Literatura griega antigua

Definición

Donald L. Wasson
por , traducido por Filosofía en la Red
Publicado el 11 octubre 2017
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés, Persa, Turco
Erato (by Mark Cartwright, CC BY-NC-SA)
Erató
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

La literatura griega no solo ha influido sobre sus vecinos romanos, sino también a un sinnúmero de generaciones por todo el continente europeo. Los escritores griegos son responsables de la introducción de géneros como la poesía, la tragedia, la comedia y la filosofía occidental. Estos autores no nacieron únicamente en Grecia, sino que también provenían de partes de Asia Menor (Jonia), de las islas del mar Egeo, Sicilia y el sur del Italia.

Temas

Los griegos eran personas apasionadas, y este rasgo se puede ver en su literatura. Tenían una rica historia de la guerra y paz que dejó una huella indeleble en su cultura y sus habitantes. Edith Hamilton, autora e historiadora, sostenía que el espíritu de la vida abundaba en la historia griega. En The greek way escribe:

Eliminar publicidad

Advertisement

La literatura griega no está hecha en tonos grises o con una paleta de colores tenues. Es toda negra con un blanco brillante o negro con escarlata y oro. Los griegos eran conscientes, terriblemente conscientes, de la incertidumbre de la vida y de la inminencia de la muerte. Enfatizan una y otra vez la brevedad y el fracaso de todo esfuerzo humano, la fugacidad de todo aquello que es hermoso y alegre […] La alegría y la pena, la exultación y la tragedia, van de la mano en la literatura griega, pero ello no implica contradicción alguna. (26)

Para comprender y apreciar completamente la literatura griega debemos separarla, dividir las épicas orales de las tragedias y las comedias, así como las historias de las filosofías. La literatura griega también se puede dividir en distintos periodos: el arcaico, el clásico, y el helenístico. La literatura de la época arcaica se centraba sobre todo en los mitos, que son en parte historia y en parte folclore. Las épicas de Homero, la Ilíada y la Odisea, junto con la Teogonía de Hesíodo, son ejemplos notables de este período. La Grecia literaria comienza con Homero. Como la escritura todavía no había llegado a Grecia, la mayor parte de lo que se creó en este período fue transmitido oralmente y no se puso por escrito hasta años después.

La época clásica (siglos IV y V a.C.) se centra en las tragedias de escritores como Sófocles y su Edipo, el Hipólito de Eurípides y las comedias de Aristófanes. Por último, el periodo final, la época helenística, vio la poesía, la cultura y la prosa griega expandirse por el Mediterráneo e influir a escritores romanos como Horacio, Ovidio y Virgilio. Desafortunadamente, con pocas excepciones, solo quedan fragmentos de la mayor parte de lo que se creó durante los periodos arcaico y clásico.

Eliminar publicidad

Advertisement

Período arcaico

Durante el período arcaico, las obras de los poetas se declamaban, como resultado de la tradición oral, en los festivales. Producto de la edad oscura griega, la Ilíada de Homero se centraba en los últimos días de la guerra de Troya, una guerra iniciada por el amor de una hermosa mujer, Helena. Esta épica dotó a los jóvenes griegos una formación de héroes dignos de admirar, como Aquiles, Héctor y Paris. Era un poema que contrastaba a los dioses y los mortales, lo divino y lo humano, la guerra y la paz. Alejandro Magno dormía con una copia del libro debajo de su almohada e incluso creía que era pariente de Aquiles.

Homer
Homero
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

La segunda obra de Homero, la Odisea, giraba en torno a la “odisea” de 10 años en la cual Odiseo o Ulises, un héroe de la guerra de Troya, intenta regresar a casa. Mientras que la mayoría de los clasicistas e historiadores aceptan que Homero vivió realmente, hay quienes proponen que sus épicas son el resultado de más de un autor. Fueran o no sus obras, estas tendrían una gran influencia en el escritor romano Virgilio y su Eneida. Después de Homero, la poesía lírica, que es poesía hecha para ser cantada, se labró su propio lugar.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

puestas por escrito años después de su muerte, las fábulas de Esopo fueron una de las primeras obras impresas en inglés coloquial.

