probable que el Libro de Kells viajara con ellos en esa época y que se completara en Irlanda. La afirmación a menudo repetida de que fue hecho o poseído por primera vez por San Columba (521-597 d. C.) es insostenible, ya que el libro no fue creado antes del año 800 d. C.; pero no hay duda de que fue producido por miembros posteriores de su orden.

Eliminar publicidad

Advertisement

Iona Abbey
Iona Abbey
tjrehmann (CC BY-NC-ND)

La obra se considera comúnmente como el mayor manuscrito ilustrado de cualquier época debido a la belleza del trabajo artístico y esto, sin duda, tuvo que ver con el propósito para el que se hizo. Los estudiosos han llegado a la conclusión de que el libro se creó para ser utilizado durante la celebración de la misa, pero lo más probable es que no se leyera, sino que se mostrara a la congregación.

Esta teoría se ve apoyada por el hecho de que el texto está a menudo redactado de forma descuidada, contiene varios errores y, en algunos momentos, parece que las ilustraciones que aparecen en la página son una ocurrencia tardía. Lo más probable es que los sacerdotes que utilizaban el libro ya tuvieran memorizados los pasajes bíblicos y los recitaran mientras sostenían el libro, sin necesidad de leer el texto.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El investigador Christopher de Hamel señala que, en la actualidad, "los libros son muy visibles en las iglesias", pero que en la Edad Media no era así (186). De Hamel describe el esquema de un servicio religioso medieval:

No había bancos (la gente solía estar de pie o sentada en el suelo), y probablemente no había libros a la vista. El sacerdote leía la misa en latín de un manuscrito colocado en el altar y el coro cantaba su parte del oficio diario de un volumen visible sólo para ellos. No se esperaba que los miembros de la congregación se unieran a los cantos; algunos podrían haber traído sus Libros de Horas para ayudarles a entrar en un estado de ánimo adecuado, pero los servicios eran dirigidos por los sacerdotes. (186).

Se cree que el Libro de Kells fue el manuscrito del altar que pudo haberse utilizado por primera vez en los servicios de Iona y que, sin duda, se utilizó en la abadía de Kells. Las ilustraciones y la iluminación de colores brillantes lo habrían convertido en una pieza excepcionalmente impresionante para una congregación, añadiendo un énfasis visual a las palabras que el sacerdote recitaba mientras se las mostraba a la gente; de forma muy parecida a como hoy se lee un libro de imágenes a un niño pequeño.

Eliminar publicidad

Advertisement

Aspecto y contenido

El libro mide 33x25 cm (13x10 pulgadas) y está compuesto por páginas de vitela decoradas con imágenes pintadas que van acompañadas de texto en latín escrito en letra insular con varios colores de tinta. Incluye los evangelios completos de Mateo, Marcos y Lucas, y parte de Juan, así como índices y referencias cruzadas, resúmenes y comentarios. Originalmente estaba encuadernado con una cubierta de oro y joyas que se perdió cuando el manuscrito fue robado de la abadía en 1007. La encuadernación ornamentada, por delante y por detrás, fue arrancada por los ladrones, lo que también provocó la pérdida de algunos de los folios de los extremos, y es posible que en ese momento se perdiera la última parte del Evangelio de Juan.

Book of Kells, Folio 292r
Libro de Kells, Folio 292r
Larry Koester (CC BY)

Sin embargo, también es posible que Juan nunca haya sido copiado por completo. Hay pruebas de que el Libro de Kells es un manuscrito inacabado. Hay páginas en blanco, por ejemplo, y faltan algunas ilustraciones; aunque pueden haberse perdido. El trabajo fue realizado por tres escribas anónimos distintos que en la actualidad solo se identifican como Mano A, Mano B y Mano C. Era habitual que más de un escriba trabajara en un manuscrito (incluso en una sola página de un libro) para revisar y corregir los errores de otro o para ilustrar un texto ya copiado.

Creación

Los monjes produjeron manuscritos ilustrados entre los siglos V y XIII d. C. A partir del siglo XIII, surgieron libreros profesionales para satisfacer la creciente demanda de obras literarias. Era consecuencia natural de la vida monástica que los monjes fueran los primeros copistas y creadores de libros. Cada monasterio debía tener una biblioteca, tal y como dictaban las reglas de San Benito del siglo VI de nuestra era. Aunque está claro que algunos monjes llegaron a estos lugares con sus propios libros, es igualmente evidente que muchos otros fueron prestados de otros lugares y copiados.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los monjes participaban en todos los aspectos de la fabricación de libros: desde la cría de los animales cuya piel se utilizaría en las páginas hasta el producto final.

