Guerras médicas

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 06 abril 2016
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés, Afrikáans, Francés
Greek Warships (by The Creative Assembly, Copyright)
Buques de guerra griegos
The Creative Assembly (Copyright)

Las guerras médicas se refieren al conflicto entre Grecia y Persia en el siglo V a. C., que supuso dos invasiones persas en el 490 y el 480 a. C. Durante las guerras se libraron varias de las batallas más famosas y significativas de la historia, como las de Maratón, Termópilas, Salamina y Platea, todas ellas legendarias. Los griegos salieron victoriosos y conservaron su civilización. Si hubieran sido derrotados, el mundo occidental no habría heredado de ellos contribuciones culturales tan duraderas como la democracia, la arquitectura y la escultura clásicas, el teatro y los Juegos Olímpicos.

El origen de las guerras

Persia, bajo el gobierno de Darío (que reinó del 522 al 486 a. C.), ya se estaba expandiendo por Europa continental y había subyugado a Jonia, Tracia y Macedonia a principios del siglo V a. C. El siguiente objetivo del rey Darío era Atenas y el resto de Grecia. No está claro por qué Grecia era codiciada por Persia. La riqueza y los recursos parecen un motivo poco probable; otras sugerencias más plausibles incluyen la necesidad de aumentar el prestigio del rey en casa o de sofocar de una vez por todas un conjunto de estados rebeldes potencialmente problemáticos en la frontera occidental del imperio. Tampoco se había olvidado la rebelión jónica, la ofrenda de tierra y agua en señal de sumisión al sátrapa persa en el 508 a. C. y el ataque de Atenas y Eretria a la ciudad de Sardis en el 499 a. C.

Eliminar publicidad

Advertisement

Sean cuales sean los motivos exactos, en el 491 a. C. Darío volvió a enviar enviados para pedir la sumisión de los griegos al dominio persa. Los griegos respondieron sin contemplaciones ejecutando a los enviados, y Atenas y Esparta prometieron formar una alianza para la defensa de Grecia. La respuesta de Darío a este atropello diplomático fue lanzar una fuerza naval de 600 barcos y 25 000 hombres para atacar las Cícladas y Eubea, dejando a los persas a un paso del resto de Grecia.

Greco-Persian Wars
Guerras grecopersas
Kelly Macquire (CC BY-NC-SA)

Maratón

Darío no dirigió la invasión de la Grecia continental en persona, sino que puso a su general Datis al frente de su ejército cosmopolita. El segundo al mando era Artafernes, sobrino de Darío, que quizás dirigía la caballería persa, compuesta por 2000 hombres. La fuerza total del ejército persa era quizás de 90 000 hombres. Los griegos estaban liderados por Milcíades o Calímaco y tenían una fuerza total de entre 10 000 y 20 000 hombres, probablemente la cifra más baja. La táctica de asalto a distancia de los arqueros persas consistía en enfrentarse a la infantería pesada de los hoplitas griegos con sus grandes escudos redondos, lanzas y espadas, y organizados en una línea sólida o falange en la que el escudo de cada hombre se protegía a sí mismo y a su vecino en un muro de bronce.

Eliminar publicidad

Advertisement

Con lanzas más largas, espadas más pesadas, mejor armadura y la rígida disciplina de la formación de falange, los hoplitas griegos obtuvieron una gran victoria contra todo pronóstico.

Cuando los dos ejércitos se enfrentaron en la llanura de Maratón en septiembre del 490 a. C., la táctica persa de disparar rápidamente una gran cantidad de flechas contra el enemigo debió de ser un espectáculo impresionante, pero la ligereza de las flechas hizo que fueran poco efectivas contra los hoplitas con armadura de bronce. En el cuerpo a cuerpo, los griegos disiparon el centro y extendieron los flancos para envolver las líneas enemigas. Esto, junto con sus lanzas más largas, sus espadas más pesadas, su mejor armadura y la rígida disciplina de la formación de falange, hizo que los hoplitas griegos obtuvieran una gran victoria contra todo pronóstico. Según la tradición, murieron 6400 persas por apenas 192 griegos. Se erigieron dedicatorias y estatuas de la victoria y, para los griegos, la batalla de Maratón se convirtió rápidamente en materia de leyenda. Mientras tanto, la flota persa huyó de vuelta a Asia, pero volverían, y la próxima vez, en una cantidad aún mayor.

Termópilas

En una década, el rey Jerjes continuó la visión de su predecesor Darío, y en el 480 a. C. reunió una enorme fuerza de invasión para atacar de nuevo a Grecia, esta vez a través del paso de las Termópilas, en la costa oriental. En agosto del 480 a. C., un pequeño grupo de griegos liderados por el rey espartano Leónidas mantuvo el paso durante tres días, pero fueron asesinados en su totalidad. Al mismo tiempo, la flota griega logró contener a los persas en la indecisa batalla naval de Artemisión. En conjunto, estas batallas permitieron a Grecia ganar tiempo y a sus ciudades prepararse para los grandes desafíos que estaban por llegar.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Spartan Warriors
Guerreros espartanos
The Creative Assembly (Copyright)

Salamina

La derrota en las Termópilas, aunque gloriosa, permitió a los persas hacer incursiones en Grecia. En consecuencia, muchos estados se entregaron a los persas y la propia Atenas fue saqueada. En respuesta, un ejército griego dirigido por el hermano de Leónidas, Kleombrotos, comenzó a construir una muralla defensiva cerca de Corinto, pero el invierno detuvo la campaña terrestre. El siguiente compromiso vital iba a ser en el mar.