Hubo muchos otros que “escribieron” durante este período, entre ellos Esopo, Hesíodo y Safo de Lesbos. El gran narrador Esopo puede que fuera o no el fabulista más grande de la antigüedad. El profesor y clasicista D.L Ashilman escribió en su introducción al libro de Fábulas de Esopo, “puede que Esopo no fuera una figura histórica, sino un nombre que se refiere a un grupo de narradores antiguos”. Tradicionalmente se dice que nació esclavo aproximadamente en el 620 a.C. en Asia Menor. Tras conseguir la libertad, viajó a través de Grecia coleccionando historias, incluyendo la del perro y el trozo de carne, el león y el ratón, y la zorra y el mono coronado rey. Estas historias terminaban en su mayoría (no siempre con un final feliz) con una moraleja como que es mejor ser honestos y precavidos. Puestas por escrito años después de su muerte, las fábulas de Esopo fueron de los primeros trabajos impresos en inglés coloquial.

Otro poeta del período arcaico fue Hesíodo, el autor de la Teogonía, un himno para las musas de Apolo. Se lo ha llamado el padre de la poesía didáctica. Al igual que Homero, se sabe poco sobre su vida temprana, excepto que provenía de Beocia en la Grecia central. La Teogonía contaba los orígenes y genealogías de los dioses, el reino de Zeus. Hesíodo escribió:

Eliminar publicidad

Advertisement

Comencemos nuestro canto por las Musas Heliconíadas, que habitan la montaña grande y divina de Helicón. Con sus pies delicados danzan en torno a una fuente de violáceos reflejos y al altar del muy poderoso Zeus. (23)

Más tarde en el poema, dice:

¡Salud, hijas de Zeus! Otorgadme el hechizo de vuestro canto. Celebrad la estirpe sagrada de los sempiternos Inmortales, los que nacieron de Gea y del estrellado Urano, los que nacieron de la tenebrosa noche y los que crió el salobre Pronto. (26)

Otros de sus trabajos incluyen Trabajos y Días, El Escudo de Heracles, y Catálogo de Mujeres.

Por último, una de las pocas poetas líricas reconocidas de este período fue Safo de Lesbos, a quien se conoce también como la décima musa. Nació en la isla de Lesbos y sus poemas, himnos a los dioses, influyeron a tales poetas romanos como Horacio, Catulo y Ovidio. La mayor parte de su poesía permanece en fragmentos o se encuentra citada en trabajos de otras personas.

Período clásico

La declamación de la poesía, y de la poesía lírica, se transformó en teatro. El propósito del teatro no era únicamente el de entretener, sino que buscaba además educar a los ciudadanos griegos, buscaba explorar un problema. Las obras se representaban en teatros al aire libre y normalmente eran parte de festivales religiosos. Junto con un coro que explicaba la acción, se encontraban los actores, que normalmente eran tres y usaban máscaras. De los autores de tragedias, solo hay tres de los que se conservan algunas obras completas: Esquilo, Eurípides y Sófocles. Curiosamente, se les considera de los escritores trágicos más importantes del mundo. Hamilton escribió:

Eliminar publicidad

Advertisement

Los grandes dramaturgos del mundo son cuatro y tres de ellos son griegos. Es en la tragedia donde podemos ver con mayor claridad la preeminencia de los griegos. Dejando de un lado a Shakespeare, los tres grandes, Esquilo, Eurípides y Sófocles, se mantienen solos. La tragedia es un logro peculiarmente griego. Ellos fueron los primeros en percibirla y la elevaron a las más altas cumbres. (171)

