Hernán Cortés

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 30 junio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, neerlandés
The Conquistador Hernán Cortés (by Royal Academy, Madrid, Public Domain)
El conquistador Hernán Cortés
Royal Academy, Madrid (Public Domain)

Hernán Cortés (1485-1547) fue un conquistador español que dirigió la conquista del Imperio azteca en México a partir de 1519. Tras tomar la capital azteca de Tenochtitlán en 1521, Cortés saqueó Mesoamérica y se convirtió en el primer gobernante de la nueva colonia de Nueva España.

Cortés era un líder dotado de hombres, y aprovechó todas las oportunidades que se le presentaron en el Nuevo Mundo. Utilizando armas y tácticas superiores, combinadas con la diplomacia para complementar su escasa fuerza de conquistadores con miles de guerreros indígenas, Cortés fue capaz de arrasar con todo lo que se le presentaba. Inicialmente recompensado por la Corona española, Cortés pronto se vio abrumado por una nueva oleada de administradores coloniales y por constantes batallas legales en las que se enfrentaba a acusaciones de exceso de autoridad, tomar más de lo que le correspondía en botín y utilizar una violencia y un terror excesivos contra los pueblos indígenas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Juventud

Hernán Cortés de Monroy y Pizarro Altamirano nació en 1485 en Medellín, Extremadura, España. Sus padres pertenecían a la pequeña nobleza, su padre era un hidalgo. Hernán estudió Derecho en la Universidad de Salamanca desde 1499, pero a los 19 años decidió abandonar España y probar suerte en las colonias del Caribe. Tras regentar una plantación en La Española oriental (Santo Domingo) y trabajar como notario en Azúa de Compostela, decidió participar en la conquista de Cuba en 1511. Siete años más tarde, y con treinta y tantos años, estaba deseando alcanzar la fama y la gloria. Quizás no solo buscaba oro, Cortés era un hombre profundamente religioso, y el espíritu evangelizador, para él si no para sus seguidores, era una motivación adicional para seguir abriendo este Nuevo Mundo.

Cortés era un líder capaz de tomar decisiones totalmente despiadadas y de hacer apuestas extravagantes.

Choque de dos mundos

Diego Velázquez (1465-1524), el gobernador de Cuba, ya había enviado varias expediciones para explorar la costa continental de América a partir de 1517, y estas habían informado de extraños monumentos de piedra antiguos y de nativos vestidos de forma brillante a los que se les trocaban objetos de oro fino. El gobernador organizó otra expedición y eligió como jefe a Hernán Cortés, que le había servido como alcalde en Santiago de Cuba. Se embarcaron once naves con 500 soldados y 100 marineros, todos ellos aventureros y buscadores de tesoros. En el último momento, receloso de la magnitud de los preparativos de Cortés, Velásquez trató de llamar a su lugarteniente, pero ya era demasiado tarde. Puede que Cortés fuera el líder de la expedición, pero, como explica el historiador S. Sheppard, iba a ser sin duda un esfuerzo de grupo:

Eliminar publicidad

Advertisement

Cortés no era un general al mando de un ejército profesional, era un caballero que llegaba a las decisiones solo a través del consentimiento de otros caballeros. A lo largo de la campaña, su liderazgo no tenía más fundamento que el muy frágil estatus de primero entre iguales que dependía enteramente de la visión, el carisma y el éxito. (30)

Aztec Empire Map
Mapa del Imperio azteca
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Cortés era, sin duda, un comandante carismático e inspirador y, aunque tenía poca experiencia militar práctica, era, sobre todo, un líder capaz de tomar tanto decisiones totalmente despiadadas como de hacer apuestas extravagantes para maximizar sus oportunidades en una situación geopolítica fluida y en constante cambio. Como resume Sheppard: "Católico devoto y bígamo empedernido, cruzado y oportunista, renegado e imperialista, Cortés era un hombre de muchas contradicciones". (21)

La civilización azteca (también conocida como mexica) floreció a partir de 1345 en Mesoamérica y, en el siglo XVI, llegó a cubrir la mayor parte del norte de México, un área de unos 135.000 kilómetros cuadrados con una población de unos 11 millones de habitantes. Los aztecas utilizaron la coacción militar, los rehenes y la extracción de tributos para mantener unido su frágil imperio, pero no habían conquistado a todo el mundo. Los tarascos y los tlaxcaltecas, en particular, siguieron tanteando las fronteras de su imperio. Los tlaxcaltecas y otros pueblos se convertirían en valiosos aliados de los españoles, ya que estaban muy interesados en ver la caída de los aztecas.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Cortés desembarcó en la costa de Tabasco, en Potonchan, en el continente americano, en marzo de 1519. El Viejo Mundo estaba a punto de conocer en persona a los actuales amos de Mesoamérica. Cortés y sus hombres no tenían ni idea de a qué se iban a enfrentar, pero para asegurarse de que nadie pensara en volver a casa, Cortés ordenó encallar y desguazar deliberadamente sus barcos. Ahora se trataba de conquistar o morir.

