Amón

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 29 julio 2016
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés
Ram of Amun (by James Blake Wiener, CC BY-NC-SA)
Carnero de Amón
James Blake Wiener (CC BY-NC-SA)

Amón (también Ammón, Amén, Amón-Ra) es el antiguo dios egipcio del sol y del aire. Es uno de los dioses más importantes del antiguo Egipto, que alcanzó la fama en Tebas a principios del periodo del Nuevo Reino (c. 1570-1069 a. C.). Su culto fue el más poderoso y popular de Egipto durante siglos.

Se lo suele representar como un hombre con barba que lleva un tocado con doble penacho o, después del Reino Nuevo, como un hombre con cabeza de carnero o simplemente un carnero, que simboliza la fertilidad en su papel de Amón-Min. Su nombre significa "el oculto", "invisible", "misterioso de la forma" y, a diferencia de la mayoría de los demás dioses egipcios, se lo consideraba el Señor de Todo, que abarcaba todos los aspectos de la creación.

Eliminar publicidad

Advertisement

Origen y ascenso a la fama

Amón se menciona por primera vez en los Textos de las Pirámides (c. 2400-2300 a. C.) como dios local de Tebas junto con su consorte Amaunet. En esta época, el dios supremo de Tebas era el dios de la guerra Montu y el dios creador era considerado Atum (también conocido como Ra). Montu era un guerrero feroz que protegía la ciudad y la ayudaba a expandirse, mientras que Atum era la deidad autocreadora y la más poderosa que surgió en el montículo primordial de las aguas del caos al principio de la creación. Amón, en esta época, estaba asociado a la protección del rey pero, en gran medida, era simplemente un dios local de la fertilidad emparejado con su consorte Amaunet como parte de la Ogdoad, ocho dioses que representaban los elementos primordiales de la creación.

Amón no se consideraba más poderoso o significativo que los otros dioses que formaban parte de la Ogdoad, pero representaba el elemento de la "ocultación" u "oscuridad", mientras que los demás representaban conceptos más claramente definidos, como la "oscuridad", el "agua" y el "infinito". Amón como "El Oscuro" dejaba espacio para que la gente lo definiera según su propia comprensión de lo que necesitaban que fuera. Un dios que representaba la oscuridad no podía representar también la luz, ni un dios del agua la sequedad, etc. Sin embargo, un dios que personificara la misteriosa naturaleza oculta de la existencia podía prestarse a cualquier aspecto de esa existencia, y esto es precisamente lo que ocurrió con Amón.

Eliminar publicidad

Advertisement

Amun, Mut, and Khonsu
Amón, Mut y Jonsu
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

Hacia el año 1800 a. C. los hicsos, un pueblo misterioso que probablemente provino de Levante, se instalaron en Egipto, y hacia el año 1720 a. C. se habían hecho lo suficientemente poderosos como para tomar el control del Bajo Egipto y dejar obsoleta la corte de Tebas. Esta época se conoce como el Segundo Periodo Intermedio (c. 1782 - c. 1570 a. C.) en el que los hicsos gobernaron Egipto. Hacia 1570 a. C. el príncipe Ahmose I (c. 1550 - c. 1525 a. C.) expulsó a los hicsos del país y restableció la ciudad de Tebas.

Desde la época del Reino Medio (2040-1782 a. C.) Amón había ido creciendo en poder en Tebas y formaba parte de la tríada de deidades tebanas con su consorte Mut (que sustituyó a Amaunet) y su hijo Khonsu, el dios de la luna. Cuando Ahmose I derrotó a los hicsos, atribuyó su victoria a Amón, por lo que lo relacionó con el conocido dios del sol Ra. Como Amón era "El Oculto", que no estaba vinculado a ningún fenómeno o principio natural definible, era lo suficientemente maleable como para encajar con cualquier atributo que se le quisiera añadir. En este caso, el aspecto misterioso de la vida (lo que hace que la vida sea lo que es) se vinculó al aspecto visible de la existencia que da vida: el sol. Amón se convirtió entonces en Amón-Ra, creador del universo y rey de los dioses.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Rey de los dioses

Tras el ascenso de Amón durante el Reino Nuevo, fue aclamado como "el autocreado" y "rey de los dioses" que había creado todas las cosas, incluido él mismo. Se lo asoció con el dios del sol Ra, que a su vez estaba asociado con el anterior dios Atum de Heliópolis. Aunque Amón adoptó muchos de los atributos de Atum y en parte lo sustituyó, los dos siguieron siendo deidades distintas y Atum siguió siendo venerado. En su papel de Amón-Ra, el dios combina su aspecto invisible (simbolizado por el viento que no se puede ver pero del que se es consciente) y su aspecto visible como el sol que da vida. En Amón, los aspectos más importantes tanto de Ra como de Atum se combinaron para establecer una deidad omnipresente cuyos aspectos eran literalmente todas las facetas de la creación.

