Irlanda antigua

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 11 septiembre 2015
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés, Francés
The Cliffs of Moher, County Clare, Ireland (by Betsy Mark, CC BY-NC-SA)
Los acantilados de Moher, condado de Clare, Irlanda
Betsy Mark (CC BY-NC-SA)

Irlanda es un país insular situado en el Atlántico Norte, delimitado por el Canal del Norte, el Mar de Irlanda y el Canal de San Jorge. Se conoce como Eire en lengua gaélica, que procede del antiguo irlandés Eriu, nombre de una hija de la diosa madre Ernmas de los Tuatha De Danaan, la mística raza precelta de Irlanda.

La leyenda cuenta que cuando los milesios invadieron Irlanda para conquistar a los Tuatha De Danaan, Eriu y sus hermanas, Banba y Fodla, pidieron que nombraran la isla con su nombre. Eriu se convirtió en el nombre más utilizado, mientras que Banba y Fodla se usaban poéticamente como un apodo.

Eliminar publicidad

Advertisement

También se cree que el nombre de Eire deriva de los Erainn (cuyo nombre deriva de la misma raíz), la tribu principal de la región de Munster, en el suroeste, mencionada en la Geografía del historiador griego Ptolomeo (siglo II d. C.). Ptolomeo también llamó a los Erainn los Iverni, lo que daría a los romanos posteriores el nombre de Irlanda: Hibernia. Irlanda es la tercera isla europea más grande (después de Gran Bretaña e Islandia) y en la actualidad está dividida políticamente entre la República de Irlanda, un estado soberano, y la Isla del Norte, que forma parte de Gran Bretaña.

La República de Irlanda suele denominarse simplemente "Irlanda". Eire suele traducirse como "tierra abundante" o "tierra generosa", ya sea en referencia a la diosa que se creía que habitaba la región y la bendecía con fertilidad o a la tribu que, según Ptolomeo, poseía ricas tierras.

Eliminar publicidad

Advertisement

Primeros asentamientos humanos

Irlanda estuvo deshabitada durante mucho más tiempo que muchos otros países. El historiador Jonathan Bardon comenta: "Resulta sorprendente pensar que los seres humanos llevaban viviendo en Australia 40 000 años antes de que las primeras personas llegaran a vivir a Irlanda" (1). Bardon y otros atribuyen este hecho a la Edad de Hielo Media, cuyas vastas capas de hielo no empezaron a derretirse en Irlanda hasta el año 15 000 a. C.

En ese momento, la tierra solo albergaba plantas y animales que habían cruzado desde el continente europeo en masas de tierra que quedaron sumergidas cuando se derritieron las capas de hielo glacial. Irlanda y Gran Bretaña se separaron del continente europeo aproximadamente en esta época (c. 12 000 a. C.). Los primeros pobladores llegaron a Irlanda entre el 7000 y el 6500 a. C. en Coleraine, en el extremo norte. El yacimiento mesolítico de Mount Sandel, descubierto en Coleraine en 1973 a. C., es el sitio arqueológico más antiguo de Irlanda.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Los habitantes de la Irlanda mesolítica eran cazadores-recolectores que viajaban en pequeñas bandas de una región a otra, construyendo aldeas de cabañas de madera con techos abovedados de corteza y piel de animal. Estas cabañas eran refugios comunales para familias extensas con un único pozo de fuego en forma de cuenca en el centro y una abertura redonda en el techo para la ventilación del humo. Utilizaban el sílex para fabricar hachas, cuchillos, raspadores, hojas de arpón y puntas de flecha.

En función de las pruebas arqueológicas, parece que también participaban en rituales en los que se pintaban a sí mismos y a los objetos ceremoniales. Con el tiempo, estos cazadores-recolectores cambiaron gradualmente a un estilo de vida agrario. Bardon escribe: "A partir de alrededor del año 4000 a. C. comenzó una dramática transformación de la economía irlandesa. Hasta entonces, una pequeña población dispersa había vivido exclusivamente de la búsqueda de alimentos, las trampas y la caza. Ahora empezaron a despejar la tierra de árboles para crear pastos para el ganado doméstico y crestas de cultivo para la producción de cereales" (4).

Eliminar publicidad

Advertisement

Los primeros pobladores llegaron a Irlanda entre el 7000 y el 6500 a. C., mucho más tarde que otras tierras.