Esquilo (en torno a 525-456 a.C.) fue el primero de los tres. Nació en Eleusis y luchó en la Batalla de Maratón en contra de los invasores persas. Su primera obra se interpretó en 499 a.C. Entre las obras que se conservan se encuentran Los Persas, Los Siete Contra Tebas, Los Suplicantes (una obra que derroto a Sófocles en una competición), Prometeo Encadenado y la Orestíada. Una parte de su trilogía de la Orestíada fue su obra probablemente más famosa, Agamenón, una obra que se centra en el regreso del comandante de la Guerra de Troya a su esposa Clitemnestra, quien acabaría asesinándolo. Después de asesinar a su esposo demostró muy poco remordimiento, al decir:

No es asunto tuyo preocuparte de eso. A mis manos cayó y murió, y yo lo enterraré, pero no acompañado del llanto de los de su casa. (99)

La mayoría de las obras de Esquilo estaban centradas en la mitología griega, representando el sufrimiento del hombre y la justicia de los dioses. Sus trabajos fueron de los primeros en tener un diálogo entre los personajes de la obra.

Sófocles (en torno a 496 - 406 a.C.) fue el segundo de los dramaturgos trágicos. De sus 120 obras presentadas en competiciones, solo 20 fueron ganadoras, ya que la mayoría perdieron frente a Esquilo. Únicamente tres de las siete obras que se conservan están completas. Su obra más famosa, parte de una trilogía, fue Edipo Rey, una obra escrita 16 años después de la primera parte de la trilogía, Antígona, una obra sobre la hija de Edipo. La tercera en la serie fue Edipo en Colono, la cual relata los últimos días del rey ciego. La tragedia de Edipo se centra en la profecía que predecía que un hombre mataría al rey (su padre) y se casaría con la reina (su madre). Sin saberlo, ese hombre era Edipo. Sin embargo, la tragedia de la obra no se trata de que matara a su padre y desposara a su madre, sino de que se enterara de ello; se trata de la exploración de un personaje trágico que ahora está cegado.

Eliminar publicidad

Advertisement

Bust of Sophocles
Busto de Sófocles
Jade Koekoe (CC BY-NC-SA)

El tercer autor de tragedias griegas fue Eurípides, un ateniense (484-407 a.C.). Desgraciadamente, sus obras, en su mayoría basadas en mitos, no tuvieron demasiado éxito en las competiciones; sus críticos creen que estaba resentido respecto de sus fracasos. Fue autor de 90 obras, entre las cuales se encuentran Hipólito, Las troyanas y Orestes. Eurípides es famoso por introducir un segundo acto en sus obras, las cuales se centraban en reyes y gobernantes, al igual que disputas y dilemas. Falleció poco después de su viaje a Macedonia, en donde escribiría una obra sobre la coronación del rey. En su obra Medea habla de una mujer amargada que se vengó de su esposo matando a sus hijos. Con dolor, Medea grita:

¡Gran Artemisa y Temis augusta! ¿Veis lo que sufro, encadenada con grandes juramentos a un esposo maldito? ¡Ojalá que a él y a su esposa pueda yo verlos un día desgarrados en sus palacios, por las injusticias que son los primeros en atreverse a hacerme! (55)

Otro dramaturgo de esa época era el ateniense Aristófanes (en torno a 450-386 a.C.), autor de comedia griega. Sus obras eran sátiras de personas públicas y sus asuntos, al igual que críticas políticas. Once de las obras de Aristófanes han sobrevivido junto con 32 títulos y fragmentos de otras. Sus obras incluyen: Los caballeros, Lisístrata, Las Tesmoforiantes, Las Ranas, y Las Nubes, una obra que ridiculizaba al filósofo Sócrates como un profesor corrupto de retórica. La mayor parte del tiempo sus actores usaban máscaras grotescas y contaban chistes obscenos. La mayoría de sus obras tenían una lección moral o social, mofándose de la vida social y literaria de Atenas.