En Amón se combinaron los aspectos más importantes tanto de Ra como de Atum y se estableció una deidad omnipresente con todas las facetas de la creación.

Su culto fue tan popular que, como observa el erudito Richard H. Wilkinson, la religión egipcia se volvió casi monoteísta y Amón "estuvo particularmente cerca de ser una especie de deidad monoteísta" (94). La popularidad de este dios, de hecho, marcó el inicio del primer movimiento religioso monoteísta en Egipto bajo Akenatón (1353-1336 a. C.), que prohibió el culto politeísta y estableció la religión estatal del único y verdadero dios Atón.

Eliminar publicidad

Advertisement

Aunque los esfuerzos de Akenatón se han considerado históricamente como un esfuerzo sincero de reforma religiosa, lo más probable es que estuviera motivado por la gran riqueza de los Sacerdotes de Amón, que, en el momento en que subió al trono, poseían más tierras y mayores riquezas que el faraón.

Significado y culto

Una vez que Amón fue identificado como la deidad más poderosa del universo, adquirió epítetos que describían lo mejor posible sus diversos aspectos. Wilkinson escribe que "los propios egipcios le llamaban Amón asha renu o 'Amón rico en nombres', y el dios solo puede entenderse plenamente en términos de los muchos aspectos que se combinaban en él" (92). Se lo conocía como "el Dios oculto", cuya naturaleza no se podía conocer y se asociaba con el aire o el viento, que se puede sentir pero no ver ni tocar. También era el Dios creador que originalmente se paró en la primera tierra seca al principio de los tiempos y creó el mundo apareándose con él mismo.

Amun
Amón
Joanna Penn (CC BY)

Una vez que se vinculó con Ra para convertirse en Amón-Ra, asumió los aspectos de Ra como dios solar y, como cabría esperar de un creador, era también un dios de la fertilidad vinculado con la deidad de la fertilidad Min (un dios muy antiguo) y conocido en este sentido como Amón-Min. Como había absorbido los atributos del dios de la guerra Montu de Tebas, se lo invocaba regularmente en las batallas (como había hecho Ahmose I) y, por tanto, era también un dios de la guerra. Su naturaleza misteriosa infundía y daba forma a todo lo que los seres humanos podían ver y a todo lo que permanecía oculto a la vista, por lo que también era un dios universal, el más poderoso del universo y, naturalmente, el Rey de los Dioses. La egiptóloga Geraldine Pinch escribe:

Eliminar publicidad

Advertisement

En su templo de culto principal en Karnak, en Tebas, Amón, Señor de los Tronos de las Dos Tierras, gobernaba como un faraón divino. A diferencia de otras deidades importantes, no parece que se pensara que Amón vivía en un reino celestial lejano. Su presencia estaba en todas partes, no se veía pero se sentía como el viento. Sus oráculos comunicaban la voluntad divina a la humanidad. Se decía que Amón acudía rápidamente a ayudar a los reyes egipcios en el campo de batalla o a socorrer a los pobres y desamparados. Cuando se manifestaba en sus estatuas de culto, Amón visitaba periódicamente la necrópolis de Tebas para unirse a su diosa, Hathor, y dar nueva vida a los muertos. (100-101)

En el Reino Nuevo, Amón se convirtió rápidamente en la deidad más popular y venerada de Egipto. Wilkinson señala que "los monumentos que se le construyeron en aquella época eran poco menos que asombrosos y Amón era adorado en muchos templos de todo Egipto" (95). El Templo principal de Amón en Karnak sigue siendo la mayor estructura religiosa jamás construida y estaba conectado al Santuario Sur del Templo de Luxor. Las ruinas de estos templos y de muchos otros dedicados a Amón todavía pueden verse hoy en día, pero también había un templo flotante en Tebas conocido como la Barca de Amón, que se decía que era una de las obras más impresionantes creadas para el dios.