La superioridad de las armas de acero y pólvora, la caballería y las tácticas dinámicas aseguraron fáciles victorias españolas contra los pueblos hostiles que encontraron. Las armas y armaduras mesoamericanas eran primitivas comparadas con las de los españoles. Los mesoamericanos disponían de espadas y garrotes con hojas de obsidiana muy afiladas, arcos, lanzas y lanzadardos, pero apenas tenían impacto contra las armaduras metálicas. Por otro lado, las espadas de acero españolas, las picas largas, las ballestas y las armas de pólvora eran devastadoramente eficaces contra guerreros protegidos únicamente por telas de algodón acolchadas y escudos de madera. La caballería demostró ser casi invencible contra cualquier número de atacantes mesoamericanos. Por último, las tácticas no ayudaron a los pueblos indígenas, acostumbrados a una guerra ritualizada en la que primaba la exhibición y la toma de cautivos. Los oficiales mesoamericanos eran fácilmente identificables con sus extravagantes trajes, y estos fueron los primeros objetivos de los españoles. Cuando se mataba a los oficiales, a menudo la tropa huía presa del pánico. Los guerreros mesoamericanos aprendieron nuevas tácticas y se centraron en las emboscadas en terrenos rotos como estrategia para anular la fuerza de la caballería, pero la abrumadora ventaja militar, a pesar de enfrentarse a números muy superiores, siguió en manos de los españoles.

Eliminar publicidad

Advertisement

Montezuma Meets Cortés
Moctezuma conoce a Cortés
Unknown Artist (Public Domain)

Una ventaja importante en estos primeros encuentros fue la captura de La Malinche (también conocida como Malintzin, Marina, Malinali), una mujer maya que hablaba la lengua náhuatl de los aztecas y una lengua maya local, con la que uno de los hombres de Cortés estaba familiarizado. Ahora los invasores podían comunicarse con posibles aliados. Malintzin y Cortés tuvieron un hijo juntos, Don Martín. Más tarde, Cortés tuvo otro hijo, también llamado Martín (su madre era doña Juana Ramírez de Arellano, hija de un conde español de Cuernavaca), pero fue a su hijo ilegítimo con La Malinche a quien Cortés favoreció. Lo acompañó a España y se aseguró de que fuera investido como caballero de la prestigiosa Orden de Santiago.

Cortés hizo gala de su dominio de la diplomacia, convenciendo a los tlaxcaltecas para que se unieran a él en su guerra contra los aztecas.

El gobernante azteca Motecuhzoma (alias Moctezuma, que reinó de 1502 a 1520) pronto tuvo noticias de estos molestos invasores, pero esperó con cautela los acontecimientos. Cortés, mientras tanto, estableció una guarnición en Veracruz, en la costa. Ignoró las instrucciones de regresar a Cuba y, en su lugar, envió una cantidad de los tesoros que había adquirido, con cartas solicitando el apoyo real, al rey de España, Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (que reinó de 1519 a 1556). Esto suponía una extralimitación en sus funciones, ya que técnicamente era Velásquez quien tenía el derecho de adelantado, es decir, de conquistar territorios en nombre del rey. Se armó un gran revuelo al respecto, que acabó con Cortés, gracias a su tesoro, y le permitió continuar su conquista mientras Velásquez era destituido. Mientras tanto, en México, los conquistadores marchaban hacia el interior en agosto de 1519, luchando primero contra los tlaxcaltecas. Cortés demostró entonces su dominio de la diplomacia y consiguió convencer a los tlaxcaltecas de que se unieran a él en su guerra contra los aztecas. Los españoles y sus aliados avanzaron hacia Tenochtitlán en noviembre.

