Lengua etrusca

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 21 febrero 2017
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, italiano
Etruscan Inscription Plaque (by The British Museum, Copyright)
Placa de inscripción etrusca
The British Museum (Copyright)

La lengua de los etruscos, al igual que el propio pueblo, ha permanecido en el misterio y aún no se comprende del todo. El alfabeto utilizaba una escritura griega occidental, pero la lengua ha planteado dificultades a los estudiosos porque no está relacionada con las lenguas indoeuropeas contemporáneas y los ejemplos que se conservan se limitan en gran medida a inscripciones muy breves, la mayoría de las cuales son nombres propios. En general, se comprenden las letras, la pronunciación, la estructura general de las frases y muchos nombres propios, pero el significado de muchas más palabras que no pueden deducirse del contexto, los préstamos de otras lenguas y la aparición en textos paralelos, etc., siguen siendo el mayor escollo para descifrar la lengua en su totalidad. Lo que sí se desprende de la gran cantidad de inscripciones que se conservan es que era relativamente común la alfabetización limitada, incluso entre las mujeres, y estaba extendida por toda Etruria.

Orígenes y fuentes

El etrusco era una lengua relativamente aislada que no estaba relacionada con las lenguas indoeuropeas de Italia, y de la que solo se conocen dos lenguas relacionadas que se consideran derivadas de la misma fuente común. Se trata del raético, hablado en la región alpina al norte de Verona, y de la lengua hablada en Lemnos antes que el griego, ambas con muy pocos ejemplos de textos conservados, y esta última probablemente derivada de los comerciantes etruscos. Parece que el historiador del siglo I a.C. Dionisio de Halicarnaso tenía toda la razón al afirmar que los etruscos eran "un pueblo muy antiguo que no se parece a ningún otro ni en la lengua ni en las costumbres" (Heurgon, 1). El etrusco se hablaba en toda Etruria, es decir, el centro oeste de Italia, desde Roma en el sur hasta el valle del río Po en el norte, donde los etruscos fundaron colonias.

Eliminar publicidad

Advertisement

Hay más de 13.000 ejemplos individuales de textos etruscos, que cubren el principal periodo de la civilización, desde el siglo VIII al I a.C.

Hay más de 13.000 ejemplos individuales de textos etruscos, que cubren el período principal de la civilización desde el siglo VIII al I a.C. La mayoría son de la propia Etruria. La mayoría proceden de la propia Etruria, pero hay otras fuentes del sur y el norte de Italia, Córcega y el norte de África. Los textos adoptan la forma de inscripciones, en su mayoría breves y a menudo fragmentarias, sobre cerámica y tablillas de metal o piedra. Una de las más importantes y útiles son las tres tablillas de oro de Pyrgi, el puerto de Cerveteri, que contenían la misma información (aunque en un contexto diferente) tanto en alfabeto etrusco como fenicio. Descubierto en los cimientos de un templo y fechado en torno al año 500 a.C., describe la dedicación de una zona sagrada a Astarté y probablemente fue clavado en la pared del templo.

Las obras de arte y los objetos cotidianos como espejos, armas y armaduras, especialmente los que se dejan como ofrendas votivas en los santuarios, son otra fuente. Un ejemplo típico de estos breves fragmentos de texto es el siguiente, extraído de un pequeño frasco de terracota:

Eliminar publicidad

Advertisement

Aska mi eleivana, mini mulvanike mamarce velchana

(Soy una botella de aceite y Mamarce Velchana me donó)

La cerámica, las urnas funerarias y las pinturas murales de las tumbas suelen llevar también inscripciones breves. Desgraciadamente, se conservan muy pocos registros escritos extensos y ningún libro escrito por los etruscos en su propia lengua, aunque se sabe que los etruscos crearon libros hechos con páginas de lino dobladas (liber linteus), y los extractos que se conservan apuntan a una rica literatura etrusca. Un texto de unas 1500 palabras (el más largo que se conserva), sobrevive de forma indirecta e incompleta como encuadernación de una momia egipcia en el Museo Nacional de Zagreb. En él se describen diversos procedimientos y ceremonias rituales dictados por el calendario que se utilizaban en la religión etrusca.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Etruscan & Phoenician Inscriptions
Inscripciones etruscas y fenicias
Pufacz (Public Domain)

A veces los arqueólogos tienen suerte y un solo hallazgo resulta valiosísimo: en este caso, una pequeña tablilla de marfil del siglo VII a.C. procedente de Marsiliana d'Albegna que había sido utilizada como tablilla de cera para escribir y que tenía el alfabeto completo grabado en el lateral, sin duda, como ayuda para la memoria de su propietario. Otro gran hallazgo fue un gallo de cerámica bucchero de Viterbo que también tenía un alfabeto completo rayado en su superficie.

