Francisco Pizarro

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 24 junio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Francisco Pizarro (by Llull, Public Domain)
Francisco Pizarro
Llull (Public Domain)

Francisco Pizarro (c. 1478-1541) fue un conquistador que dirigió la conquista española de la civilización inca a partir de 1532. Con solo un pequeño grupo de hombres, Pizarro aprovechó su superioridad armamentística y el hecho de que los incas estaban debilitados por la guerra civil y la llegada de enfermedades europeas para hacerse con el mayor imperio del mundo.

Pizarro capturó la capital inca de Cuzco, ejecutó al gobernante inca Atahualpa y aprovechó el descontento generalizado de los indígenas sudamericanos con el gobierno inca. Las cosas se desmoronaron para los invasores cuando empezaron a luchar entre ellos por las relucientes riquezas de un imperio que se desmoronaba. Pizarro fue asesinado en su casa de Lima por una facción española rival en junio de 1541.

Eliminar publicidad

Advertisement

Juventud

Francisco Pizarro nació en 1478 en Trujillo, Extremadura, España. De origen humilde, Francisco era hijo ilegítimo de Gonzalo Pizarro (fallecido en 1522), un coronel español; su madre, Francisca González y Mateos, era hija de un campesino local. Al crecer en circunstancias que no le permitieron asistir a la escuela ni ser aceptado por la sociedad, Francisco ni siquiera aprendió a leer o escribir. Con pocas ventajas para una vida en España, no es de extrañar que Francisco, como muchos de su generación, se sintiera atraído por la promesa de fama y fortuna que ofrecía el Nuevo Mundo.

una vez que tuvo una buena conexión con Panamá, Pizarro pudo pensar en organizar sus propias expediciones.

En 1502, Francisco navegó con Nicolás de Ovando (nacido en 1451) hacia La Española (actual República Dominicana/Haití), colonia española desde 1494. En 1509, Francisco se trasladó a tierra firme, donde se unió a la expedición dirigida por Alonso de Ojeda (1468-1515) al Golfo de Urabá, frente a la costa de la actual Colombia. Tras disfrutar de las vistas, si no de las riquezas del Nuevo Mundo, Francisco se unió a la expedición de Vasco Núñez de Balboa (1475-1517) para cruzar el istmo de Panamá en 1513. Francisco, por tanto, se convirtió en uno de los primeros europeos en ver el Océano Pacífico. Se instaló en Panamá y desarrolló allí una exitosa carrera política, ejerciendo como magistrado e inspector de encomiendas (derecho de explotación de la mano de obra local forzada en una zona determinada).

Eliminar publicidad

Advertisement

Spain and the Spanish Indies
España y las Indias españolas
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

El historiador C. Howard ofrece la siguiente descripción de Francisco Pizarro:

Pizarro era un hombre delgado, de rostro severo y delineado, con el pelo canoso y una barba puntiaguda y bien cuidada. Los que lo conocían decían que era prudente y perspicaz, incluso templado, en casi todo menos en su apetito por el oro. Sin embargo, nadie pondría en duda que era un hombre muy autoexigente y, por tanto, exigente también con sus hombres.

(12)

Las primeras expediciones al sur

Una vez que estuvo bien establecido y con buenos contactos en Panamá, Pizarro pudo pensar en organizar sus propias expediciones. En el norte corrían rumores de que en las tierras desconocidas del sur había un gran imperio de oro. Pizarro reunió los fondos necesarios para dirigir una expedición hacia allí en 1524-5. Exploró la costa norte de Sudamérica e intentó remontar el río Biru, pero no pudo avanzar mucho contra los difíciles vientos y corrientes. El grupo se encontró con una tribu hostil en Punta Quemado, donde Pizarro recibió siete heridas y varios de sus hombres murieron.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Pizarro tenía ya más de 50 años; esta sería su última oportunidad de alcanzar la fama y la gloria.