Motecuhzoma y la Noche Triste

Situada en la orilla occidental del lago de Texcoco, la capital azteca de Tenochtitlán tenía más de 200.000 habitantes, lo que la convertía en la mayor ciudad de la América precolombina. Tenía una superficie de entre 12 y 14 km² y estaba conectada a la orilla occidental del lago y a la campiña circundante por tres calzadas (que iban hacia el norte, el este y el oeste), que incluían huecos atravesados por puentes desmontables para permitir el paso de los barcos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Headdress of Motecuhzoma II
Tocado de Motecuhzoma II
Jonathan (Copyright)

A los conquistadores se les permitió entrar en la ciudad pacíficamente el 8 de noviembre, y se maravillaron con las grandes plazas, templos-pirámides y jardines flotantes. Cuando Cortés y Motecuhzoma se encontraron, las relaciones fueron amistosas, al principio. Se intercambiaron valiosos regalos entre los dos líderes. Cortés recibió un collar de cangrejos de oro, y Motecuhzoma un collar de cristal veneciano ensartado en hilo de oro y perfumado con almizcle. Es posible que el gobernante azteca desconfiara de estos visitantes, al haber oído hablar de sus anteriores victorias militares, pero parecía indeciso sobre qué hacer con ellos. La diplomacia, en cualquier caso, se esfumó dos semanas después, cuando Cortés tomó a Motecuhzoma como rehén el 14 de noviembre. Los españoles querían el tesoro, y el gobernante azteca se vio obligado a jurarse súbdito del rey de España. Hubo otras indignidades, como la colocación de un crucifijo en la cima de la pirámide sagrada azteca, el Templo Mayor.

Sin embargo, Cortés ahora tenía sus propios problemas. Con su rivalidad con Velázquez sin resolver, el gobernador de Cuba había enviado una fuerza al mando de Pánfilo de Narváez a Veracruz para apresar a Cortés. Cortés se vio obligado a abandonar Tenochtitlán y a enfrentarse a estos competidores por el futuro tesoro, y así, en mayo de 1520, dejó Tenochtitlán en manos de una pequeña fuerza española al mando de Pedro de Alvarado. Alvarado y sus hombres demostraron ser poco sensibles a las convenciones aztecas cuando intentaron interrumpir imprudentemente una ceremonia de sacrificio humano y luego masacraron a miembros de la nobleza azteca. Los aztecas se sublevaron y mataron a varios de los intrusos. Mientras tanto, Cortés derrotó a Narváez y convenció a sus hombres restantes para que se unieran a él. Todos regresaron a Tenochtitlán el 24 de junio, donde un puñado de españoles aún resistía.

En las hostilidades que aún bullían, Motecuhzoma había sido sustituido por Cuitláhuac como nuevo líder azteca después de que Cortés lo liberara tontamente de su prisión. Cuitláhuac había tomado inmediatamente el mando de los aztecas de su hermano cautivo y ahora deshonrado. Cuitláhuac organizó una guerra total contra los conquistadores. Cuando los españoles intentaron utilizar a Motecuhzoma para calmar la situación, el antiguo líder fue golpeado por una roca y murió el 30 de junio. Los españoles quedaron atrapados en el palacio real de Axayácatl. Cortés consiguió huir de la ciudad en una batalla nocturna el 30 de junio de 1520. Esta sangrienta retirada se conoció como la Noche Triste. Los españoles se habían librado utilizando puentes de madera provisionales construidos para la difícil tarea de cruzar los numerosos canales de la ciudad, pero el precio de la libertad era alto. Cortés había perdido la mitad de sus hombres, la mayoría de sus mejores caballos y las ocho toneladas de botín que había ido acumulando desde que llegó a Mesoamérica.

Eliminar publicidad

Advertisement

El asedio a Tenochtitlán

Antes de llegar a la seguridad del territorio de Tlaxcala, Cortés tuvo que ganar primero una gran batalla cerca de Otumba el 7 de julio, donde los aztecas intentaron de una vez por todas acabar con los invasores extranjeros. Después de varias campañas más, y de recibir refuerzos por mar, se capturaron varias ciudades, especialmente Texcoco el 31 de diciembre de 1520. El plan de Cortés ahora consistía en asediar Tenochtitlán, pero ya otro enemigo mucho más terrible había arrasado con la población azteca. En los meses de septiembre y noviembre anteriores se había producido un devastador brote de viruela que había matado hasta el 50% de la población. Los aztecas también tenían un nuevo líder, Cuauhtémoc, después de que el propio Cuitláhuac hubiera sucumbido a la enfermedad importada. En abril de 1521, Cortés comenzó su asedio. Su fuerza incluía 700 infantes, 118 ballesteros y arcabuceros, 86 caballos y 18 cañones de campaña. Lo más significativo de todo es que los españoles contaban con aliados nativos, entre los que se encontraban al menos 100.000 tlaxcaltecas.