Los monjes que trabajaban en los libros eran conocidos como scriptores y trabajaban en salas llamadas scriptorium. El scriptorium era una habitación larga, iluminada solo por la luz de las ventanas, con sillas de madera y mesas de escritura. Un monje se sentaba encorvado sobre estas mesas, que se inclinaban hacia arriba para sostener las páginas del manuscrito, día tras día para completar una obra. No se permitía el uso de velas o lámparas de aceite en el scriptorium para mantener la seguridad de los manuscritos, ya que el fuego era una amenaza evidente y significativa.

Los monjes participaban en todos los aspectos de la elaboración de los libros, desde la cría de los animales cuya piel se utilizaba para las páginas, hasta el procesamiento de la piel en vitela y el producto final. Una vez procesada la vitela, el monje comenzaba a cortar una hoja a medida. Esta práctica definiría la forma de los libros desde aquella época hasta nuestros días; los libros son más largos que anchos porque los monjes necesitaban una página más alta para trabajar.

Una vez preparada la hoja de vitela, se trazaban líneas que servían de reglas para el texto y se dejaban espacios en blanco a los lados y en los bordes para las ilustraciones. Un monje escribía primero el texto en tinta negra entre estas líneas y luego se lo entregaba a otro para que lo corrigiera. Este segundo monje añadía los títulos en tinta azul o roja y luego pasaba la página al ilustrador, que añadía las imágenes, el color y la ilustración de plata u oro. Los monjes escribían con plumas y hervían hierro, corteza de árbol y nueces para fabricar tinta negra; otros colores de tinta se producían moliendo e hirviendo diferentes productos químicos naturales y plantas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Ilustración

Las imágenes del Libro de Kells (y otros manuscritos ilustrados) se denominan miniaturas. La estudiosa Giulia Bologna explica:

El término "miniatura" deriva de miniare, que significa "colorear de rojo"; minium es el nombre latino del cinabrio o sulfuro mercúrico. Este rojo, utilizado en las pinturas murales de Pompeya, se utilizó comúnmente para colorear las iniciales de los primeros códices, por lo que su nombre se convirtió en el término utilizado para indicar las imágenes en los libros manuscritos. (31)

Los artistas que pintaban estas obras eran conocidos como miniaturistas, pero más tarde como ilustradores. El ilustrador comenzaba con una hoja de vitela en la que normalmente ya se había escrito el texto. El monje frotaba la parte de la página en la que iba a trabajar con arcilla o adhesivo de cola de pescado o con "una mezcla de bálsamo de buey y albúmina de huevo o frotando la superficie con un algodón humedecido en una solución diluida de cola y miel" (Bolonia, 32). Una vez preparada la superficie, el monje preparaba sus pinceles (que estaban hechos de pelo de cola de ardilla prensado en un mango), así como sus plumas y pinturas, y se ponía a trabajar. Los errores en la imagen se borraban frotando con trozos de pan.

Book of Kells, Folio 5
Libro de Kells, Folio 5
Larry Koester (CC BY)

Según Bolonia, "nos enteramos de las técnicas de ilustración por dos fuentes: por los manuscritos inacabados que nos permiten observar las etapas interrumpidas del trabajo y por las indicaciones recopiladas por los autores medievales" (32). El ilustrador comenzaba por esbozar una imagen y luego la trazaba sobre la página de vitela. La primera capa de pintura se aplicaba a la imagen y se dejaba secar; después se aplicaban otros colores. El oro o la hoja de oro era la primera en la página para proporcionar la iluminación que resaltaba los colores que le seguían. De este modo, se produjo el gran Libro de Kells.