Los Ceide Fields, en el condado de Mayo, cerca de Ballycastle, datan de esta época y son los campos de cultivo (conocidos como sistema de campos) más antiguos del mundo. Los Ceide Fields fueron descubiertos por el maestro local Patrick Caulfield, que estaba recogiendo turba de una ciénaga para su hogar. Observó configuraciones, cuyo diseño parecía deliberado, de piedras cuidadosamente colocadas bajo la capa de turba.

Su descubrimiento condujo a la excavación del lugar muchos años después, al exponer un asentamiento neolítico de casas, sistemas de campo, muros y tumbas. Los agricultores neolíticos fueron desbrozando cada vez más la tierra, eliminando los bosques y construyendo casas y aldeas más importantes. Bardon señala que, en función de las pruebas arqueológicas, es seguro que "un denso dosel forestal cubría la isla tan completamente que una ardilla roja podía viajar desde el punto más septentrional de Irlanda, de Malin Head, hasta Mizen Head en Co. Cork [el punto más meridional] sin tener que tocar el suelo", pero ahora esto ha cambiado drásticamente a medida que florecen las comunidades agrícolas y se despejan más tierras para los cultivos.

Las cabañas de madera del mesolítico dieron paso a las casas de bahareque con techos de paja, como la encontrada en Ballynagilly, condado de Tyrone, en 1969; una casa considerada la más antigua del neolítico encontrada en Gran Bretaña o Irlanda, datada del 3700 a. C. Se han descubierto casas aún más elaboradas de poco tiempo después de esta fecha, entre ellas, una en el condado de Limerick, en Tankardstown, "construida completamente con tablones de roble con postes de esquina y soportes de techo externos" (Bardon, 5). El historiador Roger Chauvire escribe: "Al principio, Irlanda era una tierra virgen y vacía" y lo había sido durante los aproximadamente 3000 años que los cazadores-recolectores habían vagado por los bosques, pero esa época ya había pasado (20). La tierra estaba domesticada y la gente se asentaba en comunidades estables.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los orígenes míticos

Aunque este relato del pasado de Irlanda es actualmente la historia primitiva aceptada de Irlanda, no siempre fue así. La "historia" es una palabra cuyo significado cambia según las creencias aceptadas de quienes la escriben. Durante cientos de años, se aceptó como historia una serie de acontecimientos diferentes, que ahora se denominan "orígenes míticos". Esta historia se desarrolló en el libro conocido como Lebor Gabala Erenn (El libro de la toma de Irlanda o El libro de las invasiones), escrito a finales del siglo XI y principios del XII.

Este relato cuenta que la historia de Irlanda comienza antes del diluvio universal, cuando a Cessair, hija de uno de los hijos de Noé (Bith, que no se menciona en el relato bíblico del Génesis), se le niega un lugar en el Arca y huye a Irlanda. Llega con tres hombres y 49 mujeres que se ahogan junto con ella en el diluvio, excepto un hombre, Fintan, que se transforma en varios animales hasta volver a ser un hombre y contar su historia. El segundo grupo de inmigrantes fue dirigido por Partholan, hijo de Sera, hijo de Jafet (uno de los hijos de Noé en la Biblia), tras el diluvio universal.

Llegaron desde algún lugar del este y establecieron una colonia que fue destruida por la enfermedad y todos murieron en el transcurso de una semana. A Partholan le siguió Nemed, hijo de Agnoman, que también remontó su ascendencia a través de Jafet hasta Noé. Vinieron de Escitia y se establecieron en Irlanda, pero fueron atacados por los fomorianos, salvajes piratas marinos, bajo el mando de su rey Balor el Cíclope, y huyeron del país.

Eliminar publicidad

Advertisement

Pasaron doscientos años en los que Irlanda estuvo deshabitada, y entonces los Fir Bolg, un grupo de Nemedios de Grecia, tomaron la tierra y construyeron hogares y fortalezas. Fueron atacados por los Tuatha De Danann (hijos de la diosa Dana), que dominaban las artes mágicas y eran adversarios formidables. Los Fir Bolg fueron derrotados por los Tuatha De Danann en la batalla de Moytura y obligados a servirles. Luego vino otro hijo de Jafet, hijo de Noé, Fenius, que vino de la Torre de Babel donde combinó solo los mejores elementos de todas las lenguas del mundo que había oído allí para crear el habla irlandesa, y fue su descendiente, Goidil quien dio su nombre a los galos y a su lengua: el gaélico.