En septiembre del 480 a. C., en Salamina, en el Golfo Sarónico, los griegos se enfrentaron una vez más a una fuerza enemiga mayor. Los números exactos son muy discutidos, pero una cifra de 500 barcos persas contra una flota griega de 300 parece la estimación más probable. Los hoplitas habían vencido en Maratón, y ahora le tocaba el turno al trirreme, el rápido y maniobrable buque de guerra griego impulsado por tres bancos de remos y armado con un espolón de bronce. Los persas también tenían trirremes, pero los griegos tenían un as en la manga: el gran general ateniense Temístocles. Con 20 años de experiencia y la confianza de su liderazgo en Artemisión, empleó un audaz plan para atraer a la flota persa hacia el estrecho de Salamina y golpear a la flota enemiga con tanta fuerza que no tuviera dónde retirarse.

Eliminar publicidad

Advertisement

Greek Trireme [Artist's Impression]
Trirreme griego
The Creative Assembly (Copyright)

Temístocles obtuvo una gran victoria y los barcos persas restantes se retiraron a Asia Menor. El críptico oráculo de Apolo en Delfos había dado la razón: "solo un muro de madera te mantendrá a salvo" y las trirremes de madera de los griegos habían cumplido su cometido. Pero aún así, esto no era el final. Habría una batalla más, la más grande jamás vista en Grecia, que decidiría su destino para los siglos siguientes.

Platea

Después de Salamina, Jerjes regresó a su palacio de Sousa, pero dejó al talentoso general Mardonio a cargo de la invasión, que seguía en marcha. La posición persa seguía siendo fuerte a pesar de la derrota naval: aún controlaban gran parte de Grecia y su gran ejército terrestre estaba intacto. Tras una serie de negociaciones políticas, quedó claro que los persas no conseguirían la victoria en tierra a través de la diplomacia y los dos ejércitos enfrentados se encontraron en Platea, en Beocia, en agosto de 479 a. C.

Los griegos presentaron el mayor ejército de hoplitas jamás visto, que procedía de unas 30 ciudades-estado y contaba con unos 110 000 efectivos. Los persas contaban con un número similar de tropas, tal vez un poco más, pero, de nuevo, los estudiosos no se ponen de acuerdo en las cifras exactas. Aunque la caballería y los arqueros desempeñaron su papel, fue, una vez más, la superioridad de los hoplitas y la falange lo que hizo ganar la batalla a los griegos. Finalmente, habían acabado con las ambiciones de Jerjes en Grecia.

Eliminar publicidad

Advertisement

Consecuencias

Además de la victoria en Platea, en la batalla de Mycale, en Jonia, más o menos contemporánea, la flota griega liderada por Leotíquides desembarcó un ejército que aniquiló la guarnición persa del lugar y mató al comandante Tigranes. Los estados jónicos volvieron a formar parte de la Alianza Helénica y se creó la Liga Délica para evitar futuros ataques persas. Además, se retomaron el control del Mar Negro por parte del Quersoneso y el control del Bósforo por parte de Bizancio. Persia seguiría siendo una amenaza, con escaramuzas y batallas ocasionales a lo largo del Egeo durante los 30 años siguientes, pero la Grecia continental había sobrevivido a su mayor peligro. Hacia el año 449 a. C. se firmó finalmente una paz, a veces denominada Paz de Calias, entre las dos civilizaciones enfrentadas.

Dying Persian
Persa agonizante
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Aunque los griegos estaban eufóricos por la victoria, el Imperio persa no recibió un golpe mortal por su derrota. De hecho, el saqueo de Atenas por parte de Jerjes probablemente fue suficiente para permitirle presentarse como un héroe que regresaba, pero, al igual que en otras guerras, no existen registros escritos de los persas, por lo que su visión del conflicto solo se puede especular. Sea como fuere, el Imperio persa continuó prosperando durante otros 100 años. Para Grecia, sin embargo, la victoria no solo garantizó su libertad del dominio extranjero, sino que también permitió, poco después, un período asombrosamente rico de esfuerzo artístico y cultural que sentaría las bases culturales de todas las futuras civilizaciones occidentales.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué causó las guerras médicas?

El gobernante persa Darío inició las guerras médicas para someter a las ciudades-estado griegas rebeldes en la parte occidental de su imperio. La riqueza, el nuevo territorio y el prestigio personal probablemente fueron las principales causas. El sucesor de Darío, Jerjes, continuó con la misma política agresiva.

¿Cuál fue el papel de Atenas y Esparta en las guerras médicas?

Atenas y Esparta fueron aliadas junto con muchas otras ciudades-estado griegas que lucharon contra la invasión persa de Grecia. Atenas se distinguió en la batalla de Maratón y Esparta en la de las Termópilas. Ambos ejércitos lucharon en Platea para conseguir la victoria.

¿Quién ganó la batalla de Maratón?

Los aliados griegos ganaron la batalla de Maratón contra los persas en el año 490 a. C.

¿Quién ganó la batalla de las Termópilas?

Los persas ganaron la batalla de las Termópilas contra la feroz resistencia de solo 300 espartanos y sus aliados en el año 480 a. C.

¿Quién ganó las guerras médicas?

La alianza de las ciudades-estado griegas, que incluía a Atenas y Esparta, ganó las guerras médicas contra Persia entre el 490 y el 480 a. C.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2016, abril 06). Guerras médicas [Persian Wars]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-1003/guerras-medicas/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Guerras médicas." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación abril 06, 2016. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-1003/guerras-medicas/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Guerras médicas." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 06 abr 2016. Web. 30 jun 2022.

Afiliación