Superando las deficiencias de sus armas, los guerreros aztecas lucharon ferozmente y con valor, como señalaron los propios españoles. El 28 de abril de 1521, Cortés desplegó su baza y maravilla logística: una flota de 13 barcos de guerra especialmente construidos en el lago de Texcoco. Estas embarcaciones, nunca antes vistas por los mesoamericanos, se construyeron a partir de los grandes barcos que Cortés había ordenado naufragar dos años antes y de nuevos suministros de Veracruz. Se habían prefabricado para que se pudieran transportar por tierra hasta el lago. Con estos barcos, Cortés pudo contrarrestar los muchos miles de canoas nativas y bloquear las tres calzadas principales que unían la ciudad con las orillas del lago de Texcoco. Cada bergantín llevaba 25 hombres más seis que portaban ballestas y arcabuces. Los barcos españoles estaban escoltados por una gran flota de canoas tripuladas por sus aliados de Texcoco.

A lo largo de mayo y junio, hombres, caballos y barcos atacaron insistentemente las posiciones aztecas, obligándolos a formar un núcleo cada vez más reducido en el mismo centro de Tenochtitlán. En una batalla, el propio Cortés fue capturado brevemente antes de que sus hombres lo rescataran. Otros tuvieron menos suerte y fueron víctimas de sacrificios. Aun así, Cortés persistió, y voló los edificios mientras reforzaba el asedio. Finalmente, el 13 de agosto, tras 93 días de resistencia y sin alimentos ni armas, Cuauhtémoc se rindió. A continuación se produjeron atrocidades indescriptibles, actos de venganza y saqueos salvajes.

Aztec victims of smallpox
Víctimas aztecas de la viruela
Unknown author (Public Domain)

De las cenizas del desastre de Tenochtitlán surgió la nueva capital de la colonia de Nueva España, y Cortés fue nombrado su primer gobernador en mayo de 1523. La capital había caído, pero los españoles tuvieron que hacer campaña en otras partes del desmoronado Imperio azteca hasta 1525. Cortés había dirigido personalmente una campaña contra los huaxtecas en 1522. A medida que se reprimía sistemáticamente el modo de vida mesoamericano y se repartían las tierras a los conquistadores, Tenochtitlán, con su gran lago desecado, se fue transformando en Ciudad de México, capital del Virreinato de Nueva España, ahora dirigido por Don Antonio de Mendoza.

Honduras

Cortés pudo haber entregado un gran premio a la Corona española, pero luchó por el reconocimiento a largo plazo. Pronto se cansó de administrar y volvió a la exploración y la conquista en 1523-4, cuando organizó una expedición a Honduras dirigida por Cristóbal de Olid (nacido en 1492). De Olid era un antiguo compañero de Cortés, pero, aliado con Diego Velázquez, traicionó a su antiguo comandante y se erigió en gobernante independiente de Honduras. Cortés respondió enviando a Francisco de las Casas a buscar y arrestar a Olid por traición, pero luego se lo pensó mejor y partió él mismo de Ciudad de México hacia Honduras en octubre de 1524. La ruta terrestre era difícil, ya que atravesaba Guatemala, un territorio todavía salvaje e inexplorado. Cuando llegó a su destino, Cortés descubrió que Olid ya había sido juzgado y ejecutado. Cortés estableció entonces la nueva ciudad de Navidad de Nuestra Señora, introdujo el ganado en la zona y nombró un gobernador.

Hernán Cortés by Weiditz
Hernán Cortés por Weiditz
Christoph Weiditz (Public Domain)

Muerte y legado

En mayo de 1528 Cortés regresó a España con tesoros y 40 aztecas para asombrar a la corte. Convenció a Carlos V para que le concediera grandes propiedades en América, el título de marqués del Valle de Oaxaca y el derecho a quedarse con una doceava parte de cualquier riqueza que adquiriera. Sin embargo, Cortés ya estaba pasando a formar parte de la historia. Los ya ancianos y escasos conquistadores supervivientes que lo habían arriesgado todo por la gloria habían sido sustituidos por burócratas profesionales y sacerdotes evangelizadores. Cuando regresó a la ciudad de México en el verano de 1530, el nuevo gobernador Gonzalo Nuño de Guzmán (m. 1558) le prohibió entrar en su propia mansión. Cortés se vio obligado a vivir en su segunda residencia en Cuernavaca. También se vio envuelto en muchos pleitos con sus rivales y antiguos seguidores, que estaban convencidos de que su líder se había llevado mucho más que su justa cuota de botín durante la conquista. También hubo casos que responder por su maltrato a los pueblos indígenas, que iban desde la insensible mutilación de los enviados de paz hasta las masacres al por mayor.