La madre de Goidil era Scotta, hija de un faraón de Egipto, que fundaría Escocia (aunque la fundadora pudo ser otra mujer del mismo nombre, su hermana), y su nieto fue Eber Scott, que conquistó toda España. El hijo de Scott fue Miledh (también conocido como Milesius), que gobernó después de él. Alrededor de la época del nacimiento de Alejandro Magno (un acontecimiento ya famoso por los signos y maravillas en los cielos), Miledh miró desde la torre de su castillo y vio a Irlanda flotando en el horizonte. Envió a sus tres hijos (Meremon, Heber e Ir) desde España y conquistaron a los Tuatha De Danann, lo que los condujo a un lugar entre mundos donde permanecen hasta hoy.

Las tres hijas de la diosa Ernmas de los Tuatha De Danaan (Eriu, Banba y Fodla) pidieron a los milesios que nombraran la tierra con su nombre, y así fue. La invasión milesia se consideró la colonización final de Irlanda, que contuvieron la tierra al establecer la civilización y la cultura tal como la conocieron los escritores posteriores de estos cuentos.

Como comentario respecto de esta historia, Roger Chauvire escribe:

Estos cuentos infantiles tienen más que un valor folklórico. Fueron hechos para sincronizar con el cómputo bíblico, e integrados en una supuesta historia universal hacia el siglo XII por los autores del Libro de las Invasiones; fueron aceptados como verdaderos durante toda la Edad Media, e incluso después, y ahí radica su importancia. No había ninguna gran casa principesca que no alegara, mediante algún malabarismo en sus genealogías, que se remontaba a los tiempos de los milesios, y en ello basaba sus pretensiones [de dominio]. (20-21)

Se desconoce cómo veían su historia los habitantes del neolítico o cuál podía ser su mitología, ya que no dejaron constancia escrita. La historia de los "orígenes mitológicos" de Irlanda fue escrita mucho después por escribas cristianos que se basaron en relatos bíblicos para crear una historia nacional. En el neolítico, los irlandeses quizás estaban demasiado ocupados construyendo granjas y aldeas y ganándose la vida como para preocuparse por su historia pasada, o quizás no. Aunque no escribieron nada, sí dejaron una historia en las grandes estructuras megalíticas que se encuentran por todo el país en formas más grandiosas o más modestas, y pocas son tan espectaculares como las del complejo neolítico de Bru na Boinne, en el condado de Meath.

Los megalitos

En toda Irlanda hay pruebas de una cultura preliteraria que contaba sus historias a través de la piedra. Sin embargo, el contenido exacto de estas historias sigue siendo un misterio. El gran monumento megalítico conocido como Newgrange se construyó hacia el año 3200 a. C., y las tumbas de paso megalíticas de Knowth y Dowth le siguieron poco después. La tumba de paso de Loughcrew, también en Meath, data de entre 3500 y 3300 a. C. Los sepulcros de paso de Carrowkeel, en el condado de Sligo, datan de alrededor del 3400 a. C., mientras que los sepulcros megalíticos de Carrowmore (también en Sligo) son aún más antiguos (3700 a. C.), y el dolmen de Poulnabrone (un sepulcro de paso megalítico en el condado de Clare) es aún más antiguo (4200 a. C.).

Todos estos megalitos y montículos majestuosos (cada uno más antiguo que Stonehenge o las pirámides de Giza) son la prueba de un sistema de creencias muy arraigado que puede haber honrado a los antepasados, las grandes hazañas, a los héroes, a los caciques y a las deidades, pero no hay forma de saberlo porque no quedaron registros. Los diseños arremolinados y otros grabados en las piedras de sitios como Newgrange, si es que significan algo más que decoración, no han arrojado ninguna luz sobre el tema.

No hay duda de que Newgrange se construyó con un propósito ritual muy específico. Cada diciembre, en los días previos y posteriores al solsticio de invierno, el sol naciente envía un único rayo directamente a través de un portal situado sobre la entrada del pasaje frontal que ilumina la cámara interior, centrándose en un único nicho de la pared posterior. Al igual que con los otros monumentos mencionados, se han propuesto muchas teorías sobre la finalidad de Newgrange, pero ninguna es concluyente, ni puede serlo.

