Colina de Tara

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 26 agosto 2015
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Mound of the Hostages, Hill of Tara (by Joshua J. Mark, CC BY-NC-SA)
Montículo de los Rehenes, Colina de Tara
Joshua J. Mark (CC BY-NC-SA)

La Colina de Tara es un antiguo sitio de la Edad Neolítica en el condado de Meath, Irlanda. Era conocida como sede de los Altos Reyes de Irlanda, lugar de coronaciones, lugar de reunión para la promulgación y lectura de leyes y para festivales religiosos.

El monumento más antiguo del lugar es el Túmulo de los Rehenes, una tumba de paso del Neolítico que data del 3000 a. C. Los fuertes anulares y las evidencias de otros recintos como el Salón de Banquetes datan de un periodo posterior. La Lia Fail (piedra del destino) con la que se inauguraban los antiguos reyes sigue en pie en la colina. El lugar también está asociado a los Tuatha De Danaan, los pueblos preceltas de Irlanda, y a los elementos místicos que llegaron a encarnar.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los grandes días de descanso (sabbats) de la Irlanda pagana se anunciaban con una hoguera en el monte que, a una altura de 197 metros, se veía desde muchos kilómetros a la redonda. Se dice que San Patricio anunció la llegada del cristianismo a Irlanda encendiendo su propia gran hoguera al otro lado de Tara, en la colina de Slane, antes de ir allí a predicar ante el rey Laoghaire en 432/433 d. C. El nombre proviene del gaélico Cnoc na Teamhrach, que suele traducirse como "lugar de grandes perspectivas", aunque también se ha argumentado que procede de una deformación de Tea-Mur o Teamhair, lugar de enterramiento de la antigua reina Tea.

Tara en la leyenda

La Colina de Tara desempeña un papel fundamental en la obra del siglo XI y XII El Libro de las Invasiones, considerada hoy en día una construcción mítica de la historia temprana de Irlanda por parte de los escribas cristianos que intentaron relacionar el pasado de Irlanda con las narraciones bíblicas, la historia griega y romana. Cuenta la historia de la temprana colonización por parte de los descendientes del bíblico Noé y luego una serie de invasiones que culminan con la llegada de los milesios desde España. Aunque la obra se considera hoy en día como un folklore y un mito, fue entendida como historia por su público original y durante siglos después.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los Altos Reyes de Irlanda eran elegidos por un sistema de rotación entre jefes, y sus inauguraciones en Tara eran grandes festivales.

Los milesios derrotaron al pueblo conocido como los Tuatha De Danaan (los hijos de la diosa Dana) y, según una versión de la leyenda en el Libro de Leinster, el poeta y juez milesio Amergin recibió el encargo de decidir qué raza se quedaría con cada tierra.

Dividió Irlanda entre las dos, dando a los suyos toda la tierra por encima del suelo y a los Tuatha De Danaan todo lo que había bajo tierra. Esta leyenda explica los hogares del "pueblo de las hadas" de Irlanda, que viven en cuevas, bajo el suelo en agujeros y en los recovecos y grietas de las rocas.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Dos hermanos milesios, líderes de su pueblo, se repartieron la tierra: Eremon se quedó con la mitad norte y Eber con la sur. Con la tierra dividida, los hermanos repartieron sus ejércitos en partes iguales y luego los artesanos y los cocineros, y así sucesivamente con hombres y mujeres de todas las artes, hasta que solo quedaron dos: un arpista y un poeta. El escritor Seumas MacManus relata el resto de la historia: "Echándolos a suertes, el arpista cayó en manos de Eremon y el poeta en las de Eber: lo que explica por qué, desde entonces, el Norte de Irlanda ha sido célebre por la música y el Sur por la canción" (11). Los hermanos, con todo dividido por igual, se instalaron entonces en una larga paz.

Stone of Destiny, Hill of Tara
Piedra del Destino, Monte de Tara
Germán Póo-Caamaño (CC BY)

Fue la Colina de Tara lo que rompió la paz. La esposa de Eber le dijo que deseaba tener las tres colinas más bonitas de Irlanda y, especialmente, la más bella y pintoresca: Tara. Tara pertenecía a Eremon en el norte y, cuando la esposa de Eremon (Tea) se enteró de la petición, se puso furiosa porque esta mujer no pudiera estar contenta en su propio reino. Las dos discutieron y arrastraron a sus maridos a la lucha, lo que provocó la guerra. Tea murió y fue enterrada en Tara, a la que le dio su nombre (Teamhair = Colina de Tara). Eber fue derrotado y Eremon, ahora único gobernante de Irlanda, fue coronado en Tara. Este acontecimiento marcó el inicio de la tradición de las coronaciones de los altos reyes de Irlanda en este lugar.