Una segunda fuente indirecta son los glosarios de los escritores griegos y latinos que tradujeron listas de palabras etruscas a su propia lengua. Otra ayuda importante para los lingüistas es el uso de palabras prestadas en una segunda lengua, y aquí el latín y el griego vuelven a ser útiles. Por último, el contexto arqueológico de las inscripciones puede proporcionar información útil para su significado general.

Eliminar publicidad

Advertisement

Alfabeto y estructura

El alfabeto etrusco fue adaptado a partir de uno griego occidental, introducido con toda probabilidad por comerciantes de Eubea en algún momento antes del año 700 a.C., por lo que su pronunciación es generalmente conocida. Como consecuencia de este contacto con el griego, se necesitaron nuevas palabras para los nuevos objetos que llegaban al mundo etrusco, que muestran una marcada similitud con sus originales griegos. Por ejemplo, la cerámica se importó a Etruria en grandes cantidades, y recipientes tan peculiares como la jarra griega o el vaso de dos asas, el prochous y el lekythos, se convierten en pruchum y lechtum, respectivamente. Esta asimilación se repite en la mitología, donde los personajes griegos reciben nombres etruscos, por ejemplo, Aias o Áyax se convierte en Eivas y Heracles o Hércules en Ercle.

El alfabeto etrusco contaba con 26 signos, pero algunos no se utilizaban: los griegos sin un sonido correspondiente en el etrusco hablado (por ejemplo, beta, gamma, delta y ómicron). Asimismo, se añadieron algunas letras para cubrir los sonidos etruscos no presentes en el griego (por ejemplo, el 8 para el sonido F). Solo había cuatro vocales (a, e, i, u) y, dado que el acento de la palabra se producía principalmente en la primera sílaba, las internas cortas se abandonaron a partir del siglo V a.C., lo que dio lugar a frecuentes agrupaciones de consonantes. Los textos se leían de derecha a izquierda, aunque los más largos podían tomar direcciones alternas en cada línea (bustrofedón).

Etruscan Model Liver For Divination
Modelo de hígado etrusco para la adivinación
Jan van der Crabben (CC BY-NC-SA)

Hay indicios del uso del tiempo verbal, pero aún no se han identificado rasgos como indicadores de diferencias en el número de sustantivos. La estructura de las oraciones no está clara, pero parece prevalecer la secuencia sujeto-objeto-verbo. La mayor laguna en el conocimiento del etrusco es el vocabulario, ya que solo se conservan unas 200 palabras que no son nombres propios. Por ello, no es descartable que nuevos descubrimientos arqueológicos amplíen este léxico y den a los lingüistas una mayor oportunidad de comprender plenamente el etrusco.

Eliminar publicidad

Advertisement

Legado

Los etruscos, al colonizar partes del norte de Italia, difundieron su alfabeto a los venecianos, raetianos y lepones, entre otros. También comerciaron con pueblos del otro lado de los Alpes, y así transmitieron su alfabeto y su lengua a las tribus germánicas, lo que llevaría al desarrollo de la escritura rúnica del norte de Europa.

Los romanos conquistaron a los etruscos en los siglos II y I a.C., y gran parte de su cultura se asimiló a las nuevas costumbres romanas. El etrusco fue desapareciendo como lengua cotidiana y fue sustituido por el latín, tal y como se aprecia en las inscripciones de los monumentos de la época, pero parece haber sobrevivido en contextos más formales, ya que el autor latino del siglo I a.C., Lucrecio, hace referencia a los himnos tirrénicos, y se sabe que algunos ritos y practicantes religiosos etruscos sobrevivieron hasta la época imperial, en la que probablemente seguían utilizando fórmulas y frases etruscas. Además, al igual que los romanos continuaron algunas de las prácticas culturales de los etruscos, el latín adoptó muchas palabras de la lengua de la primera gran civilización de Italia. Por último, hay quienes consideran que el famoso abrojo toscano, o gorgia toscana, de los italianos modernos de esa región es una herencia de sus antepasados etruscos.

Eliminar publicidad

Publicidad

Bibliografía

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2017, febrero 21). Lengua etrusca [Etruscan Language]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-15665/lengua-etrusca/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Lengua etrusca." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 21, 2017. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-15665/lengua-etrusca/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Lengua etrusca." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 21 feb 2017. Web. 08 ago 2022.

Afiliación