Pizarro lanzó otra expedición en marzo de 1526. Navegando hacia el río San Juan, Pizarro marchó hacia el interior, pero esta vez los pantanos le impidieron el paso. Mientras tanto, el piloto de Pizarro, Bartolomé Ruiz, había navegado por el ecuador (el primer europeo en hacerlo en el Pacífico), donde se había encontrado con una embarcación de balsa cargada de productos comerciales, entre ellos, objetos de oro. Por fin, los conquistadores tenían una señal de que las riquezas podían ser suyas si tan solo podían encontrar la fuente. Ignorando las órdenes del gobernador de regresar a Panamá, Pizarro se quedó con una fuerza de voluntarios y navegó hasta el Golfo de Guayaquil (donde se unen las costas de Ecuador y Perú). Allí descubrió el bullicioso puerto de Tumbes. Había entonces una prueba más de la presencia de una gran civilización y de que realmente había algo en Sudamérica que valía la pena perseguir. Primero tendría que volver a España y obtener la aprobación real para su siguiente y más amplia expedición, para intentar emular los "descubrimientos" de su compatriota Hernán Cortés (1485-1547) en México, que había conquistado la civilización azteca. Pizarro tenía ya más de 50 años; esta sería su última oportunidad de alcanzar la fama y la gloria.

Inca Empire - Expansion and Roads
Imperio inca: extensión y caminos
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

La conquista de los incas

En julio de 1529, Pizarro logró demostrar el potencial de Sudamérica para la Corona española. Primero fue nombrado caballero de Santiago y luego se le concedió el estatus de adelantado, que era el derecho legal otorgado por el rey de España, Carlos V, emperador (1519-56) del Sacro Imperio Romano Germánico, para convertirse en el gobernador de cualquier nueva tierra que colonizara allí. Además, Pizarro podía quedarse con las cuatro quintas partes de las riquezas adquiridas en el proceso. Sus otras obligaciones incluían construir fortalezas para mantener la posesión de la nueva colonia que estableciera y llevar clérigos para difundir el cristianismo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Pizarro organizó su tercera expedición durante el 1530 y partió de nuevo hacia lo desconocido en diciembre de ese año. Pizarro condujo menos de 200 hombres de combate a los Andes. Su segundo al mando era Diego de Almagro (c. 1475-1538), que había participado en sus dos viajes anteriores al sur. Navegando desde Panamá por la costa de Colombia y Ecuador en dos carabelas, los europeos saquearon todo el camino, el equipo que marchaba por tierra estaba a la sombra de los barcos de la costa. Pizarro esperó refuerzos en Coaque (Ecuador) en febrero de 1531, por lo que su fuerza llegó a contar con 260 hombres. El miniejército marchó lentamente hacia el sur, conquistó Tumbes en febrero de 1532 y luego se adentró en el interior. Los invasores observaron los caminos y almacenes bien construidos a lo largo del camino, indicadores seguros de que estaban invadiendo las tierras de un rico imperio. Finalmente, el 15 de noviembre de 1532, se estableció el primer contacto con el pueblo inca, y Pizarro envió un mensaje para hablar con su rey en Cajamarca, en el altiplano de Perú.

Dos factores ayudarían enormemente a Pizarro en su conquista. El primero fue la epidemia de enfermedades europeas que ya había llegado a Sudamérica desde México y Centroamérica. Esta ola mató a un asombroso 65-90% de la población. El propio gobernante inca Wayna Qhapaq había sucumbido en 1528, y esto condujo al segundo punto a favor de los conquistadores: la fragilidad inherente del Imperio inca. Los dos hijos de Wayna Qhapaq, Waskar y Atahualpa, luchaban ahora entre sí por el control del imperio, entonces el mayor del mundo, pero lamentablemente desequilibrado, con 40.000 incas gobernando a 10 millones de súbditos. La nefasta guerra civil, que duró 6 años, puso de manifiesto la lucha de los incas por intentar controlar un vasto imperio con muchos pueblos sometidos que no estaban nada contentos de ser gobernados por los incas, que imponían sus impuestos, su religión e incluso su arte a los pueblos conquistados.