El dolmen de Poulnabrone, con su enorme piedra de coronación inclinada, parece haber sido construido en ángulo con un propósito específico, posiblemente para facilitar el paso de las almas de los difuntos al inframundo o alejar a los visitantes no deseados del otro lado, pero nadie sabe realmente por qué la piedra de coronación estaba inclinada. El Dr. Carleton Jones, que excavó el yacimiento, afirma que puede haber sido una "valla difusora prehistórica", además de una tumba, y escribe: "Cuando un viajero entraba en el Burren desde el norte, el impresionante volumen de Poulnabrone no dejaba lugar a dudas de que estaba entrando en el territorio de la tribu del Burren" (1).

Sin embargo, esta teoría de la "valla difusora" no parece aplicarse a todos los dólmenes del país. Hay casi 200 dólmenes en toda Irlanda, todos con piedras inclinadas, y todos parecen haber sido utilizados como tumbas, pero no como "vallas difusora". Uno de los más grandes es el dolmen de Kilclooney, en el condado de Donegal (c. 3500 a. C.), que tiene dos metros de altura y una piedra de coronación de 4 metros de largo y 6 metros de ancho. Todos ellos, por supuesto, se construyeron sin cemento, grúas ni herramientas metálicas.

La Edad de Bronce y los celtas

El trabajo del metal se desarrolló mucho después de la construcción de los megalitos. En el año 2000 a. C. ya era un oficio practicado, probablemente introducido o descubierto hacia el año 2500 a. C. El bronce y el cobre sustituyeron a los adornos de piedra y las armas de la época anterior, y los avances tecnológicos aumentaron rápidamente. La rueda se introdujo más o menos al mismo tiempo que las técnicas de elaboración de alcohol, hacia el 2200 a. C. Se mejoraron los aperos de labranza y se desbrozó y cultivó más tierra.

El Anillo del Gigante (Giant's Ring), un monumento en forma de henge situado en la actual Ballynahatty, cerca de Belfast, se construyó en esta época (hacia el 2700 a. C.) y se utilizaba regularmente para realizar rituales (probablemente religiosos y, sin duda, astronómicos, aunque se desconocen los detalles). Al igual que en Escocia, más o menos en la misma época (2500 a. C.), una nueva oleada de inmigrantes introdujo vasos de fondo plano y una sofisticada cerámica de barro. Estos vasos se han encontrado en toda Irlanda en tal cantidad que los arqueólogos se refieren a estos inmigrantes desconocidos como "pueblo de los vasos" (como también lo hacen en Escocia).

El pueblo de los vasos puede ser el misterioso constructor de los fuertes circulares que se encuentran en toda Irlanda, como el fuerte de la colina de Mooghaun, en el condado de Clare donde, en 1854, se descubrió el mayor tesoro de oro encontrado fuera del Mediterráneo. El "Gran Hallazgo de Clare", como se le llamó, data del año 800 a. C., y su creación se atribuye a menudo a los Celtas y no al pueblo de los vasos, pero esto está en discusión.

La Edad de Bronce se fusionó con la Edad de Hierro con la llegada de los celtas en algún momento entre el 500 y el 300 a. C., posiblemente antes. Esta afluencia solía considerarse como "la invasión celta", pero esta teoría se ha descartado ya que parece mucho más probable que los celtas y los pueblos indígenas de Irlanda entablaran un comercio que condujo a la difusión cultural y a la asimilación celta. Bardon escribe:

¿Cuándo llegaron los Celtas a Irlanda? No se puede dar una respuesta clara porque no parecen haber formado una raza distinta. La civilización celta puede haber sido creada por un pueblo de Europa central, pero fue principalmente una cultura (una lengua y un modo de vida) que se propagó de un pueblo a otro. Los arqueólogos han buscado en vano pruebas de invasiones espectaculares en Irlanda y ahora prefieren pensar en una infiltración constante desde Gran Bretaña y el continente europeo a lo largo de los siglos. (12)

Según la historiadora Helen Litton, los celtas se originaron en Europa central y centro oriental en la Primera Edad del Hierro, y "parecen representar una reunión de varios grupos, durante la Edad del Bronce, que gradualmente desarrollaron una cultura única en torno al descubrimiento y el uso del hierro" (19-20). Cuando los Celtas llegaron a Irlanda, aunque fuera de forma gradual o rápida, trajeron consigo el conocimiento del trabajo del hierro. También trajeron la conquista, ya que llegaron en sus carros de guerra completamente armados con sus "espadas tan largas como las jabalinas de otros pueblos y sus jabalinas con puntas más largas que las espadas", en palabras del historiador griego Diodoro Sículo. Rápidamente sometieron y asimilaron a los habitantes de la tierra para formar la cultura gaélica.