La barca de Amón era conocida por los egipcios como Userhetamon, "Poderoso de la frente es Amón", y fue un regalo de Ahmose I a la ciudad tras su victoria sobre los hicsos y su ascenso al trono. La egiptóloga Margaret Bunson escribe: "Estaba cubierto de oro desde la línea de flotación hacia arriba y estaba lleno de cabañas, obeliscos, nichos y elaborados adornos" (21). En el gran festival de Amón, la Fiesta de Opet, la barca se desplazaba con gran ceremonia, llevando la estatua de Amón desde el templo de Karnak río abajo hasta el templo de Luxor para que el dios pudiera visitarla. Durante el festival de La Bella Fiesta del Valle, que honraba a los muertos, las estatuas de Amón, Mut y Khonsu (la Tríada Tebana) viajaban en la barca de un lado a otro del Nilo para participar.

Otros días, la barca atracaba en las orillas del Nilo o en el lago sagrado de Karnak. Cuando no se utilizaba, el barco se alojaba en un templo especial en Tebas construido según sus especificaciones, y cada año el templo flotante se renovaba y se pintaba o reconstruía. Se construyeron otras barcas de Amón en otros lugares de Egipto, y había otros templos flotantes para otras deidades, pero se decía que la barca de Amón de Tebas era especialmente impresionante.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los sacerdotes de Amón y el faraón Akenatón

El tipo de riqueza que el rey Ahmose I tenía a su disposición para permitirle construir la elaborada barca para Amón acabaría pareciendo minúscula en comparación con las riquezas amasadas por los sacerdotes de Amón en Tebas y en otros lugares. En la época de Amenhotep III (1386-1353 a. C.), los sacerdotes poseían más tierras, tenían más dinero en mano y eran casi tan poderosos como el faraón. Amenhotep III introdujo reformas religiosas en un intento por frenar el poder del sacerdocio, pero fueron bastante ineficaces.

Su reforma más significativa fue la elevación de una deidad antes menor, Atón, a su patrón personal y fomentó el culto a este dios junto a Amón. Sin embargo, el culto a Amón no se vio afectado por esto y siguió creciendo. Atón ya estaba asociado a Amón y a Ra como disco solar representativo del poder divino del sol. El símbolo de Atón simplemente se convirtió en otra forma de expresar la devoción a Amón, y los sacerdotes continuaron viviendo sus cómodas vidas de privilegio y poder.

Amun & Tutankhamun
Amón y Tutankamón
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Esta situación cambió radicalmente cuando Amenhotep IV (1353-1336 a. C.) sucedió a su padre como faraón. Durante los primeros cinco años de su reinado, Amenhotep IV siguió las políticas y prácticas de su padre, pero luego cambió su nombre por el de Akenatón (que significa "exitoso para" o "de gran utilidad para" el dios Atón) e inició dramáticas reformas religiosas que afectaron todos los aspectos de la vida en Egipto. La vida religiosa estaba íntimamente ligada a la existencia diaria y los dioses formaban parte del trabajo, la familia y las actividades de ocio.

El pueblo dependía de los templos de los dioses no solo como fuente de consuelo y seguridad espiritual, sino como lugares de trabajo, depósitos de alimentos, consultorios médicos, centros de asesoramiento y centros comerciales. Akenatón cerró los templos y prohibió la adoración tradicional de los dioses de Egipto; proclamó a Atón como el único dios verdadero y la única deidad digna de veneración.

Hizo construir una nueva ciudad, Ajetatón, y abandonó Tebas como capital. El historiador Marc van de Mieroop comenta esto, escribiendo:

Con el traslado a Ajetatón, Akenatón ya no se limitó a ignorar a los otros dioses de Egipto, sino que empezó a perseguirlos, especialmente a Amón, cuyo nombre e imágenes había eliminado... mucha gente continuó con sus prácticas religiosas anteriores en privado, aunque no se toleraban más cultos oficiales que el de Atón. (203)

Cuando Akenatón murió en 1336 a. C., su hijo Tutankatón subió al trono, cambió su nombre por el de Tutankamón (1336-1327 a. C.) y trasladó la capital de Egipto de nuevo a Tebas. Restableció la antigua religión egipcia y abrió todos los templos. A su muerte, el general Horemheb (1320-1292 a. C.) gobernó como faraón (tras una breve lucha por el poder) y borró el recuerdo de Akenatón y su familia de los registros históricos al tiempo que elevaba a los antiguos dioses a sus antiguas alturas. Sin embargo, el poder del culto de Atón y del movimiento religioso de Akenatón parece haber continuado, y se ha sugerido que el gran legislador hebreo Moisés era un sacerdote de Atón que abandonó Egipto con sus seguidores para establecer una comunidad monoteísta en otro lugar. Esta teoría se explora en profundidad en la obra de Sigmund Freud Moisés y el monoteísmo.

