Los hititas

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Diego Villa C
Publicado el 01 mayo 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, griego, persa
Lion Gate at Hattusa (by Carole Raddato, CC BY-SA)
Puerta del León en Hattusa
Carole Raddato (CC BY-SA)

Los hititas ocuparon la antigua región de Anatolia (también conocida como Asia Menor, actual Turquía) antes del 1700 a. C., aparentemente desarrollaron una cultura a partir del pueblo indígena Hatti (y posiblemente de los hurritas) y expandieron sus territorios en un imperio que rivalizaba y amenazaba a la nación establecida de Egipto.

Son mencionados repetidamente a lo largo del Tanaj hebreo (también conocido como el Antiguo Testamento cristiano) como los adversarios de los israelitas y su dios. Según el Génesis 10, eran descendientes de Het, hijo de Canaán, que era hijo de Cam, nacido de Noé (Génesis 10:1-6). El nombre por el que se los conoce hoy, por lo tanto, proviene de la Biblia y de las Cartas de Amarna de Egipto que hacen referencia a un "reino de Kheta" identificado hoy como el "reino de Hatti" (la designación por la que se conocía la tierra de los hititas) pero sus propios documentos se refieren a ellos como Nesitas, al igual que otros de la época.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los académicos modernos dividen el control hitita de la región en dos períodos:

  • El Reino Antiguo (1700-1500 a. C.)

  • El Nuevo Reino, también conocido como el Imperio hitita (1400-1200 a. C.)

    Eliminar publicidad

    Advertisement

Hay un intervalo entre estos dos, para aquellos que aceptan esa versión de la historia, que se conoce como el Reino Medio. La discrepancia entre los estudiosos que reconocen un Reino Medio y los que no, surge del hecho de que no hubo discontinuidad entre el Reino Antiguo y el Nuevo, simplemente una "edad oscura" de menos de 100 años sobre la cual se sabe poco. El Imperio hitita alcanzó su apogeo bajo el reinado del rey Suppiluliuma I (aproximadamente 1344-1322 a. C.) y el de su hijo Mursili II (aproximadamente 1321-1295 a. C.), después de este último estuvo en decadencia, tras repetidos ataques de los pueblos del mar y la tribu de los Kaskas, cayó ante los asirios.

Arqueología y lengua

Poco se sabía de los hititas aparte de las referencias de la Biblia y la documentación fragmentaria de Egipto a finales del siglo XIX d. C., cuando comenzaron las excavaciones en Boghaskoy (actual Bogazkale, Turquía), que alguna vez fue el sitio donde se localizó Hattusa, capital del Imperio hitita. El historiador Christopher Scarre describe a Hattusa como:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

...una gran ciudad-fortaleza extendida sobre el terreno rocoso, con ciudadelas escarpadas y templos elaborados. Se convirtió en el centro de un poderoso imperio que cubría no solo la mayor parte de Anatolia, sino que a veces también se extendía hacia el sur, hacia Siria y el Levante (206).

HATTUSA FUE ORIGINALMENTE FUNDADA POR LOS HATTI EN EL 2500 a.C., Y SU CULTURA PUEDE HABER PROPORCIONADO LA BASE PARA LA DE LOS HITITAS.

Hattusa fue fundada originalmente por los hatti (una tribu aborigen de Anatolia) en el 2500 a. C., y su cultura puede haber proporcionado la base para la de los hititas. Sin embargo, este complejo tan importante y quienes lo construyeron junto con su vasto imperio, permanecieron casi desconocidos hasta que se descubrieron sus escritos; primero por el misionero irlandés William Wright en 1884 d. C., y luego por el arqueólogo alemán Hugo Winckler en 1906 d. C.

Para el año 1912 d. C., Winckler "había recuperado 10.000 tablillas de arcilla de los archivos reales hititas" (Scarre & Fagan, 206). Estas tablillas, en las que habían registrado su historia y transacciones, se descifraron con relativa rapidez. El historiador Erdal Yavuz describe uno de los procesos de desciframiento (aunque hubo otros estudiosos que contribuyeron a la comprensión de la escritura hitita, la participación de Archibald Sayce fue notable, solo por nombrar uno):