Filósofos e historiadores griegos

Entre las personas que contribuyeron a la literatura griega se encontraban los filósofos, entre ellos Platón, Aristóteles, Epicteto y Epicuro. Uno de los filósofos griegos más influyentes fue Platón (427-347 a.C.). Fue estudiante de Sócrates y sus primeras obras fueron un tributo a la vida y muerte de su maestro: la Apología, el Critón y Fedón. También escribió el Banquete, una serie de discursos en una cena. Sin embargo, su obra más famosa es la República, un libro sobre la naturaleza y el valor de la justicia.

Su estudiante, Aristóteles (384-322 a.C.), se oponía a Platón en múltiples temas, sobre todo en el concepto del empirismo, la idea de que una persona podía confiar en sus sentidos para que le brindasen información. Sus trabajos incluyen: Ética Nicomáquea (un tratado sobre ética y moral), la Física y la Poética. Fue el creador del silogismo y profesor de Alejandro Magno.

Aristotle Bust, Palazzo Altemps
Busto de Aristóteles, Palazzo Altemps
SquinchPix.com (Copyright)

Un último grupo de contribuyentes a la literatura griega fueron los historiadores: Heródoto, Tucídides y Polibio. Tanto Heródoto (484-425 a.C.) como Tucídides (460-400 a.C.) escribieron en la época de la Guerra del Peloponeso. Aunque se conoce poco de su vida temprana, Heródoto escribió sobre las guerras entre Atenas y Esparta, de la misma manera escribió que sobre las guerras persas. Durante su vida, su hogar, Halicarnaso en el oeste de Asia Menor, estuvo dominado por las fuerzas persas. Aunque a menudo se lo critica por errores factuales, sus obras estaban basadas en obras y documentos anteriores. Sus narrativas demostraban un entendimiento de la experiencia humana y, a diferencia escritores previos, no juzgaba. Viajó mucho, incluso fue a Egipto.

Su contemporáneo, Tucídides, fue autor, de la incompleta Historia de la Guerra del Peloponeso. Parte de la historia fue escrita mientras la guerra acontecía, y examina las causas inmediatas y a largo plazo de la guerra. Su trabajo, no terminado, fue completado por Jenofonte y Cratipo.

Período helenístico

El periodo helenístico produjo poetas, escritores de prosa e historiadores. Entre ellos estaba Calímaco, su estudiante Teócrito, Apolonio de Rodas, y el respetado historiador Plutarco. Desafortunadamente, como en eras pasadas, mucho de lo que se escribió solo se conserva en fragmentos o citado en las obras de otros.

El poeta Calímaco (310-240 a.C.) era originalmente de Cirene pero emigró a Egipto y pasó la mayor parte de su vida en Alejandría, donde trabajó como bibliotecario bajo Ptolomeo I y III. De sus más de 800 libros, 6 himnos y 60 epigramas, solo se conservan fragmentos. Su trabajo más famoso fue Aitia (causas), que revela su fascinación por el pasado griego y se concentra en muchos de los mitos antiguos, los cultos y los viejos festivales. Su trabajo tuvo una gran influencia en la poesía de Catulo y la Metamorfosis de Ovidio.

Aetia by Callimachus
Aitia de Calímaco
The Egypt Exploration Society (Public Domain)

Su pupilo Teócrito (315-250 a.C.), originalmente de Siracusa, también trabajó en la biblioteca de Alejandría y produjo un gran número de escritos, de los cuales solo se conservan 30 poemas y 24 epigramas. Se dice que él es creador de la poesía pastoril. Al igual que su maestro, su trabajo influyó en futuros autores romanos como Ovidio.

Apolonio de Rodas (nacido en 295 a.C.) era, como los otros, de Alejandría, donde sirvió como bibliotecario y tutor. Los historiadores no tienen claro del origen del “de Rodas” en su nombre; algunos asumen que vivió un tiempo en Rodas. Sus trabajos más importantes fueron los cuatro libros de Las Argonáuticas, una nueva narración de la historia de los viajes de Jasón para obtener el vellocino de oro. Y, al igual que Calímaco y Teócrito, su trabajo influyó a Catulo y a Virgilio.