Inca Ruler Atahualpa
Gobernante Inca Atahualpa
Mary Harrsch (taken at the Ojai Valley Museum) (CC BY-NC-SA)

Atahualpa había ganado la guerra civil, y fue él quien se reunió con Pizarro. El primer contacto fue amistoso, con bebidas, una exhibición de caballos y discursos, pero Pizarro reveló sus despiadadas intenciones al día siguiente cuando atacó a Atahualpa y a su ejército de 80.000 hombres. Las armas de pólvora europeas le dieron la victoria total: 7000 incas murieron, sin que los españoles sufrieran ninguna pérdida.

Eliminar publicidad

Advertisement

Atahualpa fue capturado en la batalla y tuvo que aportar un enorme tesoro para asegurar su liberación. Los incas proporcionaron el oro y la plata, pero Pizarro ordenó la ejecución de Atahualpa de todos modos el 26 de julio de 1533, un acto por el que sería reprendido por Carlos V. Pizarro pudo haber alegado que, dada la absoluta dependencia de los incas de un sistema jerárquico de gobierno, la ejecución era fundamental para hacerse con el imperio lo más fácilmente posible. En cualquier caso, incluso cuando los incas se resistieron, sus armas y tácticas no fueron rivales para el acero, la caballería y la pólvora. El rescate de Atahualpa fue debidamente fundido y repartido entre los españoles. Un soldado de infantería recibió la enorme suma de 20 kilos de oro, mientras que un soldado de caballería obtuvo 41 kilos; Pizarro se dio a sí mismo siete veces más que un soldado de caballería, y a la Corona le correspondió la quinta parte prometida. Como Diego de Almagro llegó con su fuerza tras la toma de Atahualpa, él y sus hombres no recibieron nada del botín, lo que provocó un amargo resentimiento que volvería a perseguir a Pizarro.

La lucha de los incas: Cuzco y Lima

Pizarro dirigió ahora su atención al imperio en general y a la esperanza de encontrar ciudades doradas listas para ser conquistadas. Se enviaron misiones de reconocimiento en todas las direcciones, y una de las más interesantes fue la encabezada por el hermano de Pizarro, Hernando, que informó de una gran ciudad de oro y plata al sur. Se trataba de Cuzco, la capital inca. La ciudad era el centro administrativo, religioso y geográfico literal del mundo inca, con el complejo sagrado del Coricancha (Qorikancha), grandes plazas ceremoniales y la enorme fortaleza de Sacsayhuamán (Saqsawaman). Con la ayuda de los pueblos locales, deseosos de ver la caída de los incas, Pizarro marchó hacia Cuzco, y la ciudad fue tomada con facilidad el 15 de noviembre de 1533. El Coricancha fue despojado de sus láminas de oro, y todo lo de valor fue arrebatado, desde plumas exóticas hasta esmeraldas. Tras repartir el botín entre sus hombres, Pizarro estaba ansioso por encontrar más ciudades con tesoros. Dejó Cuzco en manos de sus hermanos y de un gobernante inca títere mientras se dirigía a la costa.

El 18 de enero de 1535, Pizarro estableció la Ciudad de Los Reyes (Lima), llamada así en honor al monarca español y a los Reyes Magos de la historia bíblica, ya que los españoles llegaron el Día de Reyes. Lima se convirtió en la principal fortaleza española y, finalmente, en la capital del Virreinato del Perú. A medida que avanzaba el año 1535, se produjeron acontecimientos inquietantes que llevaron a Pizarro y a su lugarteniente Almagro a un estado de rivalidad aún más intenso.

Eliminar publicidad

Advertisement

Sacsayhuaman Terrace Gateway
Puerta de la terraza de Sacsayhuamán
Martynas (CC BY-NC-SA)

Pizarro había nombrado a Almagro teniente de gobernador del Cuzco en enero de 1535, pero el lugarteniente quería mucho más que eso. Peor aún, Carlos V decidió ahora que la nueva colonia se repartiera entre Pizarro y Almagro, quedándose el primero con la mitad norte y Almagro con la mitad sur. No quedaba claro quién controlaba el Cuzco, situado más o menos en el centro, en este plan. Como consecuencia de su nuevo derecho a la mitad de la colonia, Almagro abandonó Cuzco en julio para explorar lo que hoy es Chile y que pasó a ser conocido por los españoles como Nueva Toledo.