Eliminar publicidad

Advertisement

Bedrich Hrozny, 1879-1952, profesor checo de la Universidad de Viena, en 1916 descifró el idioma hitita. El punto de partida fue una frase en una inscripción en escritura cuneiforme: "Nu Ninda-An Ezzateni, Vatar-Ma Ekuteni." Dado que muchas palabras babilónicas se incluyeron en los textos hititas, la clave la proporcionó la palabra babilónica ninda, que significa comida o pan. Hrozny se hizo una pregunta simple: ¿Qué se hace con la comida o el pan? La respuesta, por supuesto, fue que uno se lo come. Así que la palabra "ezzateni" debía estar relacionada con comer. Entonces el sufijo "-an" en "ninda" debe ser un marcador para un objeto directo. Con estos dos hallazgos en la mano, Hrozny analizó tanto el vocabulario como la gramática de las lenguas indoeuropeas. Señaló que el verbo "comer" es similar al hitita ezza, no solo en inglés, sino también en griego (edein), latín (edere) y alemán (essen), y especialmente en el alemán medieval (ezzan). Si eso era cierto, la segunda línea de la inscripción no sería un gran problema, ya que comenzaba con la palabra "vatar", que podría traducirse fácilmente como agua en inglés water o wasser en alemán. Hrozny propuso la lectura de la oración completa como "Ahora comes pan, bebes agua" y resultó ser correcto para todo el idioma hitita; por lo tanto era de origen indoeuropeo. (1)

Hittite Empire c. 1300 BCE
Imperio hitita, c. 1300 a.C.
DBachmann (CC BY-SA)

Sin embargo, una vez que se publicó el trabajo de Hrozny, este inicialmente aclaró y al mismo tiempo oscureció la historia de los hititas. Por otro lado, ha habido durante mucho tiempo una teoría aceptada entre los estudiosos de la historia antigua, la de que la India fue invadida desde el norte por los indoeuropeos conocidos como arios (la llamada "invasión aria") y que, en algún lugar, existió una patria de la que provenían estos invasores. Los textos descubiertos por Winckler parecían corroborar esta teoría.

Dado que no había pruebas de que las lenguas indoeuropeas fueran conocidas en Anatolia en ese momento, se postuló que tuvo que haber habido algún tipo de invasión y, muy probablemente, desde la misma patria misteriosa desde la que se lanzó la supuesta invasión de la India. El historiador Marc Van de Mieroop aborda esta situación de la siguiente manera:

Bajo la influencia de una idea obsoleta del siglo XIX de que había una patria indoeuropea en algún lugar al norte de la India, se ha dedicado mucha atención a los estudios que buscan pruebas de una invasión. Sin embargo, esta búsqueda es inútil. No hay razón para suponer que los hablantes de lenguas indoeuropeas no estuvieron presentes en Anatolia, ni podemos decir que habrían sido un grupo claramente identificable en el segundo milenio. Solo podemos observar que cuando las fuentes textuales nos informan sobre las lenguas en uso en Anatolia, algunas personas hablaban las indoeuropeas y otras no. (119)

EL ANTIGUO REINO HITITA ES REVELADO POR PRIMERA VEZ Cuando EL REY HITITA ANITTA DEL REINO DE KUSSARA SAQUEa HATTUSA EN EL 1700 a.C.

El Reino Antiguo

El antiguo reino hitita (1700-1500 a. C.) es revelado por primera vez con el saqueo de Hattusa por parte del rey hitita Anitta del reino vecino de Kussara en el 1700 a.C. Hattusa había existido como la poderosa ciudad de Hatti desde el año 2500 a. C. y, mucho después de que los hititas conquistaran la ciudad y dominaran la región, todavía se la conocía como "la tierra de los hattianos" La ciudad había repelido los ataques de Sargón el Grande de Akkad (2334-2279 a. C.) y de su nieto Naram-Sin (2261-2224 a. C.), pero cayó ante el rey Anitta, quien quemó la ciudad, la maldijo y maldijo a cualquiera que intentara reconstruirla.

Eliminar publicidad

Advertisement

Sin embargo, no mucho después de su destrucción, fue reconstruida por otro rey de Kussara llamado Hattusili I, cuyo nombre significa "uno de Hattusa." Como Hattusili parece haber sido conocido anteriormente con el título de "hombre de Kussara", algunos estudiosos afirman que tomó su nuevo nombre una vez que reconstruyó la ciudad como una expresión simbólica de la nueva prominencia de Hattusa sobre Kussara (aunque esta afirmación ha sido cuestionada por otros estudiosos). Debido a la falta de evidencia primaria, no se puede determinar cuándo tomó el nombre ni por qué, pero está claro que Hattusili I fundó el reino de los hititas.