Afortunadamente para Cortés, aún quedaban algunos focos de territorios desconocidos, y Carlos V le había prometido que podría ser "gobernador de las islas que descubriese en la Mar del Sur [Océano Pacífico]" (Cervantes, 240). A principios de la década de 1530, pues, dejó atrás toda la burocracia de la Nueva España y dirigió una expedición para explorar la costa del Pacífico de México y quizá encontrar la ruta hacia Asia y las Islas de las Especias que había buscado Cristóbal Colón (1451-1506). Cortés navegó hacia el norte hasta la península de Baja California y, pensando que se trataba de una isla, la llamó Santa Cruz. En 1540 regresó a España y, sin inmutarse por tener ya más de 50 años, Cortés hizo campaña por la Corona española en Argelia en 1541.

Viceroyalty of New Spain, c. 1800
Virreinato de Nueva España, c. 1800
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Hernán Cortés murió de disentería en Castilleja la Vieja en España el 2 de diciembre de 1547. El gran aventurero estaba a punto de partir de nuevo hacia el Nuevo Mundo. En su testamento, el conquistador había expresado su deseo de ser enterrado en la tierra que había conquistado, concretamente en un monasterio de Coyoacán. Estos deseos fueron ignorados, y sus restos se enterraron en un monasterio en las afueras de Sevilla. Luego, en 1556, los restos de Cortés fueron trasladados a la iglesia de San Francisco de Texcoco en México. Al poco tiempo, los restos se trasladaron a un palacio y luego a una iglesia franciscana en Ciudad de México. En 1794, Cortés volvió a ser trasladado cuando sus huesos fueron inhumados en el Hospital de Jesús Nazareno de la Ciudad de México y luego trasladados de nuevo en el siglo XIX a una iglesia cercana, la de Jesús Nazareno e Inmaculada Concepción, donde actualmente descansan. Su hijo menor (y único legítimo) heredó los títulos de Cortés y se convirtió en marqués del Valle de Oaxaca y, por tanto, en propietario de una vasta encomienda.

Hernán Cortés fue considerado un héroe en vida, un hombre que había conquistado nuevas tierras, aportado riquezas a la Corona y barrido una religión pagana que implicaba sacrificios humanos a gran escala, allanando el camino para la posterior difusión del cristianismo. En tiempos más modernos, al igual que todos los conquistadores, Cortés es considerado un oportunista e imperialista cuya sed de oro y gusto por la evangelización contribuyeron a la destrucción sistemática de la cultura mesoamericana, un hombre que fue personalmente responsable de la muerte de decenas de miles de indígenas.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Por qué es famoso Hernán Cortés?

El conquistador Hernán Cortés es famoso por haber conquistado el Imperio azteca entre 1519 y 1521.

¿Cómo cambió el mundo Hernán Cortés?

Hernán Cortés cambió el mundo al conquistar Mesoamérica para la Corona española. La conquista supuso la destrucción total de la cultura y los pueblos mesoamericanos. Además, la conquista inspiró a otros conquistadores a intentar emularla en Sudamérica.

Cinco datos sobre Hernán Cortés

Cinco datos sobre Hernán Cortés: conquistó el Imperio azteca; estableció la colonia de Nueva España; poseyó vastas haciendas con trabajadores y esclavos; recibió el título de marqués por el rey de España; y exploró la costa del Pacífico de América hasta California.

¿Cómo conquistó Hernán Cortés el Imperio azteca?

Hernán Cortés conquistó el Imperio azteca utilizando armas superiores de acero y pólvora, mediante la caballería, que los aztecas nunca habían visto antes, y persuadiendo a los rivales de los aztecas y a sus pueblos súbditos para que se sublevaran y se unieran al bando español.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, junio 30). Hernán Cortés [Hernán Cortés]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-12267/hernan-cortes/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Hernán Cortés." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación junio 30, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-12267/hernan-cortes/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Hernán Cortés." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 30 jun 2022. Web. 15 ago 2022.

Afiliación