San Patricio y el auge de la alfabetización

Los celtas ordenaron su sociedad en Irlanda en una jerarquía de guerreros y druidas en la cima y todos los demás por debajo de ellos. Construyeron grandes fortalezas, se adornaron con broches y capas de oro y contaron historias épicas que no se escribirían hasta cientos de años después, como La Cattleraid de Cooley, la gran epopeya irlandesa, protagonizada por el héroe Cuchulainn y la gran reina Maeve, el Ciclo Feniano, las hazañas de grandes reyes como Cormac MacArt, los caballeros de la Rama Roja del Ciclo del Ulster, y leyendas épicas como La persecución de Diarmund y Grainne.

La alfabetización llegó a Irlanda con el misionero cristiano Paladio y otros como Ailbe, Declan, Ibar y Ciaran que le siguieron, así como el más conocido San Patricio en el siglo V d. C. Paladio y los demás establecieron comunidades cristianas que dieron importancia a la alfabetización y se convirtieron en centros de aprendizaje, pero no tuvieron tanto éxito como el antiguo esclavo que escapó del cautiverio en Irlanda para convertirse un obispo y cambiar la nación: San Patricio.

Statue of St. Patrick, Hill of Tara
Estatua de San Patricio, Colina de Tara
Joshua J. Mark (CC BY-NC-SA)

Patricio (c. siglo V d. C.) era un ciudadano romano que fue capturado por piratas de la Gran Bretaña romana y vendido como esclavo en Irlanda. Después de seis años escapó, siguiendo una visión en un sueño en el que Dios le indicaba que se fuera en barco. Regresó a Gran Bretaña y a su familia, pero de nuevo fue llamado en un sueño a dejar su tierra y regresar a Irlanda para predicar el evangelio. Patricio hizo mucho más que convertir la Irlanda pagana al cristianismo; popularizó la fe, la integró cuidadosamente con lo que sabía de la mitología celta y la tradición irlandesa para que fuera más fácil de asimilar.

Se dice que anunció la llegada del cristianismo al país con una gran hoguera en la colina de Slane, justo enfrente de la colina de Tara, en el año 432 o 433 d. C., desafiando el edicto del alto rey Laoghaire, que había prohibido cualquier fuego esa noche, salvo la llama sagrada de los druidas en Tara para celebrar la fiesta de Ostara. La fe que San Patricio anunció esa noche cambiaría Irlanda de muchas maneras, especialmente en el ámbito de la alfabetización. Al difundir el mensaje cristiano por el país, San Patricio plantó las semillas de las comunidades cristianas que se convirtieron en sedes de aprendizaje y centros de conocimiento.

Los altos reyes y la ley

La colina de Tara, en el condado de Meath, se encuentra a una altura de 197 metros y en su cima se eleva el Lia Fail, la piedra del destino en la que tomaron posesión los altos reyes de Irlanda. La leyenda cuenta que, después de que los milesios derrotaran a los Tuatha De Danaan, Irlanda se dividió entre los dos hermanos victoriosos, Eber y Eremon; Eremon se quedó con el norte y Eber con el sur. Vivían en paz hasta que la esposa de Eber deseó la colina más hermosa del país, Tara, que estaba en el territorio de Eremon y la esposa de éste, Tea, la rechazó.

Las dos mujeres arrastraron a sus maridos a la discusión y entraron en guerra. Eber murió y Eremon se quedó con sus tierras. Tea también murió en esta época y dio su nombre a la colina que había defendido y donde fue enterrada. Una interpretación de "Tara" es una corrupción de Tea-Mur, la tumba de Tea. Desde entonces, la colina de Tara fue considerada con gran respeto por esta razón, así como por la creencia de que estaba imbuida de magia por los Tuatha De Danaan, que permanecían en el suelo y las hondonadas de la colina y que habían traído el Lia Fail a la tierra siglos atrás.