La continua popularidad de Amón

Después del reinado de Horemheb, el culto a Amón continuó como antes y fue igual de popular. Ganó una amplia aceptación a lo largo de la XIX Dinastía del Nuevo Reino y, en la época del Período Ramésida (c. 1186-1077 a. C.) los sacerdotes de Amón eran tan poderosos que podían gobernar el Alto Egipto desde Tebas como faraones. El poder de los sacerdotes de Amón, de hecho, es un factor importante en la caída del Nuevo Reino. El culto de Amón siguió ejerciendo el control desde Tebas durante el Tercer Periodo Intermedio (c. 1069-525 a. C.), incluso cuando el culto de Isis ganaba más adeptos.

Una costumbre elevada por Ahmose I fue la consagración de las mujeres de la realeza como "esposas divinas de Amón" que oficiaban en festivales y ceremonias. Este cargo existía antes de Ahmose I, pero convirtió el cargo de Esposa divina de Amón en uno de gran prestigio y poder. Este cargo adquirió una importancia aún mayor posteriormente y, según escribe Wilkinson, "los reyes kushitas de la XXV dinastía continuaron con esta práctica y su gobierno condujo de hecho a un resurgimiento del culto a Amón, ya que los nubios habían aceptado al dios como propio" (97). Cuando el rey asirio Asurbanipal saqueó Tebas en el año 666 a. C., Amón era adorado ampliamente en todo Egipto, y después, el dios siguió siendo igual de popular. Wilkinson señala,

El culto a Amón también se extendía a la veneración no formal de la religión popular. El dios era considerado un defensor del hombre común, se lo llamaba "el visir de los humildes" y "el que viene a la voz de los pobres" y como "Amón del camino", también era considerado el protector de los viajeros. (97)

La reina Hatshepsut (1479-1458 a. C.) afirmó en una ocasión que Amón era su padre y legitimó así su reinado. Alejandro Magno haría lo mismo en el 331 a. C. en el oasis de Siwa, al proclamarse hijo del dios Zeus-Amón, la versión griega del dios. En Grecia, Zeus-Amón se representaba como el Zeus de barba completa con los cuernos de carnero de Amón y se asociaba con el poder y la virilidad a través de imágenes que incluían el toro y el carnero. El dios fue llevado a Roma como Júpiter-Amón, donde se lo veneraba por las mismas razones que en otros lugares.

Zeus Ammon
Zeus Amón
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

La popularidad de Amón disminuyó en general en Egipto a medida que Isis se hacía más popular, pero se lo seguía adorando regularmente en Tebas, incluso después de que la ciudad cayera en la ruina tras la invasión asiria. Su culto se afianzó especialmente en la región del Sudán, donde, al igual que en Egipto, sus sacerdotes llegaron a ser lo suficientemente poderosos y ricos como para imponer su voluntad a los reyes de Meroe. Al igual que en el periodo de Amarna de la historia de Egipto, cuando Akenatón se puso en contra de los sacerdotes de Amón, el rey Ergamenes de Meroe no pudo tolerar más el poder de los sacerdotes de Amón en su país y los hizo masacrar hacia el año 285 a. C., por lo que rompió los lazos con Egipto y estableció un estado autónomo.

Sin embargo, Amón siguió siendo venerado en Meroe y en otros lugares como una potente deidad. El culto a Amón seguiría atrayendo adeptos hasta bien entrada la Antigüedad clásica (hacia el siglo V d. C.), cuando, como todos los dioses antiguos, fue eclipsado por la nueva religión del cristianismo.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2016, julio 29). Amón [Amun]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10203/amon/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Amón." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación julio 29, 2016. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10203/amon/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Amón." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 29 jul 2016. Web. 07 jul 2022.

Afiliación