Syrian Lion Statue
Estatua de león siria
Verity Cridland (CC BY-SA)

Según un antiguo documento llamado El edicto de Telepinu (siglo XVI a. C.), Hattusili fue un gran guerrero que conquistó una vasta región. Un relato de su reinado en el Edicto dice lo siguiente:

Posteriormente, Hattusili fue rey y sus hijos, hermanos, suegros, familiares y tropas se unieron. Dondequiera que iba en campaña, lograba controlar la tierra enemiga con fuerza. Destruyó las tierras una tras otra, les quitó el poder y las convirtió en fronteras del mar. Sin embargo, cuando volvió de las campañas, cada uno de sus hijos se habían ido a diferentes lugares del país, y en su mano prosperaron las grandes ciudades. Pero, cuando más tarde los sirvientes de los príncipes se corrompieron, comenzaron a devorar las propiedades, conspiraron constantemente contra sus amos y comenzaron a derramar su sangre. (Van de Mieroop, 120)

Este pasaje se interpreta en el sentido de que Hattusili estableció un reino unificado con el apoyo de su familia política pero, una vez que esto se logró, sus hijos se rebelaron contra él usando los recursos de las regiones en las que él les había puesto a cargo. Se ha interpretado que la referencia a los "sirvientes de los príncipes" significa los hijos de Hattusili o los ministros y consejeros de aquellos hijos que se levantaron contra el gobierno legítimo. Si los hijos fueron asesinados o si fueron los agentes de la rebelión, no se menciona en la sucesión.

Eliminar publicidad

Advertisement

En su lecho de muerte, Hattusili eligió a su nieto, Mursilli, como su heredero. Van de Mieroop escribe: "El reinado del nuevo rey es poco conocido, pero las fuentes lacónicas mencionan dos actos extremadamente importantes: las destrucciones de Alepo y Babilonia. Sin embargo, sus operaciones militares no fueron seguidas por una ocupación" (121). A diferencia de su abuelo, Mursilli parece haber realizado incursiones en otros reinos únicamente para la obtención del botín y no para agregar sus tierras y recursos a su propio reino. El edicto de Telepinu registra su reinado:

Cuando Mursilli era rey en Hattusa, sus hijos, hermanos, suegros, familiares y tropas estaban todos unidos. Dominó la tierra enemiga con fuerza, les quitó el poder y las convirtió en las fronteras del mar. Fue a la ciudad de Alepo, la destruyó y llevó a los deportados de Alepo y sus bienes a Hattusa. Después fue a Babilonia y la destruyó. Llevó a los deportados de Babilonia y sus bienes a Hattusa. Hantili era copero y tenía a Harapsili, la hermana de Mursilli, como esposa. Zidanta se acercó sigilosamente a Hantili y cometieron una mala acción: mataron a Mursilli y derramaron su sangre. (Van de Mieroop, 120)

Hantili era el cuñado de Mursilli y Zidanta era yerno de Hantili. Ambos conspiraron para asesinar a Mursilli y tomar el trono, en lo que tuvieron éxito. Hantili luego reinó como rey durante aproximadamente 30 años (c. 1526-1496 a. C.), pero parece haber logrado poco en ese tiempo. Zidanta, cansado de ver a Hantili haciendo poco y disfrutando de la realeza, lo asesinó y también a sus herederos. Zidanta luego se convirtió en rey después de Hantili y gobernó durante diez años igualmente tranquilos, hasta que fue asesinado por su hijo Ammuna. Quien gobernó durante 20 años (1486-1466 a. C.) y, en ese tiempo, Ammuna demostró ser peor rey que sus tres predecesores.

EL GRAN REINO QUE HATTUSILI HABÍA CREADO SE DERRUMBABA MIENTRAS MÁS Y MÁS REGIONES SE REBELAbaN CONTRA EL GOBIERNO CENTRAL.

El vasto reino que Hattusili había creado se derrumbaba mientras que más y más regiones se rebelaban contra el gobierno central, y Ammuna no hizo nada para detener la insurgencia o aplacar los territorios. Ammuna murió, aparentemente por causas naturales, y fue sucedido por un hijo de una esposa menor, Huzziya (conocida como Huzziya I), quien asesinó a los dos hijos legítimos mayores de Ammuna para tomar el trono.

Huzziya reinó mal durante cinco años hasta que fue depuesto en el 1460 a. C. por un hijo menor (o yerno) de Ammuna llamado Telepinu, quien lo desterró del reino (luego fue asesinado). Telepinu hizo todo lo posible para restaurar el reino a su antigua gloria pero, en ese punto, ya había poco que hacer. Se lo conoce mejor por El edicto de Telepinu, que registra la historia y la gloria pasada de los hititas y lamenta el triste estado al que llegó el reino en su tiempo. Telepinu fue el último rey del Reino Antiguo y, tras su edicto, la historia de los hititas entra en una "edad oscura" de la que poco se sabe.