Eliminar publicidad

Advertisement

Tara y Cormac MacArt

Otra versión del pasado de Tara afirma que los Fir Bolgs, la raza que vivía en Irlanda antes de la invasión de los Tuatha De Danaan, fueron los primeros en construir en Tara e inaugurar reyes allí. Los rituales de los Fir Bolgs fueron sustituidos por los de los Tuatha De Danaan y luego por los de los milesios, pero la importancia del lugar nunca disminuyó. Se construyó una gran sala de banquetes para los festines, casas para que los dignatarios se alojaran durante las asambleas, otras viviendas para las damas, una casa de reuniones y fortalezas de anillos.

Se prestó especial atención a la ubicación de estos edificios para alinearlos con las direcciones astronómicas y solares. El Montículo Neolítico de los Rehenes está alineado de manera que en dos de los días de descanso importantes (sabbats), Imbolc (en febrero) y Samhain (a finales de octubre), el sol de la mañana ilumina el pasaje del montículo, que de otro modo sería oscuro. El Montículo de los Rehenes se llama así porque era el lugar donde se intercambiaban rehenes entre reyes y dignatarios.

Esto sugiere la importancia del lugar en la antigüedad, ya que el intercambio de rehenes se elegía en un terreno en el que ambas partes se sentían seguras. El rey era considerado una sabia figura paterna para el pueblo que, al menos en teoría, trabajaría por el bien común por encima de sus propios intereses.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los Altos Reyes de Irlanda eran elegidos por un sistema de rotación entre jefes; no asumían el trono por ningún derecho divino ni por herencia, y sus tomas de posesión en Tara eran grandes festivales. Según la leyenda, la piedra del destino gritaba cuando se elegía al rey legítimo. Se decía que dos piedras en pie, hacia las que el aspirante a rey se dirigía al galope, se separaban si era digno de gobernar.

El rey considerado más digno fue Cormac MacArt (hacia el siglo III d. C.), bajo cuyo gobierno floreció Tara. Aunque hay muchos mitos y leyendas en torno al reinado de este rey, los estudiosos consideran que realmente existió. Se dice que era hijo o nieto del gran héroe Conn de las Cien Batallas y siempre se le describe con gran respeto como legislador y protector del pueblo.

Las famosas Leyes de Brehon, consideradas entre los códigos legales más equitativos jamás escritos, se atribuyen a Cormac MacArt. Los derechos de las mujeres estaban protegidos y, a diferencia de otras culturas del siglo III d. C., las mujeres podían ejercer cualquier profesión que desearan y eran consideradas compañeras de sus maridos en el matrimonio, en lugar de propiedad.

Eliminar publicidad

Advertisement

Se desconoce si los Fir Bolg tenían realmente una sala de banquetes en su época, pero consta que Cormac MacArt construyó una gran sala con 14 entradas, de 760 pies de largo (231 648 metros) por 45 de alto (13 716 metros). También se supone que construyó un palacio en Tara y otras estructuras y monumentos. La silueta de lo que pudo ser un largo edificio todavía puede verse en Tara en la actualidad, aunque se discute si se trata realmente de los restos de una casa de banquetes, al igual que las afirmaciones relativas a los otros edificios que se dice que levantó Cormac MacArt.

Sin embargo, aún queda mucho por excavar en Tara, y es posible que los antiguos escritores sean reivindicados todavía. MacManus cita el Libro de Ballymote del siglo XIV, una obra que hoy se consideraría semimítica, que describe a Cormac MacArt como "un rey noble e ilustre" en cuya época "no hubo ni heridas ni robos... sino que cada uno disfrutó de lo suyo, en paz" (47). El escritor T.W. Rolleston extiende en el reinado de Cormac MacArt sus proyectos de construcción especialmente, escribiendo:

También reconstruyó las murallas de Tara y las hizo fuertes, y amplió el gran salón de banquetes e hizo en él pilares de cedro ornamentados con placas de bronce, y pintó sus paredes blancas como la cal con dibujos rojos y azules. También construyó palacios para las mujeres, almacenes y salones para los combatientes; nunca antes ni después Tara estuvo tan poblada ni fue tan gloriosa. (178)

Cormac MacArt fue considerado un gran rey pagano que, hacia el final de su vida, se convirtió al cristianismo. Independientemente de que todos los sucesos de su vida que llegaron a escribirse ocurrieran realmente, la historia de su conversión está en consonancia con la cristianización de los héroes y rituales paganos que se hizo común en Irlanda tras la llegada de San Patricio.

San Patricio y Tara

Se cree que San Patricio llegó a Irlanda como misionero en los años 432/433 d. C. Patricio era un ciudadano romano que había sido capturado y vendido como esclavo en Irlanda años antes. Escapó, dio crédito a Dios por su liberación, y regresó a Gran Bretaña. Allí estudió para ser sacerdote, fue ordenado y volvió a Irlanda como misionero.