Estas creencias siguieron observándose tras la llegada de los celtas y sus reyes eran coronados en el Lia Fail según la costumbre. Entre los primeros reyes prehistóricos se encontraba el legendario Conn Cetchathatch (Conn de las Cien Batallas), cuyo nieto era Cormac MacArt, el legislador. Las Leyes de Brehon (también conocidas como Códigos de Brehon y Fenechas) son las primeras leyes de Irlanda y fueron escritas por MacArt en algún momento de su reinado (c. 227-266 d. C.).

El nombre deriva de brehon, que significa legislador, y estas leyes eran interpretadas por los brithem (jueces). Están consideradas entre las leyes más avanzadas y equitativas jamás escritas (incluyendo antiguos códigos de leyes como el Código de Ur-Nammu o el Código de Hammurabi de la antigua Mesopotamia) y, según la historiadora Loretta Wilson, "cubrían casi todas las relaciones y todos los matices, sociales y morales, entre hombre y hombre" (1).

Las leyes proporcionaban justicia para todos, sin importar la posición social de cada uno, y mantenían la independencia y la dignidad de las mujeres, que se habían observado durante mucho tiempo en Irlanda. El historiador Lloyd Duhaime, escribiendo sobre las Leyes Brehon, señala que "las mujeres estaban en pie de igualdad con los hombres y podían optar a las profesiones más elevadas, como guerreras, sacerdotisas y juezas...". En el matrimonio, las mujeres eran socias de sus maridos, y no su propiedad" (2).

Cormac MacArt fue considerado uno de los más grandes, si no el más grande, rey de la antigua Irlanda y, además de ser conocido por sus leyes, inició proyectos de construcción tan grandes como los salones y fortalezas de Tara y tan modestos como los molinos de ribera. Sus leyes Brehon serían revisadas y codificadas posteriormente por San Patricio, que mantuvo el aspecto humano de las mismas y defendió los derechos de las mujeres en la sociedad.

Los logros de San Patricio y Cormac MacArt, al igual que gran parte de la historia irlandesa temprana, se mezclan con el mito, y lo mismo ocurre con los descendientes de MacArt, los Ui Neill, la dinastía más prominente de Irlanda durante siglos. Los Ui Neill descendían de Niall Noigiallach (más conocido como Niall de los Nueve Rehenes) que, como su nombre indica, era un rey lo suficientemente poderoso como para tener un rehén de cada una de las cinco provincias de Irlanda y uno de los británicos, los francos, los sajones y los escoceses.

El monumento más antiguo de la colina de Tara es el Túmulo de los Rehenes, una tumba de paso que data del año 3000 a. C. El nombre proviene de la práctica posterior de reyes y jefes de intercambiar rehenes en el lugar. Cuantos más rehenes se tuvieran para garantizar el buen comportamiento de los posibles rivales, más poderoso y seguro sería el gobernante.

La época vikinga en Irlanda

Al igual que los legendarios Eber y Eremon, los Ui Neill se repartieron el país entre los Ui Neill del norte y los Ui Neill del sur. Los Ui Neill defendieron la tierra contra las crecientes incursiones vikingas a lo largo de las costas, construyeron fortalezas y torres, y desarrollaron la tierra. La era vikinga en Irlanda comenzó con la primera incursión registrada en el año 795 d. C. frente a la costa de Antrim y terminó en el año 1014 d. C. con la derrota de los vikingos ante el gran rey de Irlanda Brian Boru (941-1014 d. C.) en la batalla de Clontarf. Aunque Boru es conocido como el rey que expulsó a los vikingos de Irlanda, esto no es así. Los vikingos habían establecido una serie de asentamientos permanentes, sobre todo en Dublín, y siguieron desempeñando un papel en la historia de Irlanda después de Clontarf.

La leyenda de que Boru expulsó a los vikingos de la tierra tiene su origen en su victoria sobre las fuerzas combinadas de los vikingos y los enemigos irlandeses de Boru en Clontarf, tras la cual el poder vikingo se rompió y las monarquías irlandesas, como la de los Ui Neill, cobraron fuerza. Habían reinado antes de que Boru llegara al poder y, tras su muerte en la batalla de Clontarf, los Ui Neill retomaron el control de la tierra, pero su poder disminuyó. Tras la invasión normanda de 1169 y la dominación de Irlanda por el rey inglés Enrique II en 1171, su poder, al igual que el de otros nobles de Irlanda, se debilitó aún más.