Además de la poesía y la prosa, hay que mencionar al dramaturgo más conocido de la época, el ateniense Menandro (342-290 a.C.). Menandro era un estudiante de filosofía y líder de la propuesta de la Comedia nueva, y escribió más de 100 obras, incluidas El Misántropo, La Trasquilada y El Arbitraje. Fue el maestro del suspense. Sus obras fueron posteriormente adaptadas por los autores romanos Plauto y Terencio.

El mundo helenístico también produjo historiadores notables. Polibio (200-118 a.C.) fue un griego que escribió sobre el ascenso de Roma al poder. Denunciado como alguien demasiado amistoso con Roma, propuso la cultura griega en Roma. De sus Historias, solo quedan los primeros 5 libros de los 40 que escribió.

Por último, Plutarco (nacido en torno a 45 a.C.) fue uno de los historiadores griegos más famosos. Originario de Queronea, fue filósofo, maestro y biógrafo. A pesar de haber pasado tiempo en Egipto y Roma, donde enseñó filosofía, pasó la mayor parte de su vida en su ciudad natal. Más tarde, sirvió como sacerdote en el oráculo de Delfos. Su obra más famosa, Vidas Paralelas, ofrecía biografías de hombres de Estado romanos, así como de griegos como Alejandro, Licurgo, Temístocles y Pericles. A diferencia de otros historiadores, escogió no escribir una historia continua sino concentrarse en cada persona individualmente. También escribió sobre ética, religión, política y literatura.

Legado

Después de la muerte de Alejandro Magno y el crecimiento de la cultura helenística a través del Mediterráneo, la literatura y el arte romanos tenían un toque griego característico. La literatura griega se elevó de la tradición oral de Homero y Hesíodo hasta las obras de Sófocles y Aristófanes, y ahora se encontraba en las mesas de ciudadanos y autores romanos. Esta literatura incluía la filosofía de Platón y Aristóteles y las historias de Heródoto y Tucídides. Siglos de poesía y prosa han sido transmitidas por generaciones, y han influido a los romanos, al igual que a muchos otros en Europa. Refiriéndose al "fuego" de la poesía griega, Edith Hamilton escribió: “Uno podrá citar todos los poemas griegos que existen, aunque sean tragedias. Cada uno de ellos demuestra el fuego de la vida ardiendo fuerte. Nunca existió poeta griego que no se calentara las manos en esa llama”. (26) Hoy, las bibliotecas públicas y privadas contienen las obras de los antiguos griegos y un sinnúmero de generaciones venideras podrán leer y disfrutar de la belleza de la literatura griega.

* * *

Traducido por Selene Roldán (Filosofía en la Red):

Estudiante de la licenciatura en Filosofía en la Universidad Autónoma del Estado de México, con línea de investigación en: filosofía de la cultura, filosofía y género, filosofía política, feminismo y género, y filosofía y cine.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Filosofía en la Red
Filosofía en la red es una plataforma de difusión filosófica que busca crear un espacio plural de diálogo. La motivación principal es y ha sido el reunir en un ambiente plural con rigor y respeto, textos que fomenten y promuevan la filosofía en la red.

Sobre el autor

Donald L. Wasson
Donald ha enseñado Historia Antigua, Medieval y de los Estados Unidos en el Lincoln College (Normal, Illinois) y siempre ha sido y será un estudiante de la historia, desde que aprendió sobre Alejandro Magno. Está ansioso por transmitir el conocimiento a sus alumnos.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wasson, D. L. (2017, octubre 11). Literatura griega antigua [Ancient Greek Literature]. (F. e. l. Red, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-11684/literatura-griega-antigua/

Estilo Chicago

Wasson, Donald L.. "Literatura griega antigua." Traducido por Filosofía en la Red. World History Encyclopedia. Última modificación octubre 11, 2017. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-11684/literatura-griega-antigua/.

Estilo MLA

Wasson, Donald L.. "Literatura griega antigua." Traducido por Filosofía en la Red. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 11 oct 2017. Web. 07 jul 2022.

Afiliación