Mientras tanto, en Cuzco, el segundo gobernante inca títere de Pizarro resultó ser un desastre (el primero había muerto por enfermedad). Manco Inca Yupanqui (Manqo Inka) había sido coronado por el propio Pizarro el 16 de noviembre de 1533. Manco, empujado por su pueblo a reaccionar contra los avaros invasores, abandonó el Cuzco con el pretexto de realizar una peregrinación religiosa, pero luego regresó con un ejército para cercar la ciudad. El asedio de Cuzco en 1536-7 supuso el ataque de decenas de miles de guerreros incas a su propia capital, ahora en manos de una fuerza de menos de 200 españoles combatientes apoyados por quizás 2000 pobladores locales que estaban en contra de los incas.

El 6 de mayo, Manco Inca ordenó un asalto a gran escala. Tomaron la fortaleza de Sacsayhuamán y dispararon piedras calientes con hondas contra los tejados de paja de la ciudad, provocando un incendio masivo y destructivo. La caballería española demostró, como siempre, ser casi invencible, y los europeos sobrevivieron a los ataques e incluso empezaron a hacer incursiones fuera de la ciudad en busca de suministros vitales. Los ejércitos incaicos, formados en su mayoría por campesinos reclutados, no podían permanecer en el campo indefinidamente, y Manco Inca se vio obligado a levantar y luego reiniciar el asedio una vez que habían llevado las cosechas. Mientras tanto, Pizarro envió dos columnas de socorro desde Lima, pero ambas fueron aniquiladas. Más tarde se criticó a Pizarro por no haber esperado a formar una sola fuerza mayor para aliviar la capital. Una tercera fuerza compuesta por refuerzos de Centroamérica y el regreso de Almagro desde Chile aseguraron a los conquistadores el premio de Cuzco en abril de 1537.

Pizarro Seizing the Inca of Peru
Pizarro se apodera del Inca de Perú
John Everett Millais (Public Domain)

El liderazgo inca también había estado orquestando un levantamiento coordinado en todo el imperio. Muchos conquistadores solitarios que se habían establecido como agricultores fueron asesinados. El general inca Quizo Yupanqui dirigió un asalto a Lima en septiembre de 1536, pero la caballería española volvió a causar un daño tremendo al enemigo, y cuando el alto mando inca, visiblemente vestido y posicionado en el frente, fue atacado y luego eliminado, el resto del ejército se disolvió. Esta victoria había permitido a Pizarro enviar la tercera columna de socorro a Cuzco.

La oportunidad de expulsar a los españoles en una serie de ataques coordinados no había sido fructífera, y Pizarro podía volver a considerarse el nuevo gobernante de esta vasta nueva colonia. Carlos V otorgó el título de marqués a Pizarro. Manco Inca no había desaparecido, ya que estableció un enclave de resistencia en el valle de Vilcabamba, donde dirigió una guerra de guerrillas durante la siguiente década. Pizarro fue totalmente despiadado durante esta guerra, especialmente con los incas prominentes capturados. Cura Ocllo, la esposa de Manco Inca, fue capturada, torturada y ejecutada, mientras que los líderes Willaq Umu y Tisoq fueron quemados vivos. Por otro lado, cuando Manco Inca no podía emboscar directamente a los españoles, quemaba las cosechas para matarlos de hambre. Esta última estrategia provocó una hambruna en el sur de Perú en 1540-41 que mató a 30.000 indígenas.

La última gran esperanza de los incas era que los imbatibles conquistadores se destruyeran a sí mismos. La rivalidad entre Almagro y Pizarro, que se prolongó durante una segunda generación, había generado esta esperanza. Almagro había encarcelado a Hernando Pizarro tras su regreso a Cuzco el 25 de julio de 1537, pero la batalla fuera de Cuzco que siguió entre pizarristas y almagristas (la batalla de las Salinas en abril de 1538) no logró zanjar la división de los conquistadores. Más tarde, Almagro fue derrotado y, por orden de Hernando, ejecutado por estrangulamiento por su audacia el 8 de julio de 1538. Esta acción contra su antiguo compañero de expedición no fue aprobada por Francisco Pizarro.