Statue of St. Patrick, Hill of Tara
Estatua de San Patricio, Colina de Tara
Joshua J. Mark (CC BY-NC-SA)

En el año 433 d. C., según la leyenda, el Gran Rey Laoghaire prohibió encender cualquier fuego en alguna noche cercana a la fiesta pagana de Ostara, cuando se encendía la gran hoguera en la Colina de Tara. Este día de descanso (sabbat) correspondía a la celebración cristiana de la Pascua, por lo que Patricio encendió su propia hoguera en la colina de Slane, frente a Tara, que ardió con tanta intensidad que el rey la vio y envió a sus soldados para que arrestaran a quien le había desafiado y apagaran la llama.

Patricio y sus seguidores eludieron a los soldados gracias a un milagro por el que aparecieron como una manada de ciervos y se dirigieron a la sede del rey en Tara. Una vez allí, Patricio derrotó a los druidas del rey en un debate y luego predicó al rey y a sus compañeros. Mientras esto ocurría, los soldados que habían sido enviados a arrestarlo regresaron para informar que el fuego de Patricio no se podía apagar. La historia termina con varios miembros de la corte del rey convirtiéndose al cristianismo, mientras que el propio rey rechazó la nueva fe, pero quedó lo suficientemente impresionado por Patricio como para permitirle continuar su misión.

En la actualidad, una vez que se entra por la puerta de la Colina de Tara, la estatua de San Patricio es el primer monumento que se ve y, detrás de ella, una iglesia. En consonancia con la historia del fuego de Pascua, la estatua y la iglesia son símbolos adecuados del triunfo del cristianismo en Irlanda. A diferencia de la lucha entre la antigua fe y la nueva en otros países, la conversión de Irlanda por San Patricio y sus seguidores fue relativamente pacífica, y las antiguas estatuas de dioses paganos dieron paso a las de Patricio y otros santos y símbolos cristianos. En el patio de la iglesia hay dos antiguas piedras en pie, una de las cuales representa al dios pagano de la fertilidad Cernunnos. Quien visite el lugar hoy notará que la estatua de San Patricio es bastante prominente, mientras que la de Cernunnos podría confundirse con una gran roca.

La Colina de Tara después de San Patricio

Tanto si se aceptan los relatos de Patricio y su fuego como los demás, su misión en Irlanda fue un gran éxito. Sin embargo, la Colina de Tara disminuyó como centro político y religioso a medida que el cristianismo crecía en poder y otros lugares aumentaban su importancia al asociarse con centros cristianos de aprendizaje o milagros realizados por Patricio o santos posteriores. El prestigio de Tara se redujo aún más tras la invasión normanda de 1169 y el posterior establecimiento del dominio inglés en Irlanda, que durante siglos intentó suprimir la lengua y la cultura irlandesas.

Sin embargo, el recuerdo de la antigua sede de los altos reyes siguió resonando en el pueblo. Tara ha sido escenario de protestas pacíficas y conflictos encarnizados, como el Levantamiento de 1798 o la manifestación no violenta de 1843 protagonizada por el patriota y orador irlandés Daniel O'Connell. Desde la prehistoria hasta el presente, Tara ha sido siempre la "más agradable de las colinas" y ha desempeñado un papel importante en la historia de Irlanda.

Desde 2007, el sitio ha sido el centro de una controversia entre los promotores de la autopista M3 y el grupo de preservación Salva a Tara (Save Tara) sobre la construcción de una autopista cerca del sitio. Los conservacionistas sostienen que la construcción destruirá aspectos vitales del lugar y borrará milenios de historia, mientras que los representantes de la autopista M3 afirman lo contrario y señalan que la conservación histórica y el desarrollo del siglo XXI d. C. se han equilibrado en otros lugares de Irlanda y lo harán en Tara.

Ambas partes de la controversia ofrecen argumentos relevantes para sus afirmaciones, pero hay que tener en cuenta que el Fondo Mundial de Monumentos incluyó a Tara en su lista de los 100 lugares más amenazados en 2008 y el desarrollo propuesto de la autopista influyó en esa designación. Aun así, ambas partes han ganado un número significativo de partidarios en todo el mundo para sus causas, lo que pone de manifiesto la importancia de la Colina de Tara para la gente solo de Irlanda, sino de todo el mundo.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2015, agosto 26). Colina de Tara [Hill of Tara]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13952/colina-de-tara/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Colina de Tara." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación agosto 26, 2015. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13952/colina-de-tara/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Colina de Tara." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 26 ago 2015. Web. 30 sep 2022.

Afiliación