Hittite Relief of Musicians
Relieve hitita de los músicos
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

La vida cotidiana y la cultura de los hititas son igualmente misteriosas, ya que las inscripciones que se han descifrado tratan principalmente de los reyes y sus campañas. Se sabe que los hititas escribieron usando la escritura acadia pero en su propio idioma indoeuropeo (lo que hizo que descifrar las tablillas fuera muy difícil, ya que los expertos en acadio podían leer las palabras pero no entenderlas) y usaron sellos cilíndricos para firmar documentos y marcar su propiedad como lo hacían la gente en toda Mesopotamia, esto sugiere a algunos estudiosos que hubo un vínculo claro entre las dos culturas.

Al mismo tiempo, sin embargo, el acadio era la lingua franca de la época, y Sumer (Mesopotamia meridional) había estado mucho tiempo en contacto con los hatti a través del comercio, por lo que parece más probable que la cultura mesopotámica haya influido en los hatti, no en los hititas, y que los hititas después se hayan apropiado de la cultura hattiana a través de la conquista. Los detalles de la vida y la cultura hititas que han salido a la luz parecen ser ligeras variaciones de las de los hatti. Sin embargo, la naturaleza exacta de la relación entre los dos pueblos sigue sin estar clara debido a la falta de fuentes primarias y, como se mencionó, el enfoque de los documentos está en las actividades de los gobernantes y no en la historia de la gente.

El Reino Nuevo

La historia de los hititas comienza de nuevo con el llamado Reino Nuevo (1400-1200 a. C.), también conocido como Imperio hitita. Aunque hubo reyes hititas antes que él (como Tudhaliya I y Tudhaliya II), esta historia realmente comienza con el rey Suppiluliuma I, quien tomó el trono aproximadamente en el 1344 a.C. El historiador Erdal Yavuz escribe lo siguiente:

El rey hitita Suppiluliuma dominó la historia de Oriente Medio durante el siglo XIV a. C., aunque las fechas de su reinado están en duda. Originalmente se pensó que había ascendido al trono alrededor del 1380 y que reinó durante aproximadamente cuatro décadas. Durante los primeros años de su reinado, Suppiluliuma consolidó la patria hitita y mejoró las defensas de Hattusa. Se construyeron las murallas de la ciudad, las cuales eran muy extensas, encerrando un área de más de 120 hectáreas. El Imperio hitita comenzó a expandirse hacia el sureste y la mayoría de las ciudades del norte de Siria se sometieron [al gobierno de Suppiluliuma]. (3)

Bajo el reinado de Suppiluliuma, el vasto reino de Mitanni se redujo a la condición de estado vasallo hitita y la fértil región de Levante, incluidas importantes ciudades portuarias como Biblos, que les fueron arrebatadas a los egipcios. Las cartas de Suppiluliuma a los faraones Amenhotep III y su sucesor Akenatón se conservan en las Cartas de Amarna, entre ellas una tiene que ver con Mitanni. Egipto había sido anteriormente un fuerte aliado de Mitanni, y la retirada del apoyo de Amenhotep III al rey Tushratta de Mitanni dejó a Suppiluliuma I libre para hacer lo que quisiera en la región.

Suppiluliuma I había conquistado recientemente la región de Siria y dejó claro su apoyo a un rival al trono de Mitanni; Egipto, temiendo la fuerza del ejército hitita, retiró su respaldo a Tushratta. Bajo el reinado de Akhenatón, Suppiluliuma I continuó expandiendo su imperio tomando reinos y estados vasallos de Egipto, como Biblos, con poco esfuerzo. Tras la muerte de Akhenatón, su hijo Tutankamón tomó el trono de Egipto y envió al general Horemheb contra los hititas para tratar de detener su ascenso; estas campañas, sin embargo, no tuvieron éxito en gran medida porque el ejército hitita se había fortalecido mientras que el ejército egipcio había decaído.

Cuando Tutankamón murió repentinamente en 1327 a. C., su reina viuda, Anjesenamón, le escribió a Suppiluliuma I pidiéndole que le enviara a uno de sus hijos para casarse con él, ya que no podía soportar tener que casarse con un sirviente, tampoco podía gobernar sola y no tenía hijos para asumir el trono. Se trataba de una petición sin precedentes por parte de una reina de Egipto y, tras asegurarse de que el mensaje era legítimo, Suppiluliuma I envió a su hijo Zannanza a Egipto para casarse con ella y convertirse en faraón. Sin embargo, Zannanza nunca llegó a las fronteras de Egipto, ya que fue asesinado (probablemente por el general egipcio Horemheb o el visir Ay) para evitar que un extranjero gobernara Egipto. Suppiluliuma I centró sus campañas militares aún más directamente contra Egipto tras el asesinato de su hijo y conquistó el resto del Levante.