Inca Gold Female Figurine
Figura femenina de oro inca
Metropolitan Museum of Art, N.Y. (Copyright)

Para consolidar su dominio sobre los incas, Pizarro tomó como amante a Cusirimay Ocllo (también conocida como Doña Angelina Añas Yupanque), una sobrina de Wayna Qhapaq y la hija-esposa de Atahualpa. La pareja tuvo dos hijos. Sin embargo, ni la amenaza de los incas rebeldes ni las luchas internas de los conquistadores habían desaparecido. La toma de posesión de Perú por parte de los españoles, después de un comienzo tan fácil, se estaba convirtiendo en un asunto muy complicado.

Nueva Castilla

El hermano de Manco Inca, Paullu, fue nombrado nuevo gobernante títere de los incas, y la colonia se convirtió en el Virreinato de Nueva Castilla en 1542 (posteriormente llamado Virreinato del Perú). Gracias a sus hábiles maniobras políticas, a su sólida estrategia militar y a su audacia y valentía, Pizarro había conquistado un imperio. Sin embargo, mantener sus enormes ganancias iba a ser una prueba demasiado dura.

La aversión de Pizarro a las caras nuevas, a la burocracia y a la interferencia administrativa de España hizo que no se rodeara de las personas más capacitadas para gobernar una colonia. Otra estrategia errónea fue favorecer en exceso a su propia familia. Pizarro repartió encomiendas como si fueran confeti. Dio a su hermano menor, Gonzalo Pizarro (1506-1548), el título de gobernador de Charcas (más tarde rebautizado como Sucre), en realidad la mayor parte de lo que hoy es Bolivia. Este nepotismo sembró el descontento entre los demás conquistadores, en particular los leales al difunto Almagro, que ahora estaban marginados y no se encontraban en mejor situación en la colonia que los recién llegados de Europa. El 26 de junio de 1541, Pizarro fue apuñalado en su casa por un grupo de leales a Almagro, entre los que se encontraba el hijo de este. El cuerpo del marqués fue enterrado en la catedral de Lima.

Pizarro había sido víctima de sus propias maquinaciones políticas y finalmente había caído, no a manos del pueblo que había conquistado, sino a manos de su propio pueblo. Gonzalo Pizarro se nombró a sí mismo sucesor de su hermano y se convirtió en gobernador del Perú, pero el hijo de Almagro seguía reclamando derechos sobre el Cuzco. La situación no se terminó de resolver hasta septiembre de 1542, con la llegada de Cristóbal Vaca de Castro con órdenes de España para que asumiera el cargo de gobernador de Perú, pero incluso entonces las luchas internas continuaron hasta que la Corona española tomó el control total de su colonia en 1554.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Por qué es conocido Francisco Pizarro?

El conquistador español Francisco Pizarro es conocido por haber conquistado el Imperio inca a partir de 1532.

¿Qué "descubrió" Francisco Pizarro?

Francisco Pizarro "descubrió" a los incas en Sudamérica, un imperio del que los europeos no tenían conocimiento antes de 1532.

¿Qué hizo Francisco Pizarro a los incas?

Francisco Pizarro conquistó a los incas por la fuerza militar, ejecutó a su gobernante y otros líderes para establecer una nueva colonia española en Sudamérica.

¿Cómo cambió el mundo Francisco Pizarro?

Francisco Pizarro cambió el mundo con su "descubrimiento" y conquista del entonces desconocido Imperio inca en Sudamérica. Las riquezas de este imperio, especialmente sus minas de plata, permitieron a España convertirse en uno de los estados más poderosos del mundo. Los conquistadores también destruyeron una cantidad desconocida de arte, artefactos y edificios andinos.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, junio 24). Francisco Pizarro [Francisco Pizarro]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13148/francisco-pizarro/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Francisco Pizarro." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación junio 24, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13148/francisco-pizarro/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Francisco Pizarro." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 24 jun 2022. Web. 15 ago 2022.

Afiliación