Historia

Aunque está claro cómo probablemente se hizo el manuscrito, nunca se ha llegado a un consenso sobre dónde se creó. Christopher de Hamel escribe:

El Libro de Kells es un problema. Ningún estudio de manuscritos puede excluirlo, un gigante entre gigantes. Su decoración es de una extrema fastuosidad y la calidad imaginativa de su elaboración es bastante excepcional. Probablemente fue este libro el que Giraldus Cambrensis, hacia 1185, calificó de "obra de un ángel, no de un hombre". Pero en la historia general de la producción de libros medievales el Libro de Kells ocupa una posición incómoda porque realmente se sabe muy poco sobre su origen o fecha. Puede ser irlandés, escocés o inglés. (21)

Sea como fuere, la mayoría de los estudiosos coinciden en el origen escocés o irlandés de la obra y, dado que los monjes de Iona eran originarios de Irlanda, se considera que la influencia irlandesa es la más destacada. El Libro de Durrow (650-700 d. C.), sin duda creado en Irlanda y anterior al Libro de Kells en más de un siglo, muestra muchas de las mismas técnicas y elecciones estilísticas. Thomas Cahill, al escribir sobre el desarrollo de la alfabetización y la elaboración de libros en Irlanda, comenta:

Nada sacaba más a relucir el carácter lúdico de los irlandeses que la copia de los propios libros... Las formas de las letras les parecían mágicas. ¿Por qué, se preguntaban, una B tenía ese aspecto? ¿Podría tener otro aspecto? ¿Existe una B esencial? El resultado de estas preguntas sobre el porqué de la B fue un nuevo tipo de libro, el códice irlandés; y uno tras otro, Irlanda comenzó a producir los libros mágicos más espectaculares que el mundo había visto jamás. (165)

Cahill continúa señalando cómo los monjes irlandeses combinaron las letras del alfabeto romano con su propia escritura Ogham y con cualquier capricho que su imaginación les hiciera para producir las letras mayúsculas iniciales de la página, los títulos y los bordes que enmarcaban las miniaturas. Sea cual sea el lugar donde se empezó o se terminó el Libro de Kells, el toque irlandés es inconfundible en toda la obra.

Como se ha señalado, lo más probable es que llegara a Kells desde Iona en el año 806 d. C., tras la peor de las incursiones vikingas en la isla, y se sabe que fue robado en el año 1007 d. C., cuando se perdió su cubierta; el propio texto se encontró desechado. Es muy probable que sea el mismo libro que Giraldus Cambrensis admiró en Kildare en el siglo XII d. C., pero si está en lo cierto sobre esta ubicación, estuvo de vuelta en la abadía de Kells en el mismo siglo, ya que en algunas de sus páginas se escribieron cartas de propiedad de la abadía.

The Book of Kells
El Libro de Kells
Charles Hackley (CC BY-NC-ND)

Permaneció en la abadía hasta el siglo XVII, cuando Oliver Cromwell invadió Irlanda (1649-1643) y dejó parte de sus fuerzas en Kells; en ese momento el manuscrito fue llevado a Dublín para su custodia. Llegó a manos del obispo Henry Jones (1605-1682), antiguo alumno del Trinity College, y Jones lo donó a la biblioteca del colegio en 1661 junto con el Libro de Durrow. Desde entonces, el manuscrito se encuentra en la biblioteca del Trinity. En 1953, el libro fue encuadernado en cuatro volúmenes separados para ayudar a su conservación. Dos de estos volúmenes están expuestos permanentemente en el Trinity College; uno muestra una página del texto y el otro una página de la ilustración.

En 2011, la ciudad de Kells organizó una petición para que se devolviera al menos uno de estos volúmenes. Con el argumento de que son los propietarios originales del manuscrito, y citando a los más de 500 000 visitantes que acuden a Trinity cada año para ver la obra, el pueblo afirma que merece participar en algunos de los beneficios del turismo que Trinity ha disfrutado durante tanto tiempo.

Sin embargo, la petición fue denegada. Se alegó la delicada naturaleza del manuscrito y la incapacidad de Kells para cuidarlo tan bien como el Trinity College. Se han hecho facsímiles del Libro de Kells para académicos, historiadores del arte y otros campos de estudio, pero el manuscrito en sí ya no se presta ni se permite su manipulación. La obra permanece en el Trinity, donde se exhibe en una exposición que ofrece información adicional sobre el más famoso de los manuscritos ilustrados.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2018, enero 30). El Libro de Kells [Book of Kells]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-16744/el-libro-de-kells/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "El Libro de Kells." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación enero 30, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-16744/el-libro-de-kells/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "El Libro de Kells." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 30 ene 2018. Web. 22 may 2022.

Afiliación