Hittite War Chariot
Carro de guerra hitita
Karen Barrett-Wilt (CC BY-NC-SA)

Suppiluliuma I murió en la peste que se extendió por la región en el 1322 a.C. Se cree que los cautivos egipcios que trajo como esclavos de sus conquistas llevaron la plaga con ellos a Hattusa. Suppiluliuma I fue sucedido por su hijo Arnuwanda II, quien también murió de peste y fue sucedido por su hermano menor Mursilli II. Arnuwanda II había sido preparado personalmente por Suppiluliuma I para ocupar el trono, mientras que Mursilli II tenía poca experiencia y era considerado nada más que un niño. Ninguno de los reyes de las regiones circundantes tomó en serio al joven monarca cuando ascendió al trono en el 1321 a. C. pero, como pronto descubrirían, esto fue un error.

MUWATALLI II (1295-1272 a.c.) FUE FAMOSO PRINCIPALMENTE POR ENFRENTAR A RAMSÉS EL GRANDE DE EGIPTO EN LA BATALLA DE QADESH.

Mursilli II había aprendido más de su padre de lo que cualquiera hubiera pensado y rápidamente se dedicó a conquistar tribus que durante mucho tiempo habían resultado ser un problema (como los kaskas). Primero aseguró las fronteras del Imperio hitita y luego las expandió. Después de un reinado de 25 años, murió y dejó el trono a su hijo Muwatalli II (1295-1272 a. C.), famoso principalmente por enfrentarse a Ramsés el Grande de la XIX dinastía de Egipto en la batalla de Qadesh.

Muwatalli II fue sucedido por su hijo Mursilli III, quien reinó solo cinco años, y fue sucedido por el hermano de Muwatalli II, Hatusilli III, más conocido por su participación en el primer tratado de paz del mundo, el Tratado de Qadesh, entre los hititas y los egipcios en el 1258 a.C.

En el 1237 a. C., Hatusilli III murió y el gobierno pasó a su hijo Tudhaliya IV. En ese momento, los asirios estaban creciendo en poder y, en el 1230 a. C., desafiaron la soberanía de los hititas por el control de la región que antes pertenecía a Mitanni. En la batalla de Nihriya, aproximadamente en el 1245 a. C., las fuerzas de Tudhaliya IV fueron derrotadas por el ejército asirio y esto causó el comienzo del declive del Imperio hitita. Yavuz escribe:

Una masa de ataques de [un pueblo de origen desconocido] conocido como "los pueblos del mar" destruyó gran parte de Asia Menor, incluido el Estado hitita, alrededor de 1200 a. C. y, después de eso, los hititas nunca pudieron restaurar su estado nuevamente (4).

El último rey del Imperio hitita fue Suppiluliuma II, famoso por su participación en la primera batalla naval registrada en la historia en el 1210 a. C., en la que la flota hitita obtuvo la victoria sobre los chipriotas. Aún así, la victoria fue la excepción más que la regla del reinado de Suppiluliuma II, y el creciente poder de los asirios, combinado con las repetidas incursiones de los pueblos del mar y la tribu de los Kaskas, que se había levantado de nuevo, socavó la estabilidad del imperio hasta que se desintegró. Hattusa fue saqueada por los Kaskas en el 1190 a. C. y quemada. Se cree que Suppiluliuma II murió en este ataque. Christopher Scarre escribe:

El apogeo del poder hitita llegó bajo el rey Suppiluliuma I cuando sus ejércitos compitieron con Egipto y Mitanni por el control del Levante. El imperio hitita se derrumbó alrededor del 1200 a. C. y se disolvió al sur de las montañas Tauro en poderosas ciudades-estado neo hititas que luego absorbió el imperio asirio en el siglo IX a. C. (215).

Los asirios destruyeron todo lo que no podían usar del imperio hitita y marcaron la región con su propia cultura y valores. El área todavía era conocida como "la tierra de Hatti" hasta el año 630 a. C., aunque la gente, en ese momento, ya no recordaba a Hatti o a los reyes hititas y sus logros.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Diego Villa C
Profesional en lenguas con estudios literarios. Profesor de castellano, escritor, traductor y entusiasta de la historia. Áreas de interés: literatura, artefactos antiguos, la historia de las religiones, la astrología, la arquitectura, la historia militar y del arte.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2018, mayo 01). Los hititas [The Hittites]. (D. V. C, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-163/los-hititas/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Los hititas." Traducido por Diego Villa C. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 01, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-163/los-hititas/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Los hititas." Traducido por Diego Villa C. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 01 may 2018. Web. 10 ago 2022.

Afiliación