San Patricio comenzó probablemente su labor misionera en Irlanda hacia el año 432 d. C.; poco después, los monjes copiaban cualquier libro que encontraban.

La dominación inglesa en Irlanda se hizo cada vez más opresiva cada década, año tras por año, y en 1368, las leyes Brehon fueron prohibidas por el Estatuto de Kilkenny. Los clanes, antaño prestigiosos, como los Ui Neill, resistieron como pudieron hasta que fueron eliminados en gran medida en el siglo XVII d. C. mediante la política inglesa conocida como la Plantación del Ulster.

En virtud de esta política, se arrebataron medio millón de acres de algunas de las mejores tierras a los jefes católicos gaélicos y sus familias tras la derrota de Hugh O'Neill en la batalla de Kinsale en 1601 y la huida de los condes en 1607. La política de plantación pretendía sustituir a los católicos irlandeses de la tierra por protestantes ingleses, y tuvo éxito. Junto con las demás normas, leyes y restricciones impuestas a los irlandeses, no sería hasta después de 1921 d. C. que el pueblo de Irlanda recuperaría en parte la libertad y la autonomía que había conocido antes de la invasión normanda.

El legado de Irlanda

A pesar de la severidad de las medidas inglesas, los irlandeses siguieron resistiendo y prosperando a lo largo de los siglos. Encontraron la manera de preservar su lengua, su ley y su cultura, que habían sido proscritas y llevadas a la clandestinidad, y debieron este éxito a los cimientos establecidos siglos antes por San Patricio y los primeros misioneros cristianos.

La alfabetización floreció en los centros monásticos de Irlanda, que acabaron produciendo obras maestras del arte sagrado, como el manuscrito iluminado del Libro de Kells hacia el año 800 d. C. A mediados del siglo VI, poco más de cien años después de la llegada de San Patricio, se establecieron grandes monasterios y comunidades como Clanmacnoise y Glendalough. Los monasterios de Irlanda harían algo más que fomentar la alfabetización en el país: salvarían la herencia de la civilización occidental.

El Imperio Romano de Occidente cayó el 4 de septiembre de 476 d. C. cuando el emperador Rómulo Augusto fue depuesto por el rey germánico Odoacro. El imperio había estado agitado, en mayor o menor medida, desde la crisis del siglo III (235-284 d. C.) y se dividió en los imperios oriental y occidental en 285 d. C. La estabilidad que Roma había ofrecido durante siglos había desaparecido y las facciones religiosas se sumaron al caos de las invasiones bárbaras para amenazar las grandes bibliotecas del mundo antiguo. Se cree que San Patricio comenzó su labor misionera en Irlanda hacia el año 432 d. C. y, poco después, los monjes copiaban cualquier libro que encontraban. Thomas Cahill, autor de Cómo los irlandeses salvaron la civilización, escribe:

Los irlandeses, que acababan de aprender a leer y escribir, se dedicaron a la gran tarea de copiar toda la literatura occidental, todo lo que podían encontrar. Estos escribas sirvieron entonces como conductos a través de los cuales las culturas grecorromana y judeocristiana fueron transmitidas a las tribus de Europa, recién asentadas entre los escombros y los viñedos en ruinas de la civilización que habían arrollado. Sin este servicio de los escribas, todo lo que ocurrió posteriormente habría sido impensable. Sin la misión de los monjes irlandeses, que refundaron por sí solos la civilización europea en todo el continente, en las bahías y valles de su exilio, el mundo que vino después habría sido totalmente diferente: un mundo sin libros. (4)

La afirmación de que los monjes irlandeses salvaron la civilización puede parecer una exageración, pero el registro histórico demuestra lo contrario. Aunque Agrícola inició planes para invadir Irlanda, y los hallazgos arqueológicos han desenterrado pruebas de la presencia romana (en monedas, tumbas y herramientas romanas), la invasión nunca tuvo lugar. Irlanda fue abandonada por el imperio y no se vio afectada por su caída. En la seguridad de la isla, dentro de los muros de sus comunidades, los monjes reunieron y salvaguardaron los libros que fueron descuidados o destruidos en el continente, preservando el pasado para el futuro.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2015, septiembre 11). Irlanda antigua [Ancient Ireland]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10613/irlanda-antigua/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Irlanda antigua." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 11, 2015. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10613/irlanda-antigua/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Irlanda antigua." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 11 sep 2015. Web. 26 jun 